28.9.16

Prepárense para una nueva crisis de deuda privada... que nos pillará otra vez desnudos, sin haber armado el traje que debería protegernos de la codicia de los banqueros

"¿Pensaban ustedes que los problemas de deuda privada ya estaban acabados, suavizados, eliminados? En absoluto, simplemente están hibernando hasta que se forme la siguiente tormenta perfecta. 

Y de nuevo la deuda privada, y un endeudamiento público creciente, no para crecer, sino para generar colateral que permita subsistir a un sistema bancario podrido, quebrado.

 Prepárense para lo que viene, nada nuevo y nada bueno. Y nos pillará otra vez desnudos, sin haber armado el traje que nos debería haber protegido.

 La situación actual es curiosa, mejor dicho, paradójica. Tanto en los países del sur de la Eurozona -con sistemas bancarios muy frágiles-, como en aquellos países postsoviéticos que son miembros de la Unión Europea, pero no forman parte del euro -con una deuda hipotecaria a punto de estallar-, el endeudamiento público ha sido generado para pagar las deudas del sector privado a los bancos extranjeros. 

Y ello constituye una auténtica perversión antidemocrática de unas élites profundamente corruptas. Pero vayamos por partes.

 Target 2 y los países del sur de Europa

Target2 es el sistema que guarda y compensa las operaciones financieras de pagos en el Eurosistema. Permite que las entidades bancarias tengan posiciones deudoras en el sistema mientras sigan teniendo colateral que colocar. Mientras las entidades financieras españolas sigan en una situación nada halagüeña como la actual, el Estado español no va a dejar de emitir deuda para proporcionarles colateral.

 Los bancos centrales del sur de Europa piden prestado a otros bancos centrales para “sus” bancos comerciales. Target2, por lo tanto, es un sistema para las entidades financieras europeas y los bancos centrales. No es un sistema ni para los Estados europeos ni para los ciudadanos.
Protege siempre a la banca privada porque al final si hubiera impagos lo acaban pagando los contribuyentes.

 Si un banco español, por ejemplo, no pudiera pagar su deuda con un banco alemán y su colateral no valiera nada, el Bundesbank pagaría al banco alemán, el Banco Central Europeo (BCE) al Bundesbank, y el BCE reclamaría a Banco de España. Si Banco de España no pagara, el coste de la perdida se repartiría entre todos los bancos nacionales del Eurosistema. (...)

Ya hemos aprendido e interiorizado que el BCE nunca se puede quedar sin dinero para prestar a las entidades o a otros bancos centrales. Jamás antes había sido tan fácil a las entidades financieras conseguir dinero del BCE. 

Nunca antes el BCE había expandido su balance como ahora. Jamás el colateral que admite el BCE había tenido menos valor que ahora. Ello explica dos cosas, por un lado, las operaciones de financiación a largo plazo o préstamos LTROs a la banca europea, y, por otro, tras el acuerdo tácito entre las élites, los programas de compra de activos (deuda) del BCE a la banca, después de que esta financiara a los gobiernos y consiguiera así colateral. Tremendo, ¿verdad? 

De esta manera se están recapitalizando, por ejemplo, las entidades bancarias españolas. Pero no olviden que la garantía de esos préstamos a las entidades la damos nosotros, los contribuyentes. Recuerden que el BCE en el caso de Grecia no rescató al gobierno ni al pueblo griego, lo que hizo fue rescatar a las entidades financieras alemanas y francesas.  

Deudas hipotecarias en euros países fuera del Euro

La deuda pública en Grecia sólo fue la primera. Hay más bombas por estallar. Las deudas hipotecarias en algunas economías postsoviéticas (Letonia, Hungría, Rumanía,…) son todavía más peligrosas.

 A pesar de que estos países no están en la zona euro, la mayor parte de sus deudas están denominadas en euros. Alrededor del 87% de las deudas de Letonia son en euros u otras monedas extranjeras, y la deben principalmente a los bancos suecos, mientras que Hungría y Rumanía a los bancos austriacos.

Para pagar deudas impagables a estos bancos extranjeros los gobiernos de estos países de la otrora esfera soviética se han ido endeudando para apoyar los tipos de cambio y así poder pagar las deudas del sector privado a los bancos extranjeros. Como consecuencia, en estos países aumenta el déficit comercial y su crecimiento económico se paraliza.

 Lo peor es que estos países han apoyado a sus tipos de cambio mediante préstamos de la UE y el FMI, cuyos términos son insostenibles: fuertes recortes presupuestarios del sector público, las tasas más altas de impuestos sobre el factor trabajo, ya saturado de impuestos, y unos planes de austeridad que se encogen economías e impulsan más mano de obra que emigrar.

Lo que de una vez por todas deben entender los banqueros de aquí y allá es que tienen que asumir tanto el coste como las deudas que se van a dejar de pagar, o se pagarán en monedas fuertemente devaluadas. Pero no se dan por aludidos, todo lo contrario. A la primera señal de que un país amenace con pagar en una moneda devaluada o cuestione una deuda externa como inadecuada, las agencias de calificación, auténticos mafiosos, se moverán para recortar su calificación crediticia.

Lecciones a extraer

Podemos extraer varias lecciones importantes a partir de este análisis. Respecto a los países del euro, es necesario modificar profundamente un diseño institucional ineficiente que no solo no anticipó sino que alentó que los pasivos bancarios se convirtieran en deuda pública en situaciones de crisis, impidiendo la restructuración privada de la deuda.

Para los países de la Unión Europea que no forman parte del euro, las dos lecciones más importantes son que el sector privado no debe endeudarse en monedas distintas de la suya ni emitir bajo legislación que no sea la de su país. Pero además deben aprovechar algo que nosotros no tenemos, la soberanía monetaria para implementar expansión fiscal con tipos de cambio flexibles."            (Juan Laborda, Vox populi, 24/09/16)

Deutsche Bank y el fantasma de Lehman Brothers

"Las acciones del mayor banco alemán se desplomaron ayer otro 7,54% superando, en lo que va de año, una caída de más del 50%, aunque Angela Merkel no quiere oír hablar de rescate mientras el mercado vuelve a especular con la posibilidad de una ampliación de capital. 

En este sentido siguen creciendo las dudas sobre el estado de las cuentas de Deutche Bank y de cómo va a resolver los diferentes frentes legales que tiene abiertos, incluida una posible multa de 14.000 millones de dólares (12.500 millones de euros).   (...)

El detonante del desplome de ayer fue la noticia de que la canciller Angela Merkel descarta cualquier tipo de ayuda estatal a Deutsche Bank antes de las próximas elecciones de septiembre de 2017, según adelantaba el semanario Focus este fin de semana, quien también mantenía que la canciller negó la ayuda para resolver estos problemas legales en EEUU. 

Por su parte, Jörg Eigendorf, portavoz de Deutsche Bank, ha asegurado que los fundamentos del banco son "fuertes" y ha culpado a la "especulación pura" de las caídas en bolsa. (...)"               (Jaque al neoliberalismo, 27/09/16)

En los barrios de Andalucía existe una economía alternativa al Euro. La de las monedas sociales y los bancos de tiempo

"En los barrios de Andalucía existe una economía alternativa al Euro. Se trata de las monedas sociales y los bancos de tiempo, dos prácticas que llevan existiendo mucho tiempo pero que se han popularizado desde 2009 con motivo de la crisis económica, pasando de cuatro a más de dos centenares de monedas alternativas en toda España.

  En 2013, eldiario.es recogió el funcionamiento de este modelo económico alternativo apoyado por las distintas comunidades que buscan dar un valor a su producción sin tener que entrar en el mercado económico mundial. ¿Cómo ha evolucionado en estos tres años la puesta en valor de este modelo de compraventa?

Desde hace años se pueden encontrar en los barrios monedas como el Zoquito jerezano, la Pita almeriense, la Jara sevillana, los Comunes malagueños o los Arkitos arcenses. Estas monedas permiten un intercambio dentro del comercio justo y la confianza entre los miembros de la comunidad que usan la moneda, comunidades en las que cualquier consumidor puede ser también un productor.

 Para estudiar la evolución de esta economía en Andalucía,  Israel Sánchez, miembro de la red de la moneda social el Puma ha respondido las dudas junto a las integrantes de la la misma Red Social y de La Transicionera, Blanca Crespo, Noemí González y Patricia Luque.

Las monedas nacen para fomentar la economía local en una apuesta por un cambio de mentalidad económica. "Desde 2014 se dan nuevos tipos de monedas asociadas a proyectos, como es el caso de la Ossetana de San Juan de Aznalfarache, usada para el pago de ayudas sociales a través de los servicios sociales del Ayuntamiento.

 Las personas pueden comprar productos de primera necesidad con esa moneda en la red de comercios que acepten la divisa para luego ser cambiada por euros", explica  Israel. "De esta forma se consigue una mayor eficiencia en el gasto público, transparencia, rapidez en la gestión y un apoyo al comercio local". Este modelo económico está llegando a las aulas, pues en la Universidad Pablo de Olavide ya existe un máster de Nuevos Modelos de Economía Colaborativa.

Viejas y nuevas monedas

Desde 2013, el proceso de creación de nuevas monedas sociales se ha ampliado en más de una decena especialmente en la Andalucía occidental. La Oliva, el Caño, el Chábir y el Alcor sevillanos, junto con el Chavico granadino, el Lazo malagueño, la Sanluqueña y el Salero gaditanas y el Durillo onubense son algunas de las nuevas monedas alternativas que han llegado a los barrios.

"Uno de los retos más importantes de las redes de monedas sociales es tener relación e información continua. Ser capaces de dar apoyo a otras redes que la necesiten, pero es complejo de gestionar", aseguran desde la red del Puma.

 "La creación es un proceso que exige mucha atención y generar grupos sólidos que sepan gestionar las dificultades y los conflictos que surgen. La creación del Puma durante la Red de Decrecimiento de Sevilla en 2011 fue un aprendizaje y lo sigue siendo hasta la fecha".

Algunas han caído en desuso

Sin embargo, algunas monedas acaban cayendo en desuso. Pocos datos se conocen con respecto a estas monedas, pues nunca existe una confirmación oficial de su desaparición y algunos participantes de la comunidad pueden seguir haciendo uso de ella en entornos pequeños. Es el caso del Axarco, moneda de La Axarquía malagueña y la pionera en este modelo desde 1988. Hoy en día, poca información queda sobre la moneda y su actividad. (...)

El éxito del modelo, con decenas de nuevas monedas en los últimos años está basado en varios hitos que impulsaron su desarrollo. Israel y la red social de la moneda del Puma señalan algunos como "el papel de Julio Gisbert como artífice de muchas monedas, la crisis económica, el buen hacer de los proyectos de moneda social, el cariño de los medios de comunicación, la constatación de su buen funcionamiento, el papel de las criptomonedas –como la Bitcoin–, la incorporación de los proyectos a la esfera institucional, la necesidad de participación ciudadana para atender necesidades no cubiertos por el sistema, la conciencia del papel de la comunidad frente al individualismo y la exclusión social que genera actual sistema económico".

Para una economía local de productos de cosumo

Las monedas alternativas tienen un valor nominal que, dependiendo de la misma, puede tener paridad con el Euro o funcionar con otros valores como horas de trabajo, algo denominado crédito mútuo –sistema LETS (Local Exchange Trading System)–. Estas monedas pueden ser físicas, virtuales o administrarse en cartillas, siendo común el uso de plataformas digitales como CES, Cyclos o Clickoin para consultar datos y estadísticas de cada comunidad. 

Con ellas puedes comprar en cualquier establecimiento que acepte el sistema. La devaluación de la moneda es complicada pues no se puede usar en grandes cantidades, sino que sirve para una economía local de productos de consumo: frutas, ropa de confección, pan, servicios de albañilería, etc.

Las monedas que funcionan mediante crédito mutuo ofrecen un servicio valorado en horas y por cada hora de trabajo que aportes tendrás derecho a una hora de trabajo por parte de otra persona. Tú puedes aportar un masaje durante una hora para generar una hora de saldo positivo que canjear entre otras ofertas que ofrezca la comunidad, como podría ser el trabajo de un pintor, un pastelero o clases particulares.

 Se trata de un sistema de adquisición de servicios gratuitos a cambio de producir algo para el resto de ciudadanos, cuyo único valor nominal son las horas que ofreces y las horas que recibes a cambio. "Es el modelo usado por el Puma, el Zoquito, la Oliva o el Durillo, entre otras", comenta Israel.

En un futuro se podría probar un modelo provincial, siendo un reto de gran envergadura, aunque no hay que olvidar que "la moneda no es más que una herramienta orientada a un fin y que recoja procedimientos y relaciones que impliquen la generación de sinergias", aseguran desde la red del Pumarejo.

 "En próximos años veremos un despliegue de economía alternativa y complementaria de gran calado y permeabilidad a todos los niveles socioeconómicos, donde la entrada a la administración pública es solo cuestión de tiempo", concluyen Israel, Blanca, Noemí y Patricia."     (Daniel Andana, eldiario.es, 10/09/16)

Unión Europea: Es el momento de la separación. El desmembramiento de la UE parece cada vez más probable – y al parecer, inevitable

"Es el momento de la separación. En medio del desastre económico, la arrogancia burocrática y la indiferencia por las cuestiones sociales, el atractivo del proyecto europeo ha disminuido considerablemente en los últimos años. 

La acumulación de fuerzas centrífugas están actuando. La salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) es el primer paso en un proceso de desmembramiento de la Unión que parece cada vez más probable – y al parecer, inevitable. 

A las dificultades que este “proto-estado” ahora se suma la onda sísmica que se producirá después del shock económico y financiero del Brexit, las divisiones sobre el talante que hay que mantener ante su aplicación y, las opiniones contrapuestas sobre la nueva dirección a seguir: ¿más o menos Europa para los que se quedan?

Esta retórica enmascara el dilema de un verdadero callejón sin salida: una mayor integración es absolutamente imposible en un contexto donde la opinión pública es cada vez más desconfiada respecto de la UE. 

Claro que cuando se renuncie, oficialmente , “al salto” hacia una mayor integración se va a eliminar cualquier posibilidad de reformar unas instituciones totalmente disfuncionales... La trampa del déficit democrático ha cercado a la Europa del capital.

La votación por el Brexit en el Reino Unido es un voto de clase. Los puños de los trabajadores, que perdieron un 10% de sus salarios desde el 2008, golpearon al primer ministro, David Cameron, y a los círculos de negocios que dieron su apoyo a la UE.

El voto estuvo originado, en parte, por sentimientos racistas y por la extrema derecha que dominó el campo del “Exit” porque los movimientos sociales fueron incapaces de articular una campaña a favor de una salida por la izquierda. Más allá de un par de pequeños grupos (como el Partido Socialista y una organización ad hoc) ha sido un fracaso de toda la izquierda británica. Particularmente, fue una oportunidad desaprovechada para el nuevo líder euroescéptico del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, que contribuyó con su indefinición a entregar a las clases populares a los brazos de sus enemigos.

Esta insurrección electoral es una manifestación de una realineación política a gran escala que tienen lugar en el mundo occidental: en casi todas partes el extremo centro (el centro-derecha y el centro-izquierda) se ha encontrado con aprietos provocados por fuerzas o personalidades políticas tan opuestas como Donald Trump y Jeremy Corbyn, Podemos y Marina Le Pen.

 La Unión Europea es la encarnación arquetípica del proyecto del “extremo centro”. Desde la década de 1970, la integración continental no tenido ningún progreso con la excepción de la parsimoniosas sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.  (...)

La Unión no tiene calado histórico para hacer frente al ciclo de grandes turbulencias provocadas por la crisis de 2008 y, rearmarse para un nuevo período. Privada de toda raíz democrática, carece de procedimientos de legitimación que le permitan reinventarse. La UE es solo el lugar de encuentro entre socios "responsables", el espacio de gran coalición que excluye permanentemente cualquiera participación de la gente.

Su continuidad aplasta la vida democrática nacional, la transforma en un baile de máscaras, que imposibilita la adopción de políticas sociales y económicas en beneficio de los trabajadores. Por tanto, no es de extrañar que la Unión no tenga ningún poder de atracción para los británicos, que desde el comienzo quisieron permanecer en sus márgenes.

Después de los referéndums de Francia y Holanda en 2005, de Irlanda en 2008 y de Grecia en el 2015, el voto a favor de Brexit viene a confirmar que toda la publicidad a favor de la Unión Europea es irrelevante. Alinearse con ella es mortal para la izquierda; es abandonar directamente el campo de batalla a la extrema derecha.

Como lo ha acreditado una reciente encuesta realizada por el Instituto Pew, el rechazo de la UE es general. Las opiniones adversas son mayoría en Grecia (71%) y Francia (61%), pero también es alto en España (49%) y Alemania (48%). Si se pone el foco centra en los temas económicos, el rechazo es mayoría absoluta en toda la Unión. Otro elemento interesante, es que no es monocromático el campo anti-UE: la derecha la repudia en el norte de Europa y la izquierda la rechaza en el sur del continente. (...)"                 (Cédric Durand , Rebelión, 20/09/16)

El de Rajoy, el rescate bancario más costoso de las economías más grandes de la Eurozona... “Bueno, pero las ayudas las han recibido las cajas, no los bancos”... Ya, claro, pero las cajas fueron absorbidas por los bancos, con las garantías que recibieron (110.895 millones)

"(...) Bueno, a decir verdad estoy siendo muy injusto con la banca: en realidad sí nos ha devuelto a los contribuyentes una parte del dinero. ¿Cuánto? El 5,2% del total, que asciende a 51.303 millones de euros. (...)

“Bueno, pero las ayudas las han recibido las cajas, no los bancos”. Ya, claro, y los elefantes vuelan los martes por la noche. Casi todas las cajas han acabado absorbidas por los bancos, ergo las ayudas que recibieron aquellas se encuentran en el seno de éstos. Además, una parte considerable de las ayudas públicas fueron entregadas a los bancos en forma de avales y garantías. Sin ellas, los bancos habrían quebrado hace mucho tiempo. 

Estas garantías han alcanzado los 110.895 millones de euros, y aunque ya no hay riesgo de que supongan un coste, fue dinero público comprometido sin nuestro permiso a bancos (no sólo a cajas). Y el español ha sido el tercer estado de Europa con mayor volumen de garantías otorgadas al sistema financiero, solo superado por el irlandés y el griego. 

Por último, adivina de dónde obtienen los bancos el dinero para operar y hacer negocio con él: de una institución pública, el Banco Central Europeo, que crea el dinero de la nada y se lo entrega a los bancos barato para que lo presten caro a familias, empresas y estados. Si esto no es una ayuda pública que baje Zeus y nos parta con un rayo.

“Bueno, al menos han devuelto algo de dinero, y puede que devuelvan más”, dirán algunos. Pues mira, difícilmente podría ser peor porque el poco dinero que han devuelto lo han sacado fundamentalmente de haber vendido partes de cajas de ahorros que antes realizaban obras sociales, estimulaban la competencia entre los bancos, enfocaban su actividad a la región, y que en algunos casos pertenecían al estado (como es el caso de Bankia), con lo cual el actual sistema bancario está enormemente concentrado y es más proclive a abusar de los clientes a través de comisiones y otras artimañas. 

Es como si tu colega el gorrón te hubiese devuelto una pequeña parte del préstamo con dinero que ha obtenido vendiendo algunos muebles de tu casa. Absolutamente genial.

Amigo gorrón, que no necesitado ni pobre. Porque el año pasado, después de la entrega de las ayudas públicas a la banca sin ningún tipo de permiso por parte de los propietarios del dinero comprometido –nosotros–, hasta 133 banqueros españoles cobraron como mínimo más de un millón de euros cada uno de ellos. 

Y ese mismo años descubrimos estupefactos sucesos tan aberrantes como que el número del BBVA se jubilase con 55 años con una pensión de 4.900 euros… ¡al día!

 Pero aquí no ha pasado nada. Ya nadie se acuerda de las ayudas a los bancos y del coste que ha supuesto y está suponiendo para el bienestar de la mayoría social en forma de recortes en educación, sanidad, dependencia, pensiones, cultura, etc. Porque ahora todo va dabuti, ¿no? Al menos eso dicen los banqueros y sus amigos los actuales gobernantes, y ellos nunca mienten ni se aprovechan de la gente indefensa."                    

Las terceras elecciones están servidas y solo hay una manera de evitarlas: que inviten los socialistas

"Los gallegos votaron como gallegos y los vascos como vascos, sin apenas tener en cuenta  la situación de bloqueo de la política estatal y siguiendo las reglas y las dinámicas propias que construyen los sistemas políticos gallego y vasco desde hace décadas, aunque en Madrid no acaben de enterarse del todo. 

En la lógica de ambos sistemas políticos Ciudadanos es un alien y el bipartidismo nunca ha sido el enemigo a batir porque nunca ha dominado. La política en Galicia siempre ha sido un juego a tres: conservadores, progresistas y nacionalistas y en Euskadi siempre han jugado una partida a cuatro.  (...)

 Para que los resultados vascos o gallegos pudieran haber ayudado a desbloquear la situación estatal los socialistas tendrían que haberse hundido estrepitosamente, ser sorpasados en Galicia y resultar prescindibles para el gobierno de Euskadi. Nada de eso ha sucedido, pero casi. Los resultados tienen la rara virtud de que pueden servir casi a todo el mundo. 

Rajoy puede tirárselos a la cabeza a Sánchez y el secretario general socialista puede utilizarlos como escudo ante las críticas de Susana Díaz.

Estamos donde estábamos pero con menos tiempo y menos opciones. Los resultados de Galicia y Euskadi no contribuyen a allanar el camino de un gobierno alternativo al PP y Rajoy puede seguir esperando a que pasen los días y sus rivales se sigan desgastando. Las terceras elecciones están servidas y solo hay una manera de evitarlas: que inviten los socialistas."              (Antón Losada, eldiario.es, 25/09/16)


El primer debate Trump / Clinton

"(...) En el debate, la cosa fue más o menos como sigue. Durante los primeros 15-20 minutos del debate, Donald Trump estuvo más o menos tranquilo. Sus respuestas sobre política económica eran tan absurdas y monomaníacas como de costumbre (México, comercio, todo el mundo nos roba la cartera) y completamente incoherentes a poco que alguien les prestara un poco de atención, pero no eran malas. 

Clinton, como de costumbre, contestaba a todo con detalle y con variedad de propuestas y planes, haciendo honor a su tendencia a actuar como Leslie Knope. No hacía un gran papel, pero al menos se la veía optimista y tranquila.

Allá por el minuto 12-13 del debate, sin embargo, Clinton ya empezó a colocar puyas en sus respuestas. La primera, si no recuerdo mal, fue al hablar sobre cómo Trump empezó su negocio con un préstamo de 14 millones de dólares de su padre. Pequeñas menciones a sus impuestos. Provocaciones, sin duda, buscando que Trump reaccionara.

A la media hora, lo consiguió. Trump estaba visiblemente agitado, interrumpiendo a Hillary con frecuencia. Fue entonces cuando Hillary realmente empezó a repartir leña en serio, con una respuesta brutal pidiendo a Trump que haga públicos sus impuestos. El debate, a partir de ahí, se inclinó a favor de Clinton, con Trump cometiendo una multitud de errores no forzados. 

En repetidas ocasiones, Hillary ni siquiera se molestó en interrumpir las idas de la olla de su oponente. Trump tuvo una larga, confusa respuesta llena de frases perdidas y mentiras obvias cuando fue preguntado sobre su obsesión (racista) con el certificado de nacimiento de Obama. Clinton le contestó, mirando a la cámara, algo parecido a “espero que hagáis escuchado lo que dice este tipo”.

Es difícil dar un listado de todas las cosas que le han salido mal a Trump hoy, pero ahí van unas cuantas. Ha dicho no pagar impuestos, y estar orgulloso de ello. Ha mentido abiertamente, otra vez, sobre su apoyo a la guerra de Irak. Ha dado respuestas completamente absurdas sobre armas nucleares y la OTAN. Ha insultado a Rosie O´Donnell sin que viniera a cuento. Se ha llevado una galleta estelar cuando ha criticado a Clinton por no tener energía. 

Ha mentido abiertamente sobre sus opiniones sobre calentamiento global. Se ha metido en un jardín espectacular al hablar sobre sus impuestos. Ha elogiado a su hijo de 10 años como una autoridad contra el cybercrimen. Ha hablado sobre lo maravilloso que es su temperamento. Todo  ello gritando y comportándose como un maleducado ante una mujer de gesto paciente.

Las encuestas, por ahora, han sido claras. Los dos focus groups mediáticos (uno de Frank Luntz, otro de CNN), daban victorias aplastantes para Clinton. Los dos sondeos rápidos post-debate (CNN y PPP) confirmaban esa impresión. El margen, en todos los casos, era comparable a otro debate que fue también una monumental paliza, el primer encuentro entre Romney y Obama el 2012.

Sí, exacto. Ese mismo debate que movió las encuestas 3-4 puntos en favor de Romney durante un par de semanas, hasta que el los tres últimos debates (Biden-Ryan y dos presidenciales más) colocaron a Obama de nuevo al frente. Dicho en otras palabras, ha sido una victoria igual de clara, al menos a primera vista, como ese gran momento de Mitt Romney que no le sirvió para nada hace cuatro años. (...)

Obama perdió claramente, pero tras su campaña del 2008, el tono general fue que o bien se había confiado, o bien tuvo una mala noche. Romney se llevó muchos y merecidos elogios por haberle dado un sonoro repaso, pero el hilo conductor de la campaña era que Obama podía recuperarse.  (...)

Trump no es Mitt Romney. La historia que llevan explicando los medios toda la campaña es la de una política profesional excepcionalmente bien preparada enfrentándose contra un hombre anárquico con un carisma que llega a los americanos. (...)

El hecho que le haya ido mal no hace más que confirmar la historia que tenían los periodistas en mente sobre Trump siendo un cretino sin demasiado contacto con la realidad. Esta va a ser la historia en los medios, casi seguro, durante las próximas semanas, y esa será la barrera que Trump deberá superar en los cuarenta días escasos que quedan de aquí a fin de campaña.

 ¿Quiere decir esto que las elecciones se han terminado? No, en absoluto, por tres motivos. Primero, quedan dos debates (bueno, tres, pero el debate entre Kaine y Pence no le importa a nadie), y Hillary aún puede cometer errores graves. Este debate seguramente será el de más audiencia, pero una pifia monumental en el segundo o tercero podría hacerlo olvidar.  (...)

Segundo, siempre puede haber un imprevisto. Algo como un atentado terrorista, un desastre natural o una enfermedad grave de Clinton que haga que cambie la tendencia.

Tercero, y de lejos el más importante: estas son unas elecciones extrañísimas. Trump, bajo cualquier análisis medio cuerdo de la realidad, debería estar lejos en las encuestas, pero anda casi empatado. No estamos ante una campaña presidencial normal. Muchos votantes de Trump le apoyan precisamente porque los medios y el establishment parecen despreciarle, no lo contrario. 

Si algo deberíamos saber a estas alturas es que los debates y la campaña funcionan bajo una realidad paralela con este tipo, que ganó las primarias después de saltarse todas las reglas sobre cómo hacerlo. 

Es cierto que Trump nunca tuvo un oponente real entonces (recuerdo que Ted Cruz fue el que quedó segundo) ni debatió uno contra uno ante un político que supiera lo que hacía. Pero este es un ciclo electoral extraño, ante un rival que quizás es competente, pero es ampliamente odiada por muchos votantes, así que Dios sabe qué veremos durante las próximas semanas.  (...)"               (Politikon, 27 Sep, 2016 -

27.9.16

Deutsche Bank se desploma un 6%: Merkel no piensa rescatarlo

"Las acciones del mayor banco alemán se desploman hoy otro 6% en Fráncfort y macan nuevos mínimos, después de que este fin de semana el semanario Focus asegurara que Merkel no quiere oir hablar de rescate a la entidad y en el mercado volviera a especularse con la posibilidad de una ampliación de capital. En lo que va de año, el desplome es de más del 50%.

En este sentido, siguen creciendo las dudas sobre el estado de sus cuentas y de cómo va a resolver los diferentes frentes legales que tiene abiertos, incluida una posible multa de 14.000 millones de dólares (12.500 millones de euros). Aunque la canciller asegura que no habrá ayudas públicas, Deutsche Bank comienza a preocupar seriamente al establishment político alemán.  (...)

La entidad alemana lidera las caídas de los bancos europeos con unos analistas que ven insuficiente los 5.500 millones de euros que ha provisionado para afrontar sus problemas legales y la posibilidad de que tenga que ampliar capital para afrontar esa factura, algo que desde Deutsche Bank se niega.

Porque además de la investigación en EEUU sobre su papel en la distribución de hipotecas basura, Deutsche también está siendo investigada por manipulación de divisas, metales preciosos y sacar capitales de Rusia. Andrew Lim, analista de Société Générale, cree que el banco estará "significativamente infracapitalizado" aunque pudiera cubrir el litigio en EEUU. (...)

Las preocupaciones sobre el banco son globales, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya avisó a comienzos de verano que suponía el "mayor contribuyente neto a los riesgos sistémicos globales" tras suspender los test de estrés en EEUU. El año pasado la entidad perdió cerca de 6.800 millones de euros y tuvo un tormentoso arranque de año en bolsa, con una caída del 40% en menos de mes y medio. 

El todopoderoso ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, tuvo que salir en público a respaldar a la entidad, pero en el mercado resurgía el temor al Lehman Brothers europeo, un fantasma que ya recorrió los mercados en 2013. De fondo, ruido de sable sobre un posible impago de un bono, una rabieta en el mercado que Deutsche controló con un plan de recompra de deuda.  (...)

Los esfuerzos de Cryan en los últimos años por levantar un banco lastrado por su papel en la crisis financiera han incluido el abandono de las operaciones en una decena de países y una fuerte reducción de plantilla con el objetivo de controlar costes. Mientras, la rentabilidad del banco sigue sufriendo en un entorno de tipos de interés bajos. De hecho, Deutsche Bank ha criticado públicamente al BCE. (...)"                   (El Economista, 26/09/16)

Los populismos de derechas no están triunfando por sus propuestas xenófobas, sino porque centran el asunto en lo que le importa a la gente, lo material

"(...) Wien, quien modera las conversaciones, se sintió obligado a introducir una reflexión personal, que entiende clave en nuestra época. 

 Desde su perspectiva, “una parte sustancial de los estadounidenses se van a dormir asustados todas las noches: porque no tienen trabajo; o porque tienen uno pero los ingresos no les llegan para pagar todos sus gastos; o porque tienen un buen empleo pero piensan que lo pueden perder fácil, ya sea por las circunstancias en que se desenvuelve su sector o porque la tecnología les reemplazará. Sanders, Trump y el populismo en general son productos de una población insegura. Ellos sienten que las políticas de sus gobiernos les han defraudado”.

Si hay alguna idea que explique los cambios en la política reciente, es esta, porque describe de manera bastante ajustada el lugar en el que estamos: hay mucha gente cuyo nivel de vida ha empeorado, que mira al futuro con desconfianza, y cuyas perspectivas son bastante oscuras; hay muchos jóvenes que están convencidos de que su trayectoria profesional va a estar muy por debajo de lo que les prometieron; y hay demasiada incertidumbre en lo económico y demasiada confusión respecto de un mundo cuyas reglas no acaban de entenderse.

(...) las principales fuerzas de oposición, sí son nuevas (como hemos visto en las recientes elecciones europeas) y deben su ascenso a la canalización del descontento a través de opciones fuertes.

En esta atmósfera de incertidumbre, lo que se busca en la política es seguridad y pragmatismo. La mayoría de las personas aspiran a encontrar líderes que aporten las soluciones necesarias para que les saquen del lugar en el que están o que les ayuden a conservar lo que tienen. Paradójicamente, son menos dadas a confiar en las bondades de la democracia, pero demandan remedios a las instituciones con más ahínco. 

 De hecho, las opciones sistémicas basan en esto su oferta, una suerte de “dejemos de lado la política y hagamos lo que tenemos que hacer económicamente para solventar los problemas, porque el momento es grave”.

Los populismos de derechas actúan de un modo similar, prometiendo acciones contundentes (la salida del euro, el Brexit, la ruptura con el Estado central, la expulsión de emigrantes o la devolución del país a sus nacionales), pero que son necesarias para una vida mejor. 

Son fuerzas de repliegue, que se cierran sobre sí, que concentran las energías en pelear por uno mismo y por los suyos. A veces tienen que ver con un regreso al pasado a través del proteccionismo, y en otras ocasiones se basan en la sensación de que, en un mundo global, su país competirá bastante mejor si va solo y no arrastra cargas pesadas.

Pero sería mucho más práctico fijarnos en las causas que les empujan en lugar de en las soluciones que proponen. Los populismos de derechas no están triunfando por sus propuestas xenófobas, sino porque centran el asunto en lo que le importa a la gente, lo material. Si Le Pen o Trump han tenido éxito, más que por el cierre identitario, es porque han convencido a mucha gente de que van a crear puestos de trabajo restringiendo la globalización, o que van a sancionar con mano muy dura a las compañías que se lleven los empleos fuera de sus países, o porque han prometido a los agricultores que los malos tiempos van a finalizar, o por tantas otras cosas que generan esperanza entre los votantes de que, por fin, van a tener dinero y sus opciones laborales van a multiplicarse. Son propuestas que hacen que sus votantes se acuesten con mucho menos miedo, por utilizar los términos de Wien.  (...)

El gran eje de la política contemporánea no es el de derecha e izquierda, sino el que separa la ortodoxia económica, neoclásica, que siguen e imponen la UE y las principales instituciones internacionales, de quienes se oponen a su aplicación.

 Esa es la línea que diferencia lo que debe hacerse y lo que no, lo que se percibe como sensato y lo que se define como irresponsable. La continuidad o el cambio, lo sistémico y lo antisistémico, quedan establecidos a partir del lugar que los partidos ocupen en esa división.

La izquierda sistémica, los viejos partidos socialdemócratas, ha apostado por respetar la ortodoxia económica, pero eso le está complicando la vida.  (...)"                (Esteban Hernández, El Confidencial, 22/09/16)

Produce un rechazo, una angustia y un asco enorme comprobar cómo los banqueros, personas educadas, poseedoras en su mayoría de fortunas personales más que suficientes, robaron, engañaron, presionaron y maltrataron a ciudadanos ignorantes

"El pasado día 20 se presentó en Madrid el libro de Andreu Missé, director de la revista Alternativas Económicas, titulado La gran estafa de las preferentes: abusos e impunidad de la banca durante la crisis financiera en España. (...)

Este es el texto de la intervención de Gallego-Díaz:

“Quiero decirles que este libro es espeluznante. Que su lectura descompone porque es un relato detallado, impresionante, del fracaso de las instituciones, de la política y del periodismo de este país frente al poder del sistema financiero español.

Un sistema financiero que es perfectamente capaz de planear, de manera consciente y sin el menor reparo moral, una estafa de proporciones gigantescas que consiste en apropiarse mediante el engaño de los ahorros, del dinero, de pequeños clientes que habían depositado en ellos su confianza durante muchos años.

Cierto que los gestores de ese sistema ya se habían asegurado antes de que los pretendidos organismos reguladores no tuvieran ni los mecanismos necesarios para impedirlo, ni la capacidad de sancionarles por ello, pero aún así sigue produciendo un rechazo, una angustia y un asco enorme comprobar cómo personas educadas, poseedoras en su mayoría de fortunas personales más que suficientes, robaron, engañaron, presionaron y maltrataron a ciudadanos ignorantes, sabiendo perfectamente lo que estaban haciendo y exclusivamente en beneficio propio.

Espeluzna el relato ordenado y pausado que va poniendo Missé delante de nosotros, porque nos hace ver la terrible indefensión en la que estamos, el enorme poder que se ejerce sobre nosotros desde el mundo financiero sin que siquiera seamos plenamente conscientes de quienes lo ejercen. De lo sucio que es el mundo financiero cuando se mezcla con el político.

 Según se va leyendo el libro, se va percibiendo cómo las personas, funcionarios o políticos que intentan advertir de lo que estaba ocurriendo o incluso modificar, al menos en parte, los mecanismos a través de los cuales se estaba produciendo la formidable estafa, son apartados, aplastados, ignorados o desviados hacia otros terrenos. 

Missé nos los presenta para que, al menos, reconozcamos su intento: son personas como Jaime Terceiro, Manuel Conthe, Paca Sauquillo, Andrés Herzog, algunos empleados de banca que, a escondidas, advierten a sus confiados clientes, inspectores del Banco de España que escriben uno tras otro informes de denuncia. 

A todos ellos se les debería rendir un homenaje público. Lo mismo que se debería hacer un acto de repudio público (independientemente de su eventual procesamiento) de todos aquellos que ocuparon cargos en aquellos momentos, que era políticos, periodistas y parlamentarios, que sabían o intuían lo que estaba ocurriendo, y que se callaron y fueron tragando la estafa sin mover un dedo. (...)

Permítanme que insista sobre dos de los aspectos de esta historia sobre los que Andreu Missé proyecta una luz poderosa. La primera, la captura del Parlamento por el lobby financiero, perfectamente reflejado en el episodio de la amnistía clandestina que ya se concedió a los bancos por el mismo asunto de las preferentes en 2003. 

Missé relata cómo la diputada socialista Maite Costa presenta un proyecto de nueva ley sobre régimen jurídico de los movimientos de capitales y de las transacciones económicas que pretende impedir que esas preferentes se emitan en paraísos fiscales y, sobre todo, lograr que las sociedades emisoras tributen al menos el 5% en el impuesto de sociedades, sin deducción posible en la cuota. 

Pues bien, Convergencia i Unió, la de Artur Mas y Jordi Pujol, se encarga de lanzar una ofensiva para parar el proyecto, con el apoyo del PP, por supuesto, y finalmente con el acuerdo también del propio PSOE. Mayor victoria para la banca imposible, y mayor demostración de esa captura del Parlamento, también imposible.

El segundo asunto que me gustaría resaltar es el fracaso de los medios de comunicación a la hora de cumplir con su papel e intentar contrarrestar la asimetría en la información de la que habla Missé y que es tan relevante en estos asuntos. 

Los bancos, el sistema financiero en general, funciona con una información muy superior a la que disponen los ciudadanos normales, y sus gerentes y responsables se esfuerzan en que esa información no llegue a sus clientes. 

Se supone que las autoridades del Estado son las encargadas de reequilibrar esa asimetría, exigiendo que los clientes normales tengas acceso a esos datos. Y se supone también que los medios de comunicación van a ayudar a luchar contra esa asimetría, trasladando a un lenguaje común esa información y haciéndola accesible al común de los ciudadanos.

Pues bien, en este caso, ni una cosa ni otra. Y lo que es peor, ni una ni otra cosa están ocurriendo hoy día. Ni las autoridades del Estado han sido capaces de cambiar sustancialmente esa situación de privilegio (es verdad que la normativa europea ha ayudado un poco a mejorar ese desequilibrio) ni, sobre todo, los medios de comunicación han sido, ni son, capaces de colocar los intereses de sus lectores por encima de cualquier otra consideración, y sobre todo, por encima de los intereses de las entidades  financieras. 

Incluso da la impresión de que el papel de los grandes medios de comunicación se empequeñece día a día, al ritmo de sus propias dificultades para pagar sus propios créditos.

Este es un asunto fundamental, porque lo vemos aparecer continuamente y porque es uno de los pilares del abuso. La ignorancia. Lo hemos visto en el problema de la hipotecas, en las cláusulas suelo, en los intereses de demora que son intereses de usura (algo contra lo que legisló mi bisabuelo, nada menos que en las Cortes de María Cristina, a finales del siglo XIX).

 Nada de eso sería tan fácil, si los medios de comunicación cumplieran con su obligación primordial: contar lo que sucede, contar los hechos que se esconden detrás de vocabularios engañosos y cláusulas en letra pequeña. Si los medios de comunicación fueran capaces de defender a sus lectores o televidentes del abuso del mundo financiero.

 ¿No es lamentable que el único periódico que llamara un poco la atención sobre el extrañísimo hecho de que Bankia estuviera colocando sus preferentes a pequeños clientes y no a inversores fuera el Wall Street Journal en una pequeña información, mientras que los medios españoles no contaban absolutamente nada? ¿Estaban a por uvas? (...)"                (Soledad Gallego-Díaz, CTXT, 21/09/16)

¿Cómo puede ser que Rajoy continúe siendo presidente de España? Por el apoyo de los medios de comunicación

"Es vergonzoso que una persona que ha mostrado semejante tolerancia con la corrupción en su propio partido, con tan escasa sensibilidad democrática (utilizando los aparatos del Estado para destruir a sus adversarios políticos, a algunos de los cuales considera en la práctica como sus enemigos), responsable de la imposición de las políticas públicas más reaccionarias y represivas que la población en España haya sufrido desde que tiene democracia, y que han deteriorado enormemente la calidad de vida y bienestar de la población, pueda llegar a continuar gobernando este país como presidente del gobierno español, dirigiendo uno de los partidos políticos más corruptos de Europa. 

¿Cómo puede ser esto?

 (...) es la falta de diversidad ideológica de los medios de información, tanto orales y escritos, como televisivos, situación reconocida y denunciada por organismos internacionales (“El cinismo de ‘El País’ y los otros mayores rotativos en España”, Público, 27.04.16) pero desconocida, cuando no silenciada, por tales medios.

 No hay grandes medios de información de sensibilidad crítica y de izquierdas en España, lo cual se refleja en el enorme dominio que el pensamiento de derechas (conservador, neoliberal y socioliberal) tiene en la configuración de la sabiduría convencional del país. 

Un ejemplo de ello es El País, que en épocas anteriores intentó ser la alternativa a la derechona mediática española, pero que hoy, bajo la dirección del Sr. Antonio Caño y bajo la batuta del Sr. Juan Luis Cebrián, se ha convertido en un rotativo semejante a los otros rotativos de derechas e incluso a algunos de ultraderecha. 

Un ejemplo es lo ocurrido en sus páginas este último domingo 31 de julio. Apareció un editorial, “Un gobierno ya”, exigiendo que Ciudadanos y PSOE apoyaran la formación de un gobierno dirigido por aquel personaje, el Sr. Rajoy. (...)

Los favorables al PP, incluyendo El País, con, repito, una sensibilidad escasamente democrática, presentan a este partido, el PP, como el ganador de las elecciones, cuando la mayoría no desea que tal partido continúe gobernando, por mucho que las escasamente creíbles encuestas de El País lo intenten demostrar. 

Hoy, como escribí y documenté recientemente, hay un intento de imponer a Rajoy y al PP a la población española, negando que haya alternativas. Las hay, pero personajes históricos del PSOE, junto con partes de su aparato, no quieren ni siquiera explorarlas, pues todas ellas pasan por una alianza con Unidos Podemos, el enemigo nº 1 del establishment financiero, político y mediático de España, incluyendo el PSOE. 

Y ahí está el gran problema (que incluso el PSOE vea a Podemos como el enemigo a batir) que hoy existe en España y que promete –de no resolverse- tener a las derechas en el gobierno por muchos años.  (...)

Si mediante diálogo y negociación PSOE y Podemos alcanzaran un acuerdo, entonces podría establecerse un gobierno con Ciudadanos (en el caso de que éste tomara como base el pacto PSOE-Podemos) (...)

Y el mayor problema hoy en este país es que las izquierdas están divididas. Y ahí está el eterno problema, que ocurre también en los países del sur de Europa. El hecho de que el PSOE constantemente “demonice” a Podemos está creando una dinámica que está llevando a España a estar gobernada por las derechas por mucho tiempo. 

Existen ya en España ejemplos de colaboración entre una izquierda más radical y otra más moderada a lo largo del territorio, siendo el caso más claro el de Barcelona. ¿Por qué no se puede hace a nivel del Estado español?  (...)"         

 (Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Dominio Público” en el diario PÚBLICO, 4 de agosto de 2016; en www.vnavarro.org, 04/08/16)

Las derechas continúan gobernando... porque la movilización de los votantes del PSOE no se ha producido

"Los establishments financieros y económicos del país, a través del establishment mediático (los grandes medios de información y persuasión) que influencian, están intentado crear un clima político en el que se vea como inevitable la continuación en el gobierno de Rajoy y el partido que lidera (PP), con la ayuda de Ciudadanos, (...)

Esta campaña mediático-política, que intenta promover la investidura del sr. Rajoy como presidente del Gobierno español, ha estado silenciando que siempre había otra alternativa de gobierno, la cual es fácil de demostrar que sería mejor, para la salud económica, política y social de España  (...)

El control del primero sobre la esfera mediática y política es casi absoluto. Otra causa de lo que está ocurriendo es derivada de la anterior. Tal influencia financiera y económica ha sido especialmente aguda en el Estado central bipartidista, y ha incluido al aparato del partido mayoritario de izquierdas, el PSOE.

 Las declaraciones realizadas a favor de la investidura del candidato del PP por parte de sus figuras históricas muestra su complicidad con las mencionadas instituciones financieras y económicas, apareciendo con toda claridad al observar sus relaciones y entramado de intereses con tales empresas. 

No es por casualidad que sean estas figuras históricas las que se oponen con mayor intensidad (podría decirse agresividad) a explorar esta alternativa progresista de gobierno. (...)

Es lógico y predecible que haya un temor en el aparato del PSOE hacia la expansión de tal nueva coalición política (Unidos Podemos) que, en parte, se ha hecho a costa del descenso del apoyo electoral del POSE. 

Pero es un profundo error que, tal temor, sea fuente de tanta hostilidad hacia UP, ya que asegura la persistencia de la derecha en el gobierno del país durante muchos años. Tal hostilidad parece traducir una visión que asume que la victoria de unos exige la derrota de los otros. 

Esta visión tiene consecuencias enormemente negativas para España, pues, repito, garantizará el gobierno de las derechas durante muchos años. (...)

Muchos de los que esperábamos y deseábamos un sorpasso al PSOE por parte de UP no basábamos nuestro deseo en un afán partidista de aumentar los espacios institucionales de UP. Lo que deseábamos era, precisamente, evitar lo que está ocurriendo ahora, es decir, que el aparato del PSOE no prefiriera hacer un gobierno progresista, aliándose con UP y otras fuerzas progresistas. 

Si UP hubiera logrado el sorpasso, hoy estaríamos discutiendo sobre cómo realizar tal gobierno alternativo. De ahí la necesidad de que ocurriera el sorpasso.

Siempre que se mantengan las coordenadas de poder actualmente existentes en el aparato del PSOE, nos encontraremos en una situación parecida, condenando a España a continuar con gobiernos de derechas. Hace falta un cambio en el PSOE, con la movilización de sus bases, para recuperar la vocación reformadora y transformadora que tuvo en su día. 

En realidad, es sorprendente la falta de movilización de sus bases en vista de lo que está ocurriendo en la mayoría de los partidos socialdemócratas europeos que han estado experimentando rebeliones en sus senos frente a sus direcciones. 

Estamos viendo, en Europa, como el descenso del apoyo electoral a tales partidos, que se autodefinen como socialdemócratas, ha creado una movilización de protesta frente a las políticas neoliberales aplicadas por sus direcciones, y que ha alcanzado su máxima expresión en el Partido Laborista Británico. ¿Por qué no está pasando algo semejante en España? El futuro de España puede que dependa de ello."              

(Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 22 de agosto de 2016; en www.vnavarro.org, 22/08/16)

La socialdemocracia girando a la izquierda, ganando elecciones nacionales y creando un gran 'front populaire' en toda Europa sería la solución europea, pero...

"(...) La UE no es más que el reflejo de cientos y cientos de lobbies ejerciendo una influencia efectiva y, en ocasiones, dictando las políticas –redactando, literalmente, textos legales (tal y como hizo el lobby del cemento con la fase II del Sistema de Comercio de Emisiones de la UE). 

La UE es un reflejo del poder corporativo en los estados miembros. Es un reflejo del capital financiero global. Tristemente, es también un reflejo de las preferencias políticas nacionales, expresadas por los electorados nacionales  –gobiernos de derechas enviando políticos de derechas a Bruselas–.

 Que estos políticos se están dedicando a la usurpación de la democracia es difícil de poner en duda. Es también un reflejo de la hegemonía alemana en la economía europea. Es cierto que una ruptura de la zona euro significaría el fin de la moderación salarial alemana. ¿Pero a qué llevaría? Destruir las divergencias salariales en Europa es una condición necesaria para hacer que la economía europea vuelva a funcionar.

 ¿Pero es suficiente? El problema es que no sólo nos enfrentamos a una crisis económica, sino también política. La situación política en Europa ha degenerado hasta el punto de que si el deterioro de las condiciones sociales y económicas va ligeramente más allá, la extrema derecha sacaría un enorme rédito electoral. (...)

¿Se evaporará la austeridad y toda la miseria que crea la UE cuando ésta desaparezca? ¿Cuál es el gran plan del Lexit para devolver la democracia a Europa, para reducir el poder de las corporaciones, su influencia y sus lobbies? De hecho, ¿cuál es su estrategia para ganar elecciones?  (...)

Hay una estrategia completamente diferente, es simple y directa. En el momento en que hubiese una mayoría de izquierdas en el Parlamento Europeo, el poder ejecutivo de la UE (la Comisión y el Consejo) no podría seguir adelante. En cualquier sistema democrático, no es el gobierno quien ostenta realmente la soberanía, es el parlamento. 

El poder está en el parlamento. Si un parlamento democráticamente elegido vota leyes que el ejecutivo rechaza implementar, es el ejecutivo quien se tiene que ir. Más allá, la reforma de las instituciones también cambiaría de forma inmediata y automática las relaciones de poder entre los estados miembros. 

Esto es algo que el Lexit puede desear, sin tener ningún mecanismo disponible para hacerlo realidad. Tal y como dijo Habermas en la entrevista, en situaciones de peligro y angustia, el camino de en medio lleva a la muerte. La estrategia equivocada llevará al desastre. 

 ”Salgamos de la zona euro y después ya veremos” y contar con partidos que no existen para lograr cambios es muchas cosas, pero no es estrategia. La socialdemocracia girando a la izquierda, ganando elecciones nacionales y creando un gran front populaire en toda Europa sí lo es. 

Las instituciones podrían así ser utilizadas para implementar políticas democráticas, sociales e inteligentes que sirvieran al bien común. El gobierno económico de la UE podría tirarse por fin al cubo de basura de la historia sin arriesgarnos a que fuera reciclada -¡o mejorada!- a nivel nacional."                      (Will Denayer, CTXT, 27/05/16)


 Alternativa a la salida del euro:  europeseta electrónica de circulación interna

Existe una descripción con mucho humor, de economía-ficción, sobre los beneficiosos efectos que se producirían si en Italia, el gobierno impusiera una moneda digital (allá por el 2020), para salir de la quiebra económica y política a la que la permanencia en el euro habría llevado al país. El objetivo se conseguiría rápidamente.

Los únicos perjudicados, los especuladores de la deuda. Ver: J. D. Alt: Europa, 2020: una ucronía iluminadora’. http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5467  )

Los artículos de Juan José R. Calaza (Juan José Santamaría y Juan Güell) muestran con gran claridad las ventajas de una europeseta electrónica de circulación interna: 
 
Para entender la europeseta electrónica. Qué es y, sobre todo, qué no es. Enlace: http://www.farodevigo.es/opinion/2012/12/02/entender-europeseta-electronica/720458.html

Para salir de la crisis sin salir del euro: España debe emitir europesetas (electrónicas). Enlace: http://www.farodevigo.es/opinion/2011/11/27/salir-crisis-salir-euro-espana-debe-emitir-europesetas-electronicas/601154.html  

Las europesetas electrónicas, complementarias al euro, estimularán el crédito sin efectos colaterales perversos. Enlace:  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=165815

Juan Torres insiste en que es necesario emitir una moneda complementaria al euro. Sus artículos:

 

Más información en: 'Si Grecia, España, o Andalucía emitiesen una moneda digital, respaldada por la energía solar instalada en sus tejados, alcanzarían la soberanía financiera. La de dar créditos a familias y empresas':    http://comentariosdebombero.blogspot.com.es/2014/06/si-una-autonomia-o-una-gran-ciudad.html

El agujero irlandés por el que se nos van los impuestos de Apple y demás multinacionales

"(...) Puede resultar ilustrativo comenzar describiendo la arquitectura fiscal y empresarial a través de la cual Apple hace frente a sus obligaciones fiscales. La multinacional Apple Inc., radicada en EE. UU., cuenta con dos filiales con sede en Irlanda, Apple Operations Europe y Apple Sales International. 

Ambas tienen los derechos de propiedad intelectual de Apple para vender y elaborar los productos de la compañía; como contrapartida, las dos realizan un muy sustancioso pago anual a la matriz para financiar la investigación y el desarrollo. 

Pago que se deduce de los beneficios de ambas empresas y va a engordar la cuenta de resultados de la norteamericana, y en consecuencia deja de tributar en Irlanda para hacerlo en EE. UU. Es fácilmente comprensible que la cuantía fijada de este canon puede servir de instrumento para trasferir beneficios y por lo tanto impuestos de Europa al otro lado del Atlántico.

Por otra parte, la estructura empresarial de Apple origina que todas las compras realizadas en cualquier país de la UE, pero también en Oriente Próximo, la India y África, se instrumenten como una relación contractual con una oficina fantasma, casi sin personal, de la compañía irlandesa Apple Sales International, y no con las empresas locales filiales de Apple, que figuran como simples comisionistas. 

Gracias a eso, los beneficios de varios continentes se registran y declaran en Irlanda, por lo que la firma no paga apenas impuestos en todos los otros lugares en los que tiene su actividad. Para medir la importancia del negocio de Apple en toda Europa baste considerar la propia carta de Tim Cook, consejero delegado de la compañía, escrita y distribuida para justificarse ante los consumidores europeos y arremeter contra la Comisión. En ella se afirma que los puestos de trabajo creados en Europa sobrepasan el millón y medio.

Es sabido que Irlanda (lugar en el que Apple ha decidido abonar el gravamen correspondiente al negocio generado en todos los estados de Europa y en otros países de Asia y África) tiene un tipo nominal del impuesto de sociedades (12,5%) de los más reducidos de Europa, practicando un descarado dumping fiscal.

 Pero el tigre celta ha dado un paso más y es sobre este plus sobre el que ha podido incidir el dictamen de la Comisión. Ha firmado con Apple un ‘tax ruling’, es decir, un acuerdo acerca de qué impuestos va a pagar la compañía. Se trata de un plan fiscal a la carta con el que, según la Comisión, el tipo efectivo pagado en el impuesto ha sido en algunos años del 0,005. Sin duda un escándalo.

Es de suponer que no habrá sido Apple la única multinacional con la que Irlanda ha firmado el ‘tax ruling’, es decir, a la que le han diseñado un traje fiscal a medida. Existe además la certeza de que no solo Irlanda, dentro de la UE, practica o al menos ha practicado estas corruptelas fiscales. Holanda, Bélgica y Luxemburgo la han acompañado.

 Sonado fue el llamado LuxLeaks, ya que resultó implicado el propio presidente de la Comisión cuando era ministro de Finanzas y primer ministro de Luxemburgo. Con estos presupuestos, es difícil creer que la UE se tome alguna vez en serio el problema de los paraísos fiscales.  (...)

Para corregir el abuso y escándalo fiscal de Apple en Irlanda, la comisaria europea se ha visto obligada a acogerse exclusivamente al quebrantamiento de la competencia, pero entre empresas, no entre países.

Lo que persiguen los acuerdos comunitarios no es el dumping fiscal, no es la concurrencia desleal en materia fiscal para atraer inversores. No condenan las batallas competitivas entabladas por los distintos Estados que terminarán no beneficiando a ninguno de ellos, pero sí reduciendo la carga fiscal sobre el capital casi en cero.

 Lo único que rechazan es que un Gobierno conceda a unas empresas un trato de favor con respecto a otras, esto es, las denominadas ayudas de Estado, que sin duda pueden instrumentarse de forma directa, pero también indirecta mediante beneficios fiscales exclusivos.

Esta es la recriminación de la Comisión Europea a Irlanda, el hecho de que mediante los ‘tax ruling’ han elaborado con total opacidad un traje fiscal a medida de Apple, que no sirve para ninguna otra empresa o, dicho de otro modo, otras muchas sociedades están excluidas de él. 

 Por el contrario, la comisaria no sanciona, no puede hacerlo, el que la hacienda pública celta mantenga un tipo del impuesto de sociedades muy inferior al de los otros países, ni la práctica, tremendamente escandalosa, de que Apple traslade con fraude de ley los beneficios generados en todos los países a Irlanda. 

El que la Comisión carezca de competencias para intervenir en estas actuaciones no quiere decir que cada uno de los países afectados no pueda hacerlo en su ámbito, y por ello la comisaria se ha brindado a facilitar la información a las haciendas locales para que, si quieren, exijan a Apple las cantidades adeudadas y apliquen las sanciones correspondientes.

 Es de esperar que la Administración Tributaria española, ya que no lo ha hecho hasta ahora, tome las medidas adecuadas para reclamar a Apple las cantidades no ingresadas en España. (...)

La solución en Europa resultaría relativamente fácil. El impuesto sobre los beneficios de las sociedades podría convertirse en un impuesto europeo, con lo que, por una parte, el gravamen sería uniforme en toda Europa y, por otra, la UE contaría con un gravamen propio de cierta importancia, germen de una posible hacienda pública comunitaria. 

Pero todo ello ni siquiera ha pasado por la cabeza de las autoridades comunitarias ni de aquellos gobiernos que realmente mandan en la UE. Parece casi una utopía. Señal inequívoca de que la UE está condenada al fracaso."               (Juan Francisco Martín Seco, República.com, 08/09/16)

26.9.16

Galicia continúa su suicidio social y político al reelegir a Feijóo, el amigo de los narcotraficantes, como presidente

"No es Colombia ni Afganistán ni ningún otro país famoso por el tráfico de drogas, sino que se trata de Galicia (Europa). 

Quizá sea un caso único en toda la Unión Europea, pues cuesta creer que un político vinculado a un narcotraficante pudiera ejercer un puesto de responsabilidad en una sociedad avanzada y mucho menos que hubiera sido votado.

 Pero Galicia y nuestro país parecen ser un mundo paralelo en el que nada es capaz de derribar al gobierno de la corrupción: Ni Púnica, ni Gürtel, ni Valencia… Incluso se diría que los escándalos les refuerzan, como si se alimentaran de ellos. 

Los ejemplos son incontables: Jorge Fernández Díaz aumentó el número de votos en las elecciones generales después del escándalo de las grabaciones en su despacho, Gómez de la Serna obtuvo un escaño en las elecciones generales de diciembre de 2015 y, ahora, el amigo de los narcotraficantes, Núñez Feijóo, ha ganado las elecciones por mayoría absoluta en Galicia.

 Por desgracia, la relación del Núñez Feijóo con el narcotráfico va mucho más allá de una fotografía. Según relata Aníbal Malvar, “su amigo más peligroso [de Núñez Feijóo], el narcotraficante arosano Marcial Dorado, [fue] condenado hace apenas un mes a seis años de cárcel y a pagar 21,5 millones de euros por lavar dinero de la droga”

El presidente gallego y el narcotraficante contaron con un patrón de lujo, tanto en el yate Menkalina como en el Oratusel también narco José Antonio Devesa, condenado a 11 años de cárcel por un alijo de 4.000 kilos de cocaína que transportaba en 2003

Un ambiente de lo más exclusivo al que habría que unir otras personalidades vinculadas con diversos escándalos: Gürtel, Lista Falciani, presunta trama de cursos falsos para autónomos y discapacitados… Un poquito de todo.

 Incluso se han escrito libros y artículos con títulos tan explícitos como Los amos de Galicia: el narco y el PP. En las raíces del Partido Popular gallego se mezclan contrabandistas, narcotraficantes y políticos”… (...)"                       (Luis Gonzalo Segura, Público, 25/09/16)

Lo básico para España es que no gobierne el Partido Popular, y la forma en que se consiga debiera ser lo de menos, por razones de higiene democrática.

"(...) lo básico para España es que no gobierne el Partido Popular, y la forma en que se consiga debiera ser lo de menos, por razones de higiene democrática. (...)

“...La legislatura del PP ha sido un desastre para España porque:

ha conseguido deslegitimar las instituciones básicas del Estado (el papel del legislativo que ha asumido el ejecutivo mediante el decreto-ley, la institución del Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas, y sobre todo el Tribunal Constitucional que ha bendecido la acción gubernamental a costa de revisar la doctrina constitucional de décadas por razón de un supuesto estado permanente de excepción provocado por la crisis económica);

han dado lugar con su gestión pública, a que hoy el problema de la corrupción política sea considerado uno de los más graves de la sociedad española, siendo un cáncer que se ha extendido por la mayor parte de las estructuras del PP en todos los niveles de responsabilidad política, como acreditan los innumerables procesos judiciales y políticos desarrollados en el pasado más reciente y en la actualidad.

ha logrado debilitar al máximo los servicios y prestaciones esenciales del Estado de Bienestar (sanidad, educación, dependencia, Seguridad Social, servicios sociales, atención al desempleo);

se ha ido reduciendo el tamaño de lo público al transferir la responsabilidad en la prestación de servicios esenciales a la iniciativa privada, que ha logrado introducir los valores del mercado en la atención de las necesidades básicas ciudadanas.

ha logrado degradar las libertades básicas ciudadanas (por la vía, entre otras, de los obstáculos al acceso a la Justicia, el Código Penal o la Ley de Seguridad Ciudadana, entre otras leyes en materia de seguridad, y el empeño de la Fiscalía y las instrucciones a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado);

ha empobrecido extraordinariamente a la población española alcanzando altos niveles de desigualdad y de falta de cohesión social (se ha retrocedido muchos años en estanmateria siendo España hoy uno de los países en donde ha crecido más la desigualdad para convertirnos en uno de los más injustos en el reparto de la renta y riqueza);

ha distribuido injustamente los recursos públicos a favor de los intereses económicos dominantes a costa de la población trabajadora y más humilde (con un sistema fiscal injusto, en el que se recortan prestaciones básicas a cambio de amnistías fiscales a favor de los más pudientes o de la inyección de recursos a las instituciones financieras);

se ha pervertido el sentido del trabajo, para convertirlo en una acción que solo conduce a la precariedad, la temporalidad y la insuficiencia de recursos, gracias a las sucesivas reformas laborales decretadas a favor del empresario y en contra del trabajador, y de la nefasta política de devaluación interna salarial promovida por el Gobierno siguiendo órdenes de la troika y de los estamentos financieros internacionales, aunque algunos muestren ahora signos de arrepentimiento (el FMI, por ejemplo);

después de años de constantes medidas no se ha mejorado el grave problema de desempleo existente en España, ni se ha impulsado el empleo de calidad, digno y con derechos, sino que uno y otro se han deteriorado enormemente;

se ha menospreciado el Diálogo Social y se ha debilitado la participación ciudadana en la vida política, económica, cultural y social (ignorando la función constitucional de las organizaciones que representan intereses colectivos, particularmente, de los sindicatos, a los que se ha perseguido con el Código Penal en la mano por defender los intereses y derechos que les son propios);

ha logrado (...) arrinconar a la Administración local (invocando, entre otros, la unidad de mercado, la sostenibilidad financiera y la estabilidad presupuestaria); (...)

no ha dado paso alguno en la construcción de un nuevo modelo productivo basado en la calidad y productividad, despreciando las oportunidades que ha dado, entre otros factores, la contención en el precio de materias primas y combustibles, la política expansiva del Banco Europeo, o la depreciación del euro frente al dólar. Por el contrario, sigue sin control adecuado el déficit público, y se ha disparado la deuda pública hasta extremos preocupantes para nosotros y las generaciones venideras; (...)

se ha doblegado a las imposiciones de instituciones financieras internacionales y de la Unión Europea, que son las que han orientado las decisiones del Consejo de Ministros durante la legislatura....”

 (...) Todo ha ido a peor. Ha sido el año de la burla permanente a la Constitución, a las instituciones, a la ciudadanía. (...)

El hedor es insoportable, por lo menos para quienes tenemos una determinada convicción sobre las exigencias de la ética pública y privada, y somos muchos. Esto es sencillamente intolerable.

En estas circunstancias, mi opinión es que ni 100, ni 130, ni 150, ni 175 diputados del Partido Popular deberían justificar la abstención socialista, ni el apoyo o abstención de ninguna otra fuerza política que no quiera mancharse como cómplice o encubridor de la mala gestión popular y de la corrupción política.

 El mal de España se llama Partido Popular. No puede haber otro objetivo más justo y necesario que mandarles a la oposición muchos años y exigir una total y completa renovación de sus estructuras, líderes y políticas. 

Si empleáramos nuevamente un símil médico, el Partido Popular sería el cáncer que se ha venido extendiendo y que es necesario tratar sin dilación. Algunos parecen preocuparse de que el aspecto externo del enfermo sea el más aparente posible, obviando que la enfermedad se extiende por dentro sin remedio. (...)"                (Jose Luis Aramburu Godinez  , Sin Permiso, 16/09/2016)

El Popular, la última víctima del 'ladrillo (todavía le quedan 27.000 millones de activos tóxicos), o... ¿el principio de un SOS colectivo de la gran banca?

"El Banco Popular ha dicho basta. La entidad se ha soltado las cadenas esta semana y ha anunciado el primer ERE de su historia, por el que reducirá su plantilla en alrededor de 3.000 personas y cerrará unas 300 oficinas

 La entidad capitaneada por Ángel Ron ha lanzado su particular llamada de auxilio por medio de un recorte de personal que nos retrotrae a lo peor de la crisis financiera, cuando el número de oficinas bancarias menguaba a cada minuto. 

Y es que Popular ya lleva tiempo lanzando señales de aviso acerca de su delicada situación. La entidad nunca se ha recobrado del agujero que le causó el estallido de la burbuja inmobiliaria, por su elevada exposición al ladrillo, y parece que todo lo que ha hecho desde entonces para atajar esos problemas ha sido en balde. 

Como ya contábamos por aquí cuando el banco anunció su ampliación de capital por valor de 2.500 millones de euros, esta operación ponía al descubierto que las cosas no andaban bien. Porque a Popular todavía le quedan 27.000 millones de activos tóxicos, una losa demasiado pesada para su negocio en un contexto desfavorable para la banca, que se está viendo impactada por la drástica caída de los tipos de interés, que no hace más que reducir sus márgenes. 

Es decir, los bancos ganan ahora menos dinero por prestarlo, lo que en este caso ha puesto en jaque el modelo de negocio tradicional. 

Ahora, este ERE no hace más que confirmar lo que ya avanzábamos: la situación de Banco Popular es grave, por lo que no le ha quedado otro remedio que reducir su tamaño si quiere lograr algo de rentabilidad, pues a día de hoy es incapaz de conseguirla. Para ello, despedirá empleados, cerrará sucursales, limitará los horarios de apertura de las que tengan menos clientela y simplificará su operativa. (...)

La de Popular es, sin duda alguna, la situación más grave del mercado financiero español, si bien no se puede decir que el resto de la gran banca esté en su mejor momento. Es un hecho que está mucho mejor que de donde viene, pero no todo es tan bonito como nos han hecho creer.  (...)

Pues al ERE de Popular se suman este año el del Santander, Liberbank, Catalunya Banc y Banco Ceiss, dejando el saldo de empleados del sector que la crisis se ha llevado por delante en 83.000 desde el año 2008. Y la tendencia es decreciente, pues, como ya hemos comentado anteriormente, el entorno digital hará que cada vez haya menos oficinas físicas, con lo cual se necesitará menos mano de obra. (...)

Por ello, con este panorama las señales de auxilio que está lanzando el Popular pueden ser solo el principio de un SOS colectivo de la gran banca."                     (Verónica Lechuga, El blog salmón, 23/09/16)