17.11.17

La agenda neoliberal reintrodujo el miedo en dos fases distintas: En primer lugar abandonando conscientemente el objetivo de pleno empleo; en segundo lugar infectando de deuda a las familias de los trabajadores

"El miedo paraliza, impide que avancemos, que utilicemos las herramientas necesarias para cambiar aquello que falla. Y eso la “superclase” lo sabe. Por eso para evitar que cualquier proceso de cambio debilite su poder y riqueza, solo necesitan inducir miedo. (...)

No hace falta irse muy lejos para ver como aquí los medios de comunicación patrios activan ese miedo en las distintas campañas electorales. El último miedo atroz que nos atenaza es la crueldad de los terroristas yihadistas. 

El problema es que en realidad la mayoría de esos grupos en sus orígenes fueron ayudados y financiados por las potencias occidentales, y, muy especialmente por sus aliados wahhabis y salafistas en Oriente Medio. Pobre Nasser. Claro, todo era por juegos geopolíticos, por la pasta. (...)

Pero hay nuevos miedos, distintos, cercanos a lo que el gran Frank Delano Roosvelt denunció el 4 de marzo de 1933 en su discurso inaugural al pueblo estadounidense: "... lo único que debemos temer es al miedo ...” “a ese miedo sin nombre, irracional, injustificado que paraliza ...”. Y ese miedo es el que habían inoculado en aquel momento, y vuelven a inocular ahora, a los trabajadores. Es el miedo económico.

 La agenda neoliberal reintrodujo ese miedo en dos fases distintas. En primer lugar abandonando conscientemente el objetivo de pleno empleo; en segundo lugar infectando de deuda a las familias de los trabajadores.

Ya el gran Michal Kalecki en 1943 en “Political Aspects of Full Employment” exponía distintas razones por las que a las élites no les gustaba, y sigue sin gustarles, la idea de utilizar la política fiscal como instrumento de política económica. La razón más importante era que a las élites no les gustan las consecuencias del mantenimiento del pleno empleo a largo plazo.

 “Bajo un régimen de pleno empleo permanente, el miedo dejaría de desempeñar su papel como medida disciplinaria… La disciplina en las fábricas y la estabilidad política son más apreciadas que los beneficios por los líderes empresariales.(...)

 La vuelta al neo-feudalismo que supuso ese sistema de gobernanza económica denominado "neoliberalismo” se desarrolló en dos fases distintas. Lo primero que se promovieron fueron políticas económicas encaminadas a flexibilizar los mercados laborales, controlar y reducir los salarios en los países desarrollados con el fin de aumentar la tasa de retorno del capital.

 Pero para compensar el vaciamiento que ello suponía para la economía global -menores salarios y un aumento del subempleo-, en una segunda fase, se recurrió al crédito y a la deuda como la solución para estimular la demanda y la tasa de retorno del capital. 

Mientras duró, los beneficios empresariales se multiplicaron, a la vez que se deprimían los salarios. Una vez que el colateral que alimentaba esa deuda estalla, entramos en distintas fases de recesión de balances privados concatenadas.

Y hubo una izquierda que traicionó a sus electores, que contribuyó de manera notoria a la creación del segundo miedo. Clinton, Blair, Schroeder y Brown habían decidido que el sueño tradicional de redistribuir la riqueza de los más ricos a los menos acomodados ya no era políticamente viable. Habían claudicado ante Reagan y Thatcher. En su lugar, llenaron de deuda a los asalariados.

 Para ello liberaron al mundo financiero de las restricciones de la era Rooslvelt. De hecho, la nueva política estaba hecha a medida para que los ricos se hicieran mucho más ricos. A los pobres se les daría la deuda como un sustituto de la riqueza. Se sentirían más ricos, y tendrían más para gastar. Mientras los precios de la vivienda crecieran más rápido que los pagos de la deuda, y el mercado de valores subiera, fabuloso, la máquina de la deuda continuaría.

 La deuda era azúcar sin calorías. Usted podría disfrutar sin engordar. ¿Qué podía salir mal? Los precios de las casas nunca iban a bajar. ¿Lo recuerdan, verdad? Y entonces estalló la burbuja inmobiliaria y el miedo floreció.

La gente de la calle aprendió una lección dura, muy dura. En los buenos tiempos la deuda mantenía a los pobres tranquilos. Como cualquier droga, podría quitar los miedos y las preocupaciones de ser pobre. La deuda “drogó” a muchos ciudadanos en una pasividad feliz.

 ¿Por qué deberían escuchar a quienes defendían las viejas y duras luchas políticas cuando la política de la deuda era tan seductora y fácil? El problema es que al final esas deudas privadas han acabado esclavizando a multitud de familias."                 (Juan Laborda  , Vox Populi, 09/10/17

“La fragmentación de Europa sigue siendo una posibilidad”. “Si las reglas europeas continúan empobreciendo a los más pobres y enriqueciendo a los más ricos, la situación terminará siendo insostenible”. Francia forma parte de los perdedores de la UE y Alemania de los ganadores. El gobierno francés debería aliarse con el italiano o español...

"(...) El economista David Cayla analiza para CTXT las dificultades que Macron tendrá para llevar a cabo su proyecto y las contradicciones que existen detrás de la idea de una Europa federal.

 Este investigador académico en la Universidad de Angers es el coautor de la obra La fin de l’Union Européenne, escrita junto con la ensayista Coralie Delaume. 

Para él, el optimismo que vuelve a reinar entre los dirigentes europeos amenaza con disimular los desequilibrios económicos que persisten entre el norte y el sur de Europa. “Si las reglas europeas continúan empobreciendo a los más pobres y enriqueciendo a los más ricos, la situación terminará siendo insostenible”, explica durante la entrevista telefónica. 

¿Cómo analiza el proyecto de reforma de la Unión Europea en clave federal de Emmanuel Macron?

Se trata de una respuesta a la crisis de la zona euro y del mercado único, que se acentuó a partir de 2010. El espacio europeo se ha polarizado. En el corazón de Europa, Alemania se ha visto muy beneficiada con el mercado único, mientras que los países del sur se han empobrecido. Para compensarlo, Macron pretende impulsar un suflé federal.

 Es decir, una unión de transferencias de las zonas más ricas del norte hacia las más pobres del sur, aquellas que necesitan una mayor inversión. Mediante la creación de un presupuesto y un parlamento de la zona euro, espera compensar los desequilibrios del mercado único

¿Considera que este proyecto servirá para contrarrestar los desequilibrios económicos en el interior de la UE? 

En teoría, sí pero el gobierno alemán se opone a este proyecto. Este no quiere tener que pagar para impulsar la industria en Portugal o España. Así que lo más probable es que la UE continúe con su huida hacia adelante con el dumping fiscal y social.

 Durante los últimos años, los gobiernos español y portugués han aplicado reformas muy duras, que han comportado una bajada salarial. En Portugal también se ha llevado a cabo una política de dumping fiscal. 

Para relanzar la economía, se han exonerado los impuestos para las empresas y las personas extranjeras que decidan instalarse en el país. Pero se trata de una estrategia que no es cooperativa y que favorece la competencia entre los países para atraer el capital.

Durante su discurso de la Sorbona, Macron puso la fecha de 2024 como el año en el que culminaría su reforma federal de la UE. ¿Es posible la construcción de unos Estados Unidos de Europa a mediados de la próxima década?

Me parece que hay una gran ilusión detrás del proyecto de Macron. Sobre el papel, la idea parece interesante, pero su realización es muy complicada. Macron no ha encontrado el apoyo de ningún dirigente. 

Si lo hubiera hecho, ya habría publicado una tribuna en los grandes periódicos europeos. Pero no lo ha hecho ya que ninguno de los grandes países europeos está de acuerdo con su reforma federal. No sé quién le seguirá y cómo convencerá a los otros dirigentes.

 La razón de la falta de apoyos de Macron es que los intereses de los países de la UE son divergentes. Alemania rechaza cualquier tipo de unión de transferencias. Las últimas elecciones alemanas muestran que vamos hacia un endurecimiento de esta posición, con la entrada de los liberales alemanes en el gobierno. 

Además, la crisis de los refugiados ha revelado la ausencia de solidaridad entre los Estados europeos. Los países más afectados, como Grecia o Italia, no han recibido la ayuda de los otros países. Hay una crisis estructural que dificulta ver cómo una opción federal servirá para superar los desacuerdos nacionales.

Pero el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, también defiende una Europa federal…

Sí, pero hay una cierta ambigüedad respecto a esta opción federalista. Macron defiende la creación de un presupuesto de la zona euro que impulse las inversiones en los Estados menos competitivos. Pero también habla de escoger un ministro de Finanzas europeo. 

Este se encargaría de controlar sobre todo los presupuestos nacionales y los déficits de los países. Por otro lado, Juncker quiere impulsar una Europa federal a través de una armonización fiscal. Existe el proyecto de uniformizar los impuestos de sociedades. Pero no todos los Estados están de acuerdo con ella.

 Por ejemplo, Irlanda, Luxemburgo, Bélgica, Holanda… Son países que tienen unos impuestos muy bajos para intentar atraer a empresas. Aunque la Comisión Europea condenó a Apple en agosto de 2016 a pagar 3.000 millones de euros, el gobierno irlandés no ha hecho nada para cobrar esta multa.

¿Considera que esta falta de cooperación entre los Estados amenaza el futuro de Europa? ¿O lo peor ya ha pasado para la UE, después de haber resistido a la crisis del euro, el Brexit y la ola de la extrema derecha?

Sin duda alguna, la fragmentación de la UE sigue siendo una posibilidad. El mercado único favorece que los países ricos sean más ricos y los pobres más pobres. Esto no facilita que una sociedad pueda entenderse y cooperar fácilmente.

 Si las reglas europeas continúan empobreciendo a los más pobres y enriqueciendo a los más ricos, la situación terminará siendo insostenible. La triste realidad es que la crisis de la zona euro podía haberse resuelto de otra forma. 

Podíamos haber admitido que la crisis en Grecia no era sólo un problema de los griegos, sino de todos los europeos. Podíamos haber comprendido que el problema de la desindustrialización española, italiana o francesa no es sólo el resultado de la incapacidad de estos países para ser más competitivos.

El problema es que se han implantado en todos los países las políticas de la oferta. Hemos bajado los costes salariales y los impuestos sobre el capital y las empresas para atraer nuevas inversiones. Pero como todos los países aplican estas medidas, estas terminan por autodestruirse.

 Cuando observamos los niveles de industrialización, vemos que Alemania, Holanda o Austria son los países que han recuperado sus niveles de antes de la crisis. En cambio, el nivel de facturación industrial de Italia, Grecia o España todavía se encuentra por debajo del de antes de 2007. En efecto, los desequilibrios se incrementan en lugar de reducirse.

Macron apuesta claramente por estrechar su relación con la canciller alemana Angela Merkel. ¿Cree que el presidente francés puede incrementar el peso de Francia en el binomio franco-alemán?

Me parece un error fundamental de Macron el hecho de que dé tanta importancia al binomio franco-alemán. La estrategia de Macron es seducir a Merkel. Pero esta no se ha comprometido en ningún momento a apoyar su proyecto federal. Se trata del viejo mito de la pareja franco-alemana. Este podía funcionar durante los años ochenta, pero no ahora. 

Los intereses franceses y alemanes ya no son los mismos. Francia forma parte de los perdedores de la UE y Alemania de los ganadores. El gobierno francés debería aliarse con el italiano o español, en lugar de estrechar sus vínculos con el alemán. 

Pero después de las elecciones generales de septiembre, Merkel se encuentra en una posición de debilidad, ya que deberá conformar un gobierno de coalición, probablemente inestable, con los liberales y los verdes. ¿Esto puede incrementar el peso de Francia en la toma de decisiones y favorecer que Macron saque adelante su proyecto federal?

No creo, me parece que pasará lo contrario. Cuando un país en Europa se encuentra paralizado, esto dificulta que los otros puedan impulsar reformas. Si el gobierno alemán es débil, esto favorecerá un repliegue del gobierno alemán sobre sí mismo y que este se muestre reticente a cualquier cambio en el funcionamiento de la UE. (...)

En su obra La fin de l’Union Européenne, explica que la reunificación alemana refuerza las actuales reticencias de los dirigentes alemanes para favorecer que hayan políticas de redistribución en Europa. ¿Por qué?

La experiencia de la reunificación entre la República Federal Alemana y la República Democrática Alemana fue traumatizante. La economía alemana tardó más de diez años en digerirla. Los alemanes del oeste tuvieron la sensación de pagar un precio muy elevado, ya que asumieron el coste de subvencionar al Este. En cambio, los habitantes de la RDA se sintieron colonizados. (...)

Si la reunificación tuvo un coste tan grande, los alemanes no quieren pagar ahora para ayudar a Grecia o Italia.

¿Los actuales desequilibrios entre los países del norte y el sur de Europa ya eran previsibles cuando se impulsó la creación de la UE?

Entonces ya era previsible y por desgracia los dirigente europeos no lo previeron. Cualquier sistema económico unificado produce estos efectos de polarización. El hecho de tener una moneda única y de no tener barreras en los intercambios comerciales favorece esta concentración de la riqueza en unas zonas en perjuicio de otras.

 Por ejemplo, la construcción de Francia como Estado-nación comportó el enriquecimiento de algunas ciudades y el empobrecimiento del campo. Así que podíamos esperar que sucediera lo mismo en el caso de la UE.(...)

¿Estos desequilibrios se han visto acentuados con la adopción del euro?

Sí, el euro ha reforzado este efecto. Cuando cada país tiene su moneda nacional, los capitales resultan menos móviles porque invertir en otro país comporta el riesgo de que la moneda del país extranjero se devalúe. Además, el euro imposibilita que los niveles de inflación puedan variar entre un país u otro. 

Antes del euro, los países podían devaluar su moneda para incrementar su competitividad. Ahora esto es imposible. La única respuesta para un país que se desindustrializa es su devaluación interna. Es decir, impulsar devaluaciones de los salarios y los precios del país. Pero esto tiene un coste social muy grande.

¿Cree que esta fragmentación económica favorece la emergencia de nuevos nacionalismos? ¿Alimenta el sentimiento independentista en las regiones más ricas, como es el caso de Catalunya?

Cuando la competencia es lo primero y la solidaridad lo segundo, se priman los intereses nacionales. Cada Estado intenta ser lo más competitivo posible. Esta disputa económica tiene lugar entre los Estados, pero también dentro de los Estados. Esta cultura de la competitividad a cualquier precio lleva a las regiones más ricas a querer independizarse de las más pobres

Podemos hablar de Catalunya, pero también sería el caso del norte de Italia o de Flandes en Bélgica. Me parece que la UE tiene una cierta responsabilidad en la acentuación de esta tendencia. Cuando se favorece la competitividad entre los países en lugar de la diversidad de las culturas y las naciones, esto termina contribuyendo a la exacerbación de la competitividad y de los nacionalismos. (...)"          (Entrevista a David Cayla / economista y coautor de ‘La fin de l’Union Européenne’, Enric Bonet, CTXT, 14/11/17)

El riesgo de pobreza para hogares de una persona está en 684 euros mensuales, por encima del salario mínimo interprofesional español... de ahí vienen los 'trabajadores pobres'

"(...) el recién publicado Informe del Estado de la Pobreza en España 2017 no deja duda: la recuperación económica no llega al grueso de la población (...)

El informe certifica quiénes son los protagonistas más desfavorecidos de esta historia: “Cuando amenaza crisis, los daños comienzan siempre por la población pobre y, cuando se controla, ésta es la última en beneficiarse”. Resulta chocante que, en el momento de recuperación, la tasa de pobreza entre la población española alcance máximo históricos desde que se toma registro con la actual metodología. 

Para el año 2016 queda fijada en un 22,3%, lo que implica que en España hay 10.382.000 personas en riesgo de pobreza. El porcentaje subió abrumadoramente en los momentos de más recortes, en la bisagra de 2013 y 2014 (+1,8% sólo en un año), y se ha estancado en sus límites superiores. (...)

Es decir, la pobreza en España lleva instalada por encima del 20% desde hace una década, mientras que se da un flujo de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión constante. Durante la crisis, la estabilidad se ha roto con la entrada de nuevos perfiles en los riesgos de exclusión, fruto del desempleo, los desahucios, la precariedad… 

Así lo evidencian los tercos datos estadísticos: la única intervención en los últimos años por parte del Estado central ha sido el recorte de derechos básicos, constriñendo la situación de la población; esta intervención negativa desencadenó un efecto inmediato: un incremento de la tasa de pobreza en España, que pasó del ya elevado 19,8% de 2008 hasta el 22,2% de 2014. A partir de ese punto no se ha puesto en marcha ninguna política de corrección, por lo que la pobreza en España vuelve a enarbolar la tasa estática que postula la investigadora Aroa Tejero, ahora en datos superiores y con pocos visos de mejora en un futuro cercano. 

La excusa perfecta para un gobierno impasible en sus políticas sociales: “Como la tasa de pobreza es estática, no podemos hacer nada para aminorarla. Así que no hacemos nada”. Pero asumir que esa tasa en España es estática sólo responde a una completa inacción para paliarla, lo cual resulta difícilmente ajustable al mensaje de recuperación económica que efectivamente impera.

 Al mismo tiempo, se ha dado una inversión entre los grupos más afectados: ahora son los jóvenes entre 16 y 29 años los que registran mayor tasa de pobreza, con un 28,9% en 2016. Esto responde a un descenso en la natalidad, así como a que los empleos que está creando la supuesta recuperación son cada vez más precarios.

 La contradicción la remarca EAPN: hoy se trabaja más en los hogares, pero más hogares son pobres. Aquí emerge el problema estructural más profundo que ha dejado la crisis: la desregulación de las relaciones laborales implica el desarrollo de una trayectoria laboral incierta, y, en la mayoría de los casos, precaria, que aboca a una vida con tendencia a la penuria. 

Cabe recordar la contradicción que supone el hecho de que el umbral de riesgo de pobreza para hogares de una persona queda fijado en 684 euros mensuales, por encima del salario mínimo interprofesional español."                (Jose A. Llosa (workforall), CTXT, 15/11/17)

El vendedor de marihuana legal más grande del mundo

"La empresa canadiense Aurora Cannabis ha presentado el pasado martes una opa, la primera en el incipiente mercado del cultivo de marihuana, sobre su competidor CanniMed Therapeutics. 

La operación se ha planteado a través de un intercambio de acciones entre ambas empresas, que valora a CanniMed en 455 millones de dólares, un 57% por encima de su cotización actual. De concretarse, la fusión creará un gigante con 40.000 clientes, 130.000 kilos de producción anual y una capitalización de mercado de 2.348 millones de dólares.

La oferta se produce en medio del gran frenesí que rodea al mercado de la marihuana en Canadá desde que el Gobierno anunció que intentará aprobar una ley que legalice el uso recreativo a partir de julio de 2018. Las acciones de Aurora, que comenzó a operar en 2015 en la provincia de Alberta, han duplicado su precio en el último mes. 

El valor de mercado de la compañía alcanza los 1.957 millones de dólares, a pesar de que sus ingresos de enero a junio de 2017 fueron de solo 14 millones. El rally, según los analistas, está incentivado por la especulación de que la firma logre una posición dominante en el mercado de cannabis de Quebec. (...)

"La oferta de Aurora podría desatar una ola de consolidación con los jugadores más grandes engullendo a los más pequeños", ha asegurado Vahan Ajamian, analista de Beacon Securities Ltd. en Toronto. Actualmente, 35 firmas producen marihuana legal en Canadá.

El mes pasado, el gigante Constellation Brands Inc., vendedor de la cerveza Corona, anunció la compra de una participación minoritaria en el productor canadiense Canopy Growth. Se trató de la primera gran incursión de una empresa de bebidas alcohólicas en la industria. (...)"           (Cinco Días, 16/11/17)

16.11.17

Rajoy ha generado 222 millones de déficit público cada día, a pesar de los recortes

"No se debe gastar lo que no se tiene". Ése fue uno de los eslóganes más repetidos por Mariano Rajoy en la campaña previa a las elecciones que le abrieron las puertas de la Moncloa en noviembre de 2011. 

La recesión estaba en su momento más álgido, y la principal receta del líder del PP para combatirla consistía en aplicar recortes adicionales a los ya decididos por José Luis Rodríguez Zapatero, tendentes a embridar el galopante déficit público. (...)

Desde que el PP volvió a gobernar hasta el cierre del primer semestre de 2017, el desfase acumulado era de 447.020 millones de euros, lo que supone una media de 81.276 millones anuales, claramente por encima de los 74.223 de la segunda legislatura de Zapatero. A pesar del eslogan de que “no se debe gastar lo que no se tiene”, con Rajoy en la Moncloa se generan cada día 222 millones de euros de déficit.

Eso ha tenido una repercusión directa en la deuda pública, que ha alcanzado un nivel impensable antes de que estallara la crisis. El último gobierno socialista la dejó en 743.530 millones de euros y a 30 de junio estaba ya en 1.137.853 millones. Es decir, que en cinco años y medio ha crecido nada menos que un 53%. La cifra per cápita, por su parte, ha pasado de 15.881 a 24.455 euros. (...)"        (Público, 27/10/17)

El copago farmacéutico se ceba con las rentas bajas... y encima no ha reducido el gasto público en farmacia

"En estos tiempos en los que los problemas sociales han sido sepultados por el procés catalán, la realidad para muchos colectivos de españoles es cada vez más compleja y dura. Hace ya cinco años, junio 2012, el PP alumbró una serie de medidas para ahorrar dinero público, aumentando, de facto, la presión sobre las maltrechas arcas de muchos hogares.

 Una de estas medidas fue hacer pagar más a los activos y pensionistas por el consumo de fármacos, haciendo creer dos ideas que se han demostrado falsas. La primera es que en España los ciudadanos contribuyen poco con la financiación de la sanidad, y mucho menos que nuestros vecinos, y la segunda es que las medidas puestas en marcha cumplen con las reglas de progresividad, es decir que son las rentas más altas las que más contribuyen a la cofinanciación de la sanidad pública. 

Para poder contestar a estas dos preguntas son necesarias estadísticas comparadas que, menos mal, la OCDE publica regularmente (Health Statistics, OECD), pero también otras nacionales, como la Encuesta de Presupuestos Familiares que elabora anualmente el INE. Con ésta, podemos saber en qué gastamos nuestra renta a nivel nacional, pero también a nivel autonómico.

La primera cuestión referida es aquella que hace referencia a la cuantía de gasto que soportan los españoles de su bolsilla en cofinanciar la sanidad pública. La propaganda más liberal del país, tanto en medios, como a nivel académico, siempre aduce que aquí la sanidad es cuasi gratuita para los hogares, y que por eso vienen tantos extranjeros a operarse o a que es receten medicamentos


En el gráfico 1 se puede observar cómo España es uno de los países en el que los hogares aportan de su bolsillo más fondos a la financiación de la sanidad, por delante de Alemania, Francia u Holanda, y ligeramente por debajo de Suecia. De facto, en 2016, cada español aportó algo más de 772 $ (ajustados por poder de compra y en términos corrientes) para financiar la sanidad, de cuya cantidad la farmacia supone un porcentaje muy relevante.

 Por el contrario, Francia mantiene una cantidad  muy inferior y estable a lo largo de los últimos años. Todo esto en un contexto en el que la renta de los hogares españoles es muy inferior a la de los países comparados, lo que da idea del esfuerzo que hacemos los españoles en esta materia, y que como luego se mostrará, es muy superior entre las rentas más bajas.

 Pero todavía es más sangrante, si comparamos la cantidad aportada individualmente en porcentaje del gasto en salud total. Aquí, la diferencia es todavía más llamativa y revela el enorme esfuerzo que hacen los hogares españoles en el sostenimiento de la sanidad pública.


Como se puede apreciar, España es el país en el que mayor porcentaje de gasto en salud es financiado por los ciudadanos, hasta un 24% del total en 2016, frente a un 6,8% en Francia o un 14,9% en Suecia y un 12,4% en Alemania.

En segundo lugar, es también muy relevante cómo se distribuye dicho gasto por percentiles de renta. Para realizar este análisis se ha utilizado la Encuesta de Presupuestos Familiares de 2011, previa a la entrada en vigor del RD 16/2012 que consagró el copago farmacéutico para colectivos como los pensionistas, y también los datos del gasto por receta médica que publica el Ministerio de Sanidad, así como la Encuesta de Presupuestos Familiares de 2015. 

Con esto se trababa de ver cómo ha cambiado el gasto individual en farmacia después de la medida impuesta por la mayoría del PP en 2012. Para ello se elaboró el indicador de carga sobre capacidad de pago (porcentaje de la renta de subsistencia que dedicamos al pago de medicamentos) y el de carga económica (porcentaje de gasto sobre renta total). Y estos indicadores se analizarán por percentiles de renta para ver si el impacto es progresivo o no.

Antes de introducirse el nuevo sistema de financiación de las prestaciones farmacéuticas, el 20% más rico destinaba una proporción de su ingreso efectivo de no subsistencia a compra de medicamentos muy por debajo de la media (0,58%) e idéntica a la proporción observada en el 20% más pobre.

El 20% más rico en España soporta una carga financiera del copago simétrica a la del 20% más pobre, lo cual es sinónimo de empeoramiento relativo para las clases más pobres

Con el nuevo sistema, la carga del Quintil más rico (0.70%) está incluso por debajo de la cargas del Quintil 1 (0.72%). Si se mide la carga sobre la renta total del hogar, el 20% más rico asume una carga que es más baja (0,71%) que la asumida por los quintiles 2, 3 y 4, aunque mayor que la del Quintil 1 (0,56%). 

Además, el incremento de la pérdida de bienestar asociada al sacrificio del copago se distribuye regresivamente y es muy superior en los grupos situados al principio de la distribución. Para el conjunto de España, la carga del gasto farmacéutico sobre la capacidad financiera o de pago de los hogares pasa del 0.70% al 0.86%.

En resumen, no es cierto que en España el ciudadano aporta poco a las arcas públicas para financiar la sanidad, sino todo lo contrario. Y por otro lado, la brillante idea del copago farmacéutico afecta negativamente más a las rentas más bajas que a las rentas altas, y encima no se ha reducido el gasto público en farmacia. Es decir, todo un despropósito económico y social. Sorprende que tantos pensionistas sigan votando a quien diseña este tipo de medidas."               (Alejandro Inurrieta, Vox Populi, 30/10/17)

El hambre en el mundo crece un 38% en el último año y no es noticia

"En el año 2016 un total de 815 millones de personas de la población del planeta sufrieron hambrunas sin que este dato se haya visto reflejado en la mayoría de los medios de comunicación occidentales.

Según indica la Organización Mundial de la Salud, el año pasado creció el hambre en el mundo un 38% alcanzando al 11% de los habitantes.

Este terrible aumento ha roto de manera dramática la trayectoria descendente de los últimos 15 años.
Han crecido tanto el número de personas subalimentadas como las que padecen hambre crónico. Un total de 155 millones de niños sufren de malnutrición provocándoles, a los menores de 5 años, un retraso en el crecimiento.

El informe de la OMS ‘Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2017’, concluye que el aumento de las guerras y el cambio climático está haciendo que el hambre se dispare.

Gracias a los esfuerzos de la comunidad internacional, entre los años 1990 y 2015 disminuyó a la mitad la población mundial malnutrida.

Según la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, este terrible aumento de las guerras haría imposible acabar con el hambre, según fijó como fecha límite el año 2013 la Agenda sobre el Desarrollo Sostenible de 2015 de la ONU.

Según un informe de UNICEF, cada año mueren en el mundo 5,6 millones de niños por falta de comida o de agua potable, un auténtico genocidio alimentario encubierto por la prensa."            (Digital Sevilla, 05/11/17)

La trata de mujeres es muy sencilla porque es una mercancía muy fácil de importar. Los banqueros nos recibían a cualquier hora y nos ofrecían todo tipo de negocios y los abogados nos asesoraban...

"La trata de mujeres es muy sencilla porque es una mercancía muy fácil de importar"

"Me llamo Miguel, pero me apodan el Músico", comienza el relato. "Fui tratante de mujeres durante más de veinte años. Las compré y vendí como si fueran ganado, para explotarlas salvajemente en nuestros clubes sin compasión. Y pude hacerlo porque, durante muchos años, no supuso ningún problema para mi conciencia. Al contrario. Era mi mundo, mi forma de vida y me sentía poderoso gracias a ella".

"Surtí, durante años, a doce de los mejores macroburdeles que existen en la actualidad en España. Los llené de esa materia prima que los puteros llaman carne fresca, día a día. Y jamás me paré a pensar si la mercancía que yo importaba eran personas como yo, con sentimientos como los míos, traumas como los míos o necesidades como las mías.

 Ellas eran otra cosa. Eran putas. Aunque la mayoría de las mujeres con las que abastecíamos los clubes ( ...) jamas hubieran ejercido la prostitución. Aun así, para nosotros no eran más que putas que aún no habían trabajado como tales. Ya aprenderían el oficio".

Con este crudo y descarnado relato Mabel Lozano, productora, guionista y directora de cine, explica el negocio de la prostitución en nuestro país en El Proxeneta su último libro que se publica este lunes. Lo hace a través de un largo diálogo con el Músico, uno de los mayores criminales de muestro país, y dueño de doce de los macroburdeles más importante de España.  (...)

 "La trata de mujeres es muy sencilla", confiesa el Músico a Lozano. Aunque parezca mentira, "es una mercancía muy fácil de importar". Sólo requiere una sencilla y mínima infraestructura. El resto son todo ganancias. 
"Empezamos a darnos cuenta de la magnitud del beneficio económico que genera la trata el primer domingo que necesitamos la mesas del comedor del personal para poder colocar sobre ellas el dinero procedente de la explotación sexual de las mujeres, que, como tenían que saldar la deuda, nos lo quedábamos directamente", se explaya este personaje. 

Y explica que a la deuda que le han asignado a la mujer, normalmente muy jóvenes y vulnerables, hay que sumar las cantidades de las llamadas diarias (gasto fijo que deben pagar cada día por estar en el club) de cada una de ellas, las multas y un porcentaje de todos sus gastos en cualquier cosa: peluquería, salidas, productos de limpieza, llamadas telefónicas, preservativos, lubricantes.... 

"Los pequeños chochales se convirtieron en grandes salas de lujo, en grandes complejos donde hacinábamos a las mujeres, sin respetar ningún aforo ni permiso municipal. Los banqueros nos recibían a cualquier hora y nos ofrecían todo tipo de negocios y los abogados nos asesoraban..., y ni unos ni otros nos preguntaban por la procedencia del dinero.

 De la noche a la mañana todos nos veían más guapos, más altos, e incluso más cultos... A nadie le importaba de dónde viniéramos, cómo fuéramos o lo que hiciéramos: solo les importaba nuestro dinero".  (...)

"Nadie se levanta una mañana y decide ser puta: pero si reúne las condiciones, si es una mosca fácil de atrapar, nosotros tenemos la tela de araña perfecta tejida donde caben las promesas de una vida mejor para ellas y los suyos, los halagos que le gusta escuchar, algunas ayudas insignificantes que ellas agradecen como si los fueran".

La trampa está servida. La deuda, que crece y crece nunca se llega a pagar. Siempre hay un gasto extra, un engaño más, un permiso de residencia, que aunque sale gratis se les dice que vale más de 1.200 euros. La telaraña cada vez se hace más grande. Sólo cuando se las considera inservibles y no dan más frutos económicos a sus captores, pueden conseguir la libertad. Eso sí, sin dinero. Se les comunica que han pagado la deuda y que si quieren ahorrar para su familia, deberán trabajar para conseguir más.

El libro relata la historia de varias mujeres. Casi todas provenientes de Colombia. Cuenta la desgracias de Lucía, que tras pasar varios años cautiva, explotada y consciente de que nunca sería capaz de pagar la deuda de le decían que había contraído, se cortó las venas una tarde antes de la hora del trabajo. No murió físicamente. Sobrevivió al intento de suicidio, pero tan perjudicada que la propia red decidió "condonarle la deuda". Terminó internada en un hospital psiquiátrico. No volvió a ver a su hijo ni a sus padres. (...)"                (Marisa Kohan, Público, 12/11/17)


"Fui tratante de mujeres durante más de veinte años. Las compré y vendí como si fueran ganado”.

 En primavera de 2000 llegó al aeropuerto de Madrid la selección nacional femenina de Colombia de taekwondo. 19 chicas que salieron por la puerta en fila india, ataviadas con el chándal oficial (azul, amarillo y rojo) y el escudo de la Federación.

 No tuvieron problemas con Inmigración pese a ser un vuelo 'caliente'. Contaban con sus visados obtenidos en el consulado de Colombia. Habían presentado sus fichas federativas y, desde luego, tenían la invitación y el programa de la competición que venían a disputar a España. Entre la documentación también contaban con papeles de un gimnasio de artes marciales de Cali en el que habían sido inscritas.

 Al llegar a Madrid, un autobús las desplazó a Valdepeñas, y allí se cambiaron los chándales por lencería para ser paseadas ante un grupo de hombres antes de ser distribuidas en diferentes clubes de España. 

En Colombia no existía ninguna federación de artes marciales, las chicas nunca se habían subido a un tatami, el chándal fue encargado por un matón, la invitación y el programa del gimnasio eran una patraña, el entrenador era el hombre que las había captado en Colombia y el proxeneta que las recibió en Barajas había ganado una apuesta a sus socios: conseguir meter el mayor número de mujeres en Madrid para ser prostituidas. Como lo consiguió, se quedó con todas las chicas y un BMW. Se trataba de Miguel, el Músico.

 "Hola, soy proxeneta". Ese fue el mensaje que recibió la directora Mabel Lozano, activista contra la trata de mujeres (ha realizado dos películas, la última Chicas Nuevas 24 Horas). Lozano esperaba la llamada. La gestión se produjo gracias a la intermediación de José Nieto Barroso, inspector jefe de la Unidad contra Redes de I nmigración Ilegal y Falsedad Documental (UCRIF).

 Nieto Barroso llevaba años en contacto con El Músico, que en un momento de su carrera criminal empezó a colaborar con la Policía como 'boquerón', chivato. El Músico fue uno de los primeros grandes jefes de la trata y secuestro de mujeres en España en una década, los 90, en la que el negocio de la prostitución cambió de tercio: de ser los chulos los que proveían a los clubes de mujeres españolas, fueron los propios clubes, a través de una estructura mafiosa con infiltraciones en policía, justicia y política, los que empezaron a 'importar' miles de mujeres extranjeras engañadas. Su larguísima confesión en forma de libro ('El proxeneta', Alrevés, 2017)(...)"

 Un país en el que, según datos del Gobierno, se mueven alrededor de este negocio unos cinco millones de euros al día y fueron identificadas, en 2016, 14.000 víctimas de trata: apenas la tercera parte de las mujeres captadas en sus países de origen por las organizaciones criminales. "La primera regla que se aprende es a no mirarlas como tuyas, sino como la materia prima de tu negocio. Es importante no involucrarse en su vida más allá de lo necesario (...) 

Simplemente es una propiedad, como la Coca-Cola que vendes, y hay que tratarla como tal. Si te involucras en su vida o en sus problemas, te puede afectar, porque esa mercancía tiene sentimientos (...) 

Creamos una forma de vida que se sostiene gracias a la esclavitud, sin siquiera saberlo o pensarlo (...) La trata dio paso a los macroburdeles para los clientes, que no eran otra cosa que cárceles de lujo repletas de miseria, para las mujeres esclavas de un sistema nuevo y cruel. Las convertimos en grandes máquinas expendedoras de dinero", dice Miguel, nombre falso cuyo apodo (El Músico) es real 

(...) vidas como la de Lucía, que llegó con 18 años a Madrid, dejando a su hijo en Colombia al cuidado de su madre para trabajar de camarera, pagar su deuda con los tratantes y quedar libre para ahorrar un dinero durante meses que en su país sería una fortuna. Ya en España se le comunicó que tenía que prostituirse. Son reacciones, dice el Músico, "clonadas". Enmudecen. Luego entran en estado de shock y empiezan a llorar. De forma inagotable. Porque saben que no hay vuelta atrás, que se han quedado atrapadas. (...)

"Nadie se levanta una mañana y decide ser puta, pero nosotros tenemos la tela de araña perfectamente tejida donde caben las promesas de una vida mejor para ella y los suyos, los halagos que le gusta escuchar y algunas ayudas insignificantes que le presentamos como grandes favores y que ella nos agradece como si lo fueran. 

En cuanto la mosca pega sus diminutas patitas a la red pringosa, ya le es imposible soltarse. Y ahí se queda. Cazada. Lista (...) La balanza del acuerdo verbal no se inclina a ambos lados por igual. Por eso el supuesto consentimiento de las víctimas no es más que una farsa donde no existen los requisitos éticos imprescindibles en cualquier relación personal, social o laboral (...)

 Asumido el golpe, Lucía hizo de tripas corazón "con enorme disciplina y a destajo". En tres meses consiguió los 6.000 euros del dinero que creía deber a Miguel por sacarla de su país y darle un trabajo. También había pagado cada día los 50 euros que se abonan para poder bajar al salón y ejercer allí. Se presentó en el despacho de su proxeneta con una sonrisa "de satisfacción y felicidad". 

Miguel hizo cuentas delante de ella y le dijo que ya solo le faltaban 425 euros para cumplir la deuda. La convenció de que dentro de un mes volvieran a hablar, pero necesitaba extender su visado por tres meses en España para poder seguir en el club "ya sin deuda" y ahorrar para volver a su país con dinero para su familia. La extensión del visado es gratuita, pero Miguel le dijo que costaría "apenas" 1.200 euros. 

Le explicó que con ese visado estaría tranquila en España en caso de una redada. Quieren todas lo mismo, dice Miguel: estar en España legalmente, ahorrar y volver con dinero a sus casas. Por eso Lucía regresó al mes siguiente creyendo la deuda saldada al despacho de Miguel, pero ésta había crecido; el proxeneta sumó un gasto que "había olvidado", el de la pensión diaria: cama y comidas. Sumado todo, incluido lo anterior, Lucía ya debía más dinero que en su primera visita. "Se empezó a morir por dentro", dice Miguel. (...)

En un país, España, en el que no está perseguido penalmente el proxenetismo en todas sus formas, por ejemplo la consentida. Y en el que las víctimas tiene más miedo a la justicia que a sus captores por la amenaza que estos representan sobre sus familias. "Apenas se invertían mil doscientos o mil quinientos euros, todo lo más", resume El Músico. 

"Pero ellas se convertían en un cheque en blanco. El beneficio de su explotación podía superar los doscientos mil euros. ¡Se hubieran necesitado diez kilos de cocaína para alcanzar la misma cifra que con una sola víctima!".                  ( , El País, 13/11/17) 

15.11.17

Una de las causas de la victoria de Trump fue el voto de los perdedores de la globalización en los Estados del llamado “cinturón del óxido”... Tiene un 40% de electorado fiel. Es una minoría organizada que odia a los medios de comunicación generales y que actúa como eco de sus proclamas...

"(...) Una de las causas de la presencia de Trump en la Casa Blanca fue el voto de los perdedores de la globalización en los Estados del llamado “cinturón del óxido” en el medio este del país, aquella zona que un día fue el corazón de la industria pesada.

 Allí es donde un trabajador le comenta que el trabajo de un persona es la última línea de defensa contra los peligros de la vida. Antes, los empleos industriales eran buenos empleos, el obrero estaba protegido por el sindicato, podía vivir una vida confortable, una vida de clase media.

En muchos sitios ello ha desaparecido y los nuevos empleos, si existen, no ofrecen ni salarios decentes ni los beneficios de los antiguos.

Esta no es la única explicación sobre Trump, pero sí una de las más potentes."              ( , El País, 13/11/17)  


"(...)   Los tiempos en que el dinero corría a raudales y el pueblo tenía hospital, hotel, colegio y hasta bailes de domingo. 

Es el recuerdo de un sueño que lleva décadas en declive y que Gladys, blanca y republicana, está convencida que sólo un hombre providencial puede salvar: el presidente Donald J. Trump.
  • ¿Por qué?
  • Porque es el único que quiere cambiar lo que hay.
Gladys se ríe con sus ojos azules. Hace un año votó por el magnate y ahora volvería a hacerlo. “No lo dude”, remacha. Nieta del fundador de Lebanon y testigo de la Gran Depresión, sus vecinos la reverencian. (...)

Por eso causó conmoción el día en que dejó de beber Pepsi-Cola. (...)

Durante décadas, ella se tomaba una lata al día. Pero hace un mes se pasó a la Coca-Cola. ¿Motivo? Apoyar a su presidente. Fue un acto mínimo pero revelador. Pepsi es la patrocinadora de la NFL, la gran liga de fútbol americano contra la que ha estallado Trump.

 Muchos de sus jugadores negros, durante el himno, en vez de escucharlo de pie se arrodillan en señal de protesta por los abusos raciales. Para Trump, el gesto es un ultraje a la patria. Para la anciana, también. “No hay derecho”, clama.

Esa es Gladys. Así es Lebanon. Un bastión conservador. No se trata de algo sorprendente en Kansas.(...)
 En su día, los análisis enloquecieron con el vuelco conseguido en Wisconsin, Pensilvania y Michigan, tres pequeños estados que por solo 77.759 votos cambiaron de signo y le hicieron presidente. La tesis era que el republicano, pese a tener 2,8 millones de papeletas menos que Clinton, había ganado con un golpe quirúrgico en el decrépito cinturón industrial. Era una verdad a medias. Ese apoyo fue necesario, pero no suficiente.
 Detrás del triunfo había otro factor. De mayor volumen y cuya profundidad muchos olvidan. El outsider neoyorquino se había ganado la fidelidad de una gigantesca base conservadora. Un logro que le permitió arrasar en pueblos como Lebanon donde Dios, Patria y Familia son pilares existenciales.

No era poco para un showman catódico y gritón, dos veces divorciado y bien conocido por su falta de fervor religioso y su presencia en las bacanales de la legendaria discoteca Studio 54.

 Para conseguirlo, la crisálida eligió un vicepresidente de religiosidad absoluta y emprendió una mutación compleja, en la que dio rienda suelta al nacionalismo y mostró pocos escrúpulos con sus creencias pasadas, entre ellas el aborto. La metamorfosis trajo consigo un Trump tan adorado por los ultras como odiado por los demócratas. La fractura le dio el triunfo.

“Trump ha abandonado la tradición presidencial de reconciliar a los americanos. Como en campaña, vive bajo el lema divide y conquista. Su única meta ahora es mantener a su base contenta”, explica el profesor Larry Sabato, director del Centro para la Política, de la Universidad de Virginia.

“Su retórica popular-nacionalista ha cautivado a un núcleo electoral fuerte, un 40% que le vota sin dudar”, señala Andrew Lakoff, profesor de la Universidad de California Sur.

La fórmula ha funcionado. Hasta el momento han fallado aquellos que anticiparon un rápido deterioro. Ni la trama rusa ni su fracaso con el Obamacare ni sus delirios tuiteros le han desgastado. Las encuestas muestran que tras nueve meses de mandato mantiene intacta su base entre los votantes registrados.

Que en grandes ciudades como Nueva York Los Ángeles o Miami, las mayorías siguen asustadas y los ánimos encrespados, pero que en la distancia, en esa América profunda que se extiende por llanuras y valles interminables, el miedo de las urbes llega amortiguado, rodando por la ladera de la indiferencia.

– Trump es más americano que nadie, como este pueblo. (...)

Para este granjero y soldador, hay pocas dudas de por qué volvería a votar a Trump. “Es nuestra salvación. Él pone a América primero. Ya está bien con eso de la globalización y de eliminar fronteras. Por algo hay países. ¡Y yo quiero al mío!”, exclama. (...)

En la librería, la nieve se observa desde cristales rectangulares. (...)

Lo dirigen las treintañeras Sherelle y Kareena. Están casadas y tienen hijos pequeños. Admiten que les falta clientela, y que en un pueblo con una edad media de 51 años, lo que más se lee son novelas misterio y algunas del Oeste. Cuando se les pregunta si aquello no les aburre, se ríen y contestan que nunca les falta cosas que hacer. “Este es un buen lugar para ser cristiano”, dicen.

Para ellas, devotas de un dios que se derrama por todas partes, Trump es una garantía. “Ojalá dure mucho. Ama este país y protegerá mis valores, no va a permitir el aborto”, explica Sherelle.

- ¿Y no le parecen excesivos sus tuits y sus insultos?

- Para nada. Me gustan porque muestran que es un hombre que dice lo que piensa, que no tiene miedo a que le critiquen por decir la verdad.

Trump ha calado. Da igual que le acusen de mentiroso y demagógico. Poco importa el pulso nuclear o el muro con México. Más allá del odio que suscita entre los progresistas, el presidente ha establecido una conexión eléctrica con sus votantes. Y la explota a diario. Su Twitter (41,7 millones de seguidores) y sus alharacas televisivas no van dirigidas a las élites universitarias ni a los exquisitos urbanitas de la Costa Este.

 Él es consciente de que perdió en todas las ciudades de más de 100.000 habitantes y que su fortaleza son los pequeños pueblos, esa América rural, blanca y pobre donde casi duplicó en voto a su adversaria. (...)

Donald Trump volvería a ganar hoy las elecciones. Un año después de su victoria, el presidente mantiene casi intacto el apoyo de sus bases. Instalado en la excepcionalidad, lejos de abandonar la estrategia polarizadora que le dio la Casa Blanca, ha ahondado la fractura social para mantener activo su voto.

El resultado es devastador. El 70% considera, según una encuesta de The Washington Post, que EEUU vive una división similar a la que generó la Guerra de Vietnam. Y otro tanto cree que su Administración es “disfuncional”. Todo ello redunda en una valoración por debajo del 40%, la peor de un presidente a estas alturas de mandato.

Pero este desgaste no implica que haya perdido el favor de las bases. La mayoría de las encuestas se elaboran, según Larry Sabato, director del Centro para la Política de la Universidad de Virginia, sobre población general, pero a efectos electorales, únicamente pesan los votantes registrados. Y en ese punto, Trump sigue incólume. Solo, rodeado de enemigos, pero poderoso.

“Tiene un 40% de electorado fiel. Es una minoría organizada que odia a los medios de comunicación generales y que actúa como eco de las proclamas de reafirmación ideológica de Trump”, detalla el profesor Andrew Lakoff, de la Universidad de California Sur.

Este fondo rocoso se ha mostrado extremadamente sólido en los nueve meses de mandato. A ello ha ayudado una economía en auge y una tasa de desempleo del 4,1%, la más baja desde 2000. Esa baza supone un trampolín para la gran ambición de Trump: presentarse otra vez. “Entrar en la Casa Blanca fue lo difícil. Si la economía sigue bien, será muy complicado de derrotarle en 2020”, vaticina Sabato.

“Desgraciadamente”, indica Lakoff, “tiene posibilidades de ser reelegido. El colegio electoral hace posible ganar con una minoría del voto. Y si es capaz de mantener su fuerza en el Medio Oeste y Florida, puede lograrlo”. Trump, de momento, sigue ganando."                ( , El País, 07/11/17)

Los fondos extranjeros reclaman 7.566 millones por las primas de las renovables... el 'impuesto al sol', ganancia para los 'amiguetes', ruina para los demás

"El coste de las reclamaciones realizadas por inversores extranjeros por los recortes en las subvenciones a las energías renovables en España asciende a 7.565,8 millones de euros, según los datos del Ministerio de Justicia que constan en una respuesta parlamentaria del pasado 6 de noviembre.

En total, se han presentado 36 reclamaciones (en dos de las cuales no se detalla la cuantía) ante los tres foros internacionales en los que se puede reclamar: la Cámara de Comercio de Suecia (7 casos); la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional Uncitral (2 casos) y el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial, que lleva el grueso de las reclamaciones, con 27 demandas.

La demanda más cuantiosa es la presentada por un grupo de 16 inversores energéticos, agrupados bajo la denominación de PV Investors, ante el Uncitral por importe de 1.900 millones de euros. En segundo lugar figura una demanda de CSP Equity Investment presentada ante la Cámara de Comercio de Estocolmo, que reclama 840 millones.

 Le sigue una demanda de la entidad alemana Signatory Banks- Landensbank Baden-Württemberg, por 482 millones. En cuarto lugar, se encuentra la reclamación de RREEF Infrastructure (GP) Limited & RREFF Pan-European por 441 millones de euros. Y en quinto lugar la de Nextera, de los Países Bajos, por 393 millones.

Del total de 36 demandas, hasta el momento el Gobierno español ha perdido un laudo ante el Ciadi de 128 millones de euros con la firma británica Eiser Infraestructure, que se encuentra recurrido. Y ha ganado uno frente a Isolux ante la Cámara de Estocolmo.  (...)

Los productores habían invertido fiándose de la rentabilidad que garantizaban esas primas, vigentes entre 2006 y 2012. Solo los inversores extranjeros pudieron acudir a los arbitrajes internacionales. (...)"                  (El País, 10/11/17)

La “Noche de los cristales rotos” de Arabia Saudi alcanza el Líbano. ¿Se está preparando otra gran guerra?

"Arabia Saudí y Kuwait han pedido a sus ciudadanos abandonar el Líbano inmediatamente.

¿Se está preparando otra gran guerra? Los últimos acontecimientos en Oriente Próximo son sólo una señal:
  • 1 de noviembre: Vladimir Putin visitó Irán para insistir que Rusia no va a ceder ante las presiones de EEUU, Arabia Saudí e Israel de abandonar a Irán, y también para firmar varios acuerdos estratégicos con los persas, provocando un fuerte malestar entre los saudíes. Fue en 2014 cuando el Príncipe Bandar, jefe de la inteligencia saudí, fue a visitar a Putin para amenazarle de que dejara de apoyar a Bashar al Asad, el aliado de Irán, si no enviaría a los terroristas chechenos para destruir los Juegos Olímpicos de Sochi.  Putin se negó y una bomba mató a 15 personas en la estación de trenes de Volgogrado. Y ahora, el Estado Islámico, ejército copatrocinado por los saudíes, anuncia que va a aguarle la fiesta a Kremlin durante el Mundial de Fútbol del 2018.
  • 3 de noviembre: El Ejército sirio, con el apoyo de Rusia e Irán, recupera casi la totalidad de la ciudad de Deir Ezzor. La guerra y el Estado Islámico terminan su misión en Siria, destruida, y se trasladan al Líbano.  
  • 4 de noviembre: El primer ministro libanés, Saad Hariri, que había sido invitado a Arabia Saudí, anuncia su repentina dimisión en Riad, que no en Beirut. Luego ataca a Irán por su injerencia en los asuntos libaneses, al Partido de Dios (Hizbolá) de ser un estado dentro del estado, e insinúa que puede ser asesinado por ellos. ¡Hariri parecía abducido! Días antes, “libre” y en su país, había elogiado a Irán por su papel “estabilizador” en el Líbano, y había mandado reabrir la embajada en Damasco después de siete años. Las redes sociales libanesas se mofaban de la trampa tendida por Riad: le invitaron para “secuestrarle” y forzarle a leer una declaración anti-iraní y luego dimitir. “Parpadee dos veces si quiere que vayamos a salvarle“, le decía uno de los tweets.Así, Arabia provocaba una crisis institucional en el frágil estado libanés (que estuvo dos años sin presidente), de consecuencias imprevisibles, justo cuando Israel ha amenazado con atacar el país. Esta renuncia también puede ser una táctica dirigida a mejorar la posición de Hariri dentro de un nacionalismo libanés que cuestiona la lealtad de Hizbolá a la “patria” por exhibir en sus actos las imágenes de los dirigentes de Irán. Es cierto que Hizbolá nació en Teherán, pero también lo es que Saad Hariri recibe órdenes y dinero de Riad. El estratégico país es otro de los terrenos donde las potencias internacionales y regionales libran su pulso por la hegemonía regional, comprando voluntades de los políticos. Israel, con el respaldo de EEUU y Arabia Saudí, se prepara para lanzar un mortal ataque contra Hizbolá en Siria y en el Líbano, e Irán afirma estar listo para responderle. En esta región, donde sobran belicismo y fanatismo judío, sunnita y chiita, ha desaparecido la cultura de diálogo, negociación y la de “reparto del pastel” sin dejar a miles de muertos ajenos en el camino.
  • 5 de noviembre: Un misil lanzado por los hutíes yemeníes a Arabia es derribado cerca del aeropuerto de Riad, y los Saud –padrinos del “terrorismo yihadista”acusan a Irán de estar detrás de éste “acto de guerra” cuando el misil era de fabricación rusa y propiedad del ejército yemení. Es más, a Irán le es imposible acceder a un Yemen rodeado de bases militares de EEUU, Reino Unido y Arabia. Donald Trump, que tras recibir un cheque de 110.000 millones de dólares de los jeques ha dejado de señalarles por los atentados del 11S, afirma estar con los aliados árabes, estrechando el cerco alrededor de Irán. Ambos países que cooperan en el genocidio del pueblo yemení, ocultan sus objetivos así como la mayor crisis humanitaria del mundo que han provocado en esta tierra azotada por el hambre y el cólera. La agresión militar, lanzada en 2015 por el “Trump Saudí” el príncipe Mohammed Bin Salman (apodado “MBS”), y que iba a restaurar el control de Arabia sobre Yemen en seis meses, ha costado decenas de miles de vidas yemeníes y ha arruinado (junto con el pago del sueldo y armas del Estado Islámico en Siria e Irak, la corrupción y despilfarro en la compra de armas) las arcas públicas del reino. Y justo es este factor uno de los motivos del siguiente acontecimiento: “Suelten la pasta o les enviaré al talego”
  • 5 de noviembre: El rey Salman cita a 11 príncipes y 38 ex ministros en el Hotel Ritz-Carlton de Riad para una “importante consulta” y una vez allí los encierra en el hotel sin ninguna orden judicial. Les acusa, en una declaración propagandística, de corrupción y congela el movimiento de sus fortunas. Durante esta redada, que puede continuar con más arrestos, muere en circunstancias extrañas el príncipe Abdul Aziz bin Fahad, de 44 años, y uno de los críticos de MBS. Entre los “huéspedes” de la lujosa prisión se encuentra Alwaleed bin Talal, dueño de una fortuna de 18.000 millones de dólares, y del rascacielos de 99 plantas en Riad, quien al parecer se había negado a apuntalar la economía de Arabia. Talal, apodado El Príncipe Rojo, por pertenecer al Movimiento de Príncipes Libres, también tuvo su encontronazo con Trump candidato, al decir que sería una desgracia para EEUU que él se convirtiese en presidente.Entre los propósitos reales del golpista MBS están hacerse personalmente con el control de las propiedades de los millonarios detenidos, dentro y fuera del país, y así financiar el ambicioso Plan de reformas del 2030 ( la privatización del 5% de la  Petrolera estatal Aramco también se debe a este objetivo), y convertirse él mismo en uno de los hombres más ricos del mundo. Cierto que hasta ahora no ha habido ningún motín o protesta social o militar por dichas medidas, pero está por ver si MBS logra consolidar el poder que ha arrebatado al verdadero príncipe heredero Mohamed ben Nayef, bajo arresto domiciliario.** Las próximas guerras de Oriente Próximo además de la bandera kurda, llevarán también el sello “chiita-sunnita” marcado por el conflicto entre las dos teocracias iraní- saudí. En una exhibición de poderío “religioso”, la República Islámica ha organizado la marcha de cerca de 3 millones de personas hacia la ciudad iraquí de Karbala, para conmemorar Arbain, el día 40 después del aniversario del martirio del Imam Husein, nieto de Mahoma. Mientras los sufridos habitantes del Libano (incluidos los refugiados palestinos y sirios) con el corazón en un puño, vigilan con un ojo las fronteras porosas del país, y con el otro miran al cielo, y no precisamente para pedir un milagro. Y la ONU y el movimiento por la paz muertos."                 (Nazanín Armanian , Público, 10/11/17) 

    "Visita fugaz de Macron a Riad en medio de la tensión entre Arabia Saudí e Irán.

    El presidente francés, Emmanuel Macron, ambiciona un papel central en la resolución del explosivo tablero de Próximo Oriente. El jueves, en un viaje relámpago e inesperado de dos horas a Arabia Saudí, buscó realzar su papel como mediador en las crisis paralelas en Líbano e Irán, que, sumadas a los problemas internos de Arabia Saudí, han puesto la región en tensión.

    Macron anunció su visita a Riad, la capital saudí, durante una rueda de prensa Dubai. Le acompañaba su esposa, Brigitte Macron. La visita, que consistió en una reunión con el príncipe heredero, Mohamed Bin Salmán, no figuraba en el programa.

    Y suponía, para el nuevo presidente francés, el riesgo de intervenir en un país sumido en un proceso de purgas internas y en un conflicto político y diplomático con un país próximo a Francia como es Líbano. (...)

    El presidente francés cree que sólo teniendo en cuenta los miedos de los países de región ante el Irán ascendente puede salvarse el acuerdo nuclear. “Me aplicaré en convencer a quienes tendría la voluntad de poner en causa el acuerdo de 2015”, dijo en alusión a EE UU y Arabia Saudí.

    El otro motivo del viaje de Macron a Riad, para su primera reunión con Bin Salmán desde que en mayo llegó al Elíseo, es Líbano, en crisis por la confusa dimisión del primer ministro, Saad Hariri, que actualmente en Arabia Saudí. “No voy a comentar decisión de Hariri”, avisó, antes de subrayar que la prioridad de Francia es la estabilidad de este país y la fortaleza de sus instituciones. (...)"              (El País, 10/11/17)


    "La gran purga de Arabia Saudí.

    El proceso de concentración de poder en Arabia Saudí en manos del príncipe heredero Mohamed bin Salmán no terminó con su llegada al primer puesto de la línea de sucesión. 

    Este fin de semana, se han producido hechos que cuentan pocos precedentes en la historia del país en las últimas décadas, y ninguno de ellos tiene tanto calado.

    El hombre más rico del país –el príncipe Alwaleed bin Talal–, el jefe de la Guardia Nacional, el ministro de Economía, varios miembros de la familia real y decenas de exministros y empresarios han sido detenidos bajo la acusación de corrupción. La única consideración hacia estos integrantes de la élite política del país es que los más importantes han sido encerrados en un hotel de cinco estrellas. Los clientes fueron desalojados antes y ahora aparece en su web todo reservado para los próximos 25 días.

    Es probable que, como es costumbre en el país, después pasen a arresto domiciliario en sus lujosas mansiones, pero la gravedad de las acusaciones y los primeros mensajes de la propaganda oficial no permiten asegurarlo ahora.

    “Las leyes se aplicarán con firmeza a todos aquellos con acceso a fondos públicos, y que no lo protegieron, lo malversaron o abusaron de su poder o influencia”, dijo un comunicado del rey Salmán leído en la televisión pública.

    Las detenciones no han sido ordenadas por un tribunal ni ejecutadas por la policía. Han sido responsabilidad de un nuevo organismo contra la corrupción establecido hace tan sólo unos días. Sus competencias son similares a las de una fiscalía, con capacidad para requerir a instituciones financieras información sobre empresas e individuos y el derecho a ordenar medidas preventivas (es decir, detenciones) antes de trasladar los casos a los tribunales. Obviamente, responde sólo ante MbS.

    Bin Talal es la pieza más conocida de esta purga interna. Forbes estima que su fortuna personal y activos superan los 17.000 millones de dólares. Cuenta con un importante paquete de acciones en News Corp, Citigroup y Twitter, entre otras muchas empresas occidentales. El fondo de inversiones que es en su mayor parte propiedad suya cuenta con unos activos de 12.000 millones de dólares.

    En cierto modo, es una rara avis en la familia real saudí y sus ideas son mucho menos reaccionarias que lo habitual en ese colectivo. Nunca ha tenido una actividad política reseñable en su país. Hay dos hechos sobre él que no se deben olvidar en estos momentos. Manifestó en público su poco aprecio por Donald Trump y se sospecha que su padre, Talal bin Abdulaziz al Saud, de 82 años, se opuso al fulgurante acceso al poder del príncipe heredero y futuro rey. El dato que se esgrime para justificarlo es que votó en contra de la destitución del anterior príncipe heredero. No es un dato confirmado, porque los hechos que ocurrieron en esos días aún están rodeados de cierto misterio.

    En Arabia Saudí, cualquiera que cuestione la inteligencia de la intervención saudí en la guerra de Yemen acabará a buen seguro detenido. No hay información confirmada de que Bin Talal se haya manifestado en público en ese sentido. Su padre sí lo hizo muy pronto, en 2015, al tacharla de fracaso. Denunció que los aviones saudíes estaban siendo pilotados por extranjeros, “mercenarios” les llamó. Quizá por eso el hijo anunció que regalaría cien Bentleys a los pilotos saudíes que participaran en los bomabardeos. Una forma de hacerse perdonar el error de su padre.

    En el plano institucional, la medida más grave es la destitución y detención del príncipe Miteb bin Abdullah, jefe de la Guardia Nacional, uno de los tres principales organismos de seguridad del país. Miteb es hijo del anterior monarca, lo que le colocaba en una posición muy prominente en la estructura jerárquica de la familia real saudí.

    Es tentador calificarlo de rival potencial de MbS, pero no hay indicios conocidos de que estuviera conspirando para sustituirle.
    En su origen, la Guardia Nacional fue una milicia tribal que terminó evolucionando hasta pasar a ser una fuerza de seguridad moderna. Lo que no cambió fue su misión: servir de contrapeso al Ejército y Policía para proteger a la familia real de cualquier amenaza interior.

     Era y es el seguro que impediría el triunfo de un golpe militar. Eso ahora no parece un peligro inminente, pero en los años 60 y 70, una época turbulenta en la que se produjeron numerosos golpes de Estado en el mundo árabe, su función era esencial en la protección de la monarquía. Cuenta actualmente con más de 100.000 miembros y no depende del Ministerio de Defensa. Ahora estará bajo el dominio de MbS.

    Otros detenidos relevantes, según medios de la región, son Turki bin Abdullah, exgobernador de la provincia de Riad y también hijo del anterior rey; Bakr bin Laden, presidente del Grupo Bin Laden, una de las mayores corporaciones del país en construcción e infraestructuras; Saud al Dawish, exconsejero delegado de Saudi Telekom Company; y Waleed Ibrahim, presidente del grupo de comunicación MBC.

    La purga de este fin de semana no se puede disociar del estado de salud del rey Salmán. El pronóstico más extendido es que a finales de este año o principios del siguiente el monarca abdicará y cederá el trono a su hijo, de sólo 32 años. Para entonces, MbS habrá puesto bajo su control todos los poderes del Estado. En una monarquía absoluta como la saudí, eso no es una sorpresa, pero conviene recordar que los pasos dados por el príncipe heredero, con el presumible apoyo de su padre, suponen el fin del reparto de poder que la monarquía saudí ha establecido durante décadas.

    Los asuntos principales de la familia real saudí –y por tanto, del Gobierno– eran dirimidos por consenso entre los hijos principales del fundador del Estado, cuyos hijos mayores o más preparados iban ocupando la estructura política del país. Ningún monarca imponía su voluntad sin tener muy en cuenta las posiciones de sus hermanos. Era en cierto modo un gobierno de coalición que aseguraba que cada rama de la familia real obtuviera la posición política y los beneficios económicos acordes con su rango.

    MbS ha acabado con toda esa estructura de poder –difícil de sostener en un Estado moderno– para hacerse con el control absoluto. Si habitualmente se lee mucho la palabra temerario en los perfiles que se escriben sobre él es porque ha sido implacable en sus decisiones a la hora de colocar a gente su confianza en los puestos clave, eliminar a sus enemigos reales o ficticios y embarcar al país en una política militar expansionista dirigida a enfrentarse con Irán.

    Hay que situar en ese contexto la dimisión del primer ministro libanés, Saad Hariri, que estaba al frente de un numeroso Gobierno de coalición en el que estaba incluido Hizbolá. Hariri anunció el sábado su retirada en Arabia Saudí, un gesto insólito, ya que no es habitual que un jefe de Gobierno presente su dimisión en el extranjero. Los saudíes no estaban muy contentos con que el Gabinete incluyera miembros de Hizbolá, fiel aliado de Irán y participante activo en la guerra siria en apoyo del Gobierno de Asad.

    La acusación de corrupción sobre los detenidos, de la que aún no se conocen muchos detalles, es difícil de comprender desde fuera a causa de la íntima relación entre la fortuna de la familia real y los activos del Estado. Cada miembro de la familia –con unos 20.000 miembros, está claro que es algo más que una familia convencional– recibe recursos económicos en atención a su rango, y además privilegios para desarrollar todo tipo de negocios rentables que en otros países están en manos del Estado o de corporaciones sin relación directa con el poder.

     La distinción entre fortuna personal y derechos adquiridos por voluntad del monarca nunca está muy clara. La legislación tampoco ayuda mucho, porque los negocios e inversiones no se llevan a cabo en función de lo que marca la ley sino de la proximidad con los miembros más poderosos de la familia real.

    En cuanto a ostentación de riqueza, el príncipe heredero compró en 2015 por 500 millones de euros un yate de 134 metros de eslora, propiedad de un millonario ruso, que vio en una visita a la costa del sur de Francia. Envió alguien a comprarlo y la venta se hizo en unas pocas horas, según confirmó una fuente cercana al millonario, que lo dejó libre al día siguiente.

    En países con poca seguridad jurídica, no es complicado que un negocio aparentemente legítimo pase a ser considerado una violación de  la ley si el titular ha caído en desgracia o es visto como una posible amenaza para el Gobierno.

    MbS está embarcado en un ambicioso programa de reformas económicas para que el país no dependa en absoluto de los ingresos del petróleo y pueda recibir inversiones extranjeras. Las cifras son impresionantes, pero a día de hoy no se han traducido en iniciativas económicas reales. El paso más novedoso es la salida a Bolsa de una parte del capital social de Aramco, la empresa pública del petróleo y gas. Se dijo que iba a ser la mayor oferta pública de acciones de la historia. Ahora es posible que se limite a una adjudicación directa a un grupo de grandes inversores, incluidos fondos soberanos. La decisión no está tomada.

    El mensaje oficial es que la lucha contra la corrupción es necesaria para atraer capital extranjero. Está por ver si los candidatos a poner millones de dólares aceptarán arriesgar su dinero en un país en el que los interlocutores económicos habituales pueden acabar en prisión.
    Este domingo, la Casa Blanca difundió un comunicado con un breve resumen de la conversación telefónica que mantuvieron el sábado Trump y el rey saudí.

    No hay referencias en el texto a la purga, y sí a los intercambios comerciales entre ambos países, en especial el armamento: “El presidente aseguró al rey que apoyará la compra del material militar apropiado que servirá para la seguridad saudí y que ayudará a crear empleos en EEUU”.

    Puede ser una coincidencia y también es posible que el monarca informara a Trump de las inminentes detenciones. La difusión del comunicado sirve como luz verde de EEUU a los últimos acontecimientos en Arabia Saudí y de la estrecha relación entre ambos estados. Jared Kushner, yerno de Trump y consejero de la Casa Blanca, visitó Arabia Saudí sin anuncio previo a los medios a finales de octubre. La Casa Blanca no quiso informar sobre la identidad de las personas con las que se reunió. Es muy probable que se viera con el príncipe heredero. Fue su tercera visita al país este año.

    La apuesta de Washington por MbS continúa siendo tan firme como antes.

    11.00

    Una noticia más arroja una sombra de sospecha más terrible sobre los sucesos de estos días. El príncipe Mansur bin Muqrin, de 44 años, falleció el domingo en un accidente de helicóptero ocurrido en el sur del país, cerca de la frontera con Yemen. Visitaba junto a otros altos cargos una serie de obras de infraestructura en la provincia de Asin, de la que era vicegobernador.

    No ocupaba puestos políticos muy importantes, pero sí formaba parte de una de las ramas principales de la familia real. Su padre fue príncipe heredero, pero sólo desde enero a abril de 2015.

    Las razones del accidente no están aún claras. Ocurrió un día después del lanzamiento de un misil por rebeles huzíes desde Yemen que impactó sin causar víctimas cerca del aeropuerto de Riad. El hecho podría estar conectado con la guerra de Yemen o haberse debido a un percance técnico. Inevitablemente, los rumores que siempre acompañan a las noticias saudíes lo relacionan con un asesinato, con la versión de que Muqrin intentaba huir del país y el aparato fue derribado."                  (Guerra eterna, 05/11/17)

Puta, sindicalista y feminista, Georgina Orellana es la secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina... integrada en la Central de Trabajadores de la Argentina

"Puta, sindicalista y feminista. Georgina Orellana es la secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (AMMAR), un colectivo reconocido por la Central de Trabajadores de la Argentina que agrupa a más de 6.000 trabajadoras sexuales. 

Su objetivo: conseguir el reconocimiento institucional de su profesión. Hablamos con Georgina en la sede en Madrid de Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de las trabajadoras del sexo.

Lo primero que me llama la atención es que AMMAR está reconocida como parte del movimiento sindical.

Sí. AMMAR es una organización que ya lleva 22 años y desde sus inicios se integró en la Central de Trabajadores y Trabajadoras de la Argentina, que tiene un nuevo modelo sindical que permite nuclear, no solamente aquellos trabajos que están reconocidos por el Estado, sino también todos los movimientos sociales que luchan precisamente contra la precarización laboral, contra los marcos ilegales, por acceder a derechos laborales.

Las trabajadoras sexuales estamos nucleadas en una central obrera y somos parte de la cotidianidad de estar todo el tiempo con otros sindicatos, con otros trabajadores y trabajadoras. Tenemos un camino reconocido en el mundo sindical argentino. 

Nosotras, más allá de que nuestro país no reconozca nuestro trabajo como un trabajo, ya ganamos mucho espacio cuando la CTA [Central de Trabajadores de la Argentina] nos reconoció como trabajadoras.

¿El Gobierno argentino os tiene también como un agente interlocutor?

No, nuestra lucha es justamente esa. En Argentina el trabajo sexual no está contemplado como un delito pero en los últimos años se han aprobado muchas normativas, leyes y ordenanzas para combatir la trata de personas que equipararon nuestra actividad con la trata y con las que se han prohibido ciertas modalidades del trabajo sexual. 

Han prohibido el trabajo sexual en pisos, en whiskerías, en cabaret. Han prohibido también la oferta de trabajo sexual en medios de comunicación. Muchas de nuestras compañeras han tenido que generar otros mecanismos para seguir trabajando, de manera mucho más precaria y mucho más clandestina, porque no pueden publicar sus servicios en los clasificados de los diarios.

 Su alternativa son los volantes en la vía pública, pero eso también ha generado que una parte del movimiento feminista que considera nuestro trabajo como una actividad que violenta el cuerpo de la mujer haya hecho campaña para estigmatizar esa forma de trabajo. Todas estas ordenanza y leyes que han salido adelante lo han hecho impulsadas por el feminismo abolicionista. Nuestras voces no fueron escuchadas y no fuimos parte de las mesas de discusiones.

Frente al feminismo abolicionista, vosotras también os consideráis feministas y estáis reconocidas por buena parte del movimiento feminista argentino.

Tenemos un reconocimiento a nivel social y dentro del feminismo que hemos logrado a través de los años, cuando comenzamos a incidir, entendiendo que el feminismo también nos pertenece, que también las trabajadoras sexuales somos feministas. 

El feminismo históricamente ha excluido a ciertos sectores, no solamente a las compañeras lesbianas, negras, musulmanas o a las compañeras trans, sino que también hay una historia de exclusión dentro de los feminismos hacia las prostitutas. 

La gran batalla que damos ahí es marcar la agenda, que nuestras voces sean escuchadas, interpelar al feminismo que no nos reconoce como un sujeto de derechos para que se comprenda que, más allá de que cada una pueda tener una posición sobre la prostitución, abolicionista o a favor del reconocimiento de derechos, lo importante es que el sujeto debe decidir por sí mismo. 

Creemos importante que, cuando se despliegan políticas punitivas o políticas públicas sobre un sector, sea ese sector el que tenga que decidir, no que otros hablen por él. Ese es el feminismo que nosotras defendemos, la principal ética feminista en torno a la autonomía de las mujeres.

Ahora os enfrentáis a la represión que se deriva, desde 2012, de la nueva Ley de Trata, pero vuestra reclama es la regulación de la profesión.

Nosotras lo que comprendemos es que la prostitución sí está regulada por el Estado, pero de una manera punitiva. Nuestra lucha es que se regule desde el derecho laboral.

¿Y hay algún modelo que consideréis más positivo? 

Son muy pocos los países que tienen regulado el mercado sexual. Hemos profundizado en cada modelo, hablado con colectivos de trabajadoras sexuales, y con el que más sentimos empatía es con el modelo de Nueva Zelanda, pero también entendemos que cada país tiene su propio contexto socio económico. 

No es lo mismo Nueva Zelanda que Argentina, aparte de que son países con marcos legislativos y sociedades distintas. En nuestro país hay que seguir dando la batalla cultural más allá de que tengamos leyes de vanguardia, como la del matrimonio igualitario o la de igualdad de género. Hay otras que nos tienen como protagonistas a las mujeres que todavía están pendientes: una es el aborto, otra es el trabajo sexual.

Lo que hicimos fue preguntarnos a nosotras mismas de qué manera queremos que el Estado reconozca nuestros derechos. No hablamos de un modelo reglamentarista, tampoco hablamos de un modelo de regulación.

 Hablamos de un reconocimiento de derechos. No queremos que el Estado intervenga al 100% en nuestra vida, queremos tener autonomía en el trabajo sexual, pero entendemos que el Estado tiene que estar presente con derechos y garantías, garantizar que tengamos acceso a la obra social, al aporte jubilatorio, a vivienda, a la educación para aquellas compañeras que no han tenido la posibilidad de terminar la Primaria y Secundaria.

También entendemos que las compañeras deben poder trabajar sin ser perseguidas por las fuerzas de seguridad, sin tener que pagar coimas [sobornos] o cánones a la policía para que les dejen trabajar tranquilas, y hablar también de un marco de descriminalización.

 En Argentina tenemos muchas leyes que criminalizan ciertos espacios: la vía pública, los avisos clasificados, los lugares de alterne, los pisos. Creemos que debe haber una discusión con esas legislaciones y debemos ser nosotras las que estemos sentadas ahí y podamos decidir de qué manera queremos trabajar, respetando que el mercado sexual es muy amplio y hay muchas modalidades, y la ley que queremos llevar adelante tiene que ser inclusiva.

¿Puedes contar más sobre el modelo de Nueva Zelanda?

Es un modelo que se considera 'neorregulacionista' y que incluye políticas públicas para las trabajadoras sexuales, el impulso de cooperativas para que las trabajadoras puedan agruparse y trabajar de manera autónoma. También la creación de una mesa de diálogo para tratar mejoras a la ley en la que estén incluidas las trabajadoras sexuales. 

Es una ley pensada para beneficiar a las trabajadoras sexuales. En otros países, las leyes van más en beneficio de las terceras partes, de los empresarios. En cambio el modelo neorregulacionista de Nueva Zelanda tiene más una perspectiva de derechos laborales para las trabajadoras sexuales.

Entonces no es una ley que beneficia a los prostíbulos.

No. Aparte, crea la posibilidad de que el Estado pueda otorgar créditos para que las trabajadoras sexuales puedan crear una cooperativa.

Pero, con Mauricio Macri gobernando Argentina desde 2015, la situación no parece muy propicia para conseguir este reconocimiento. ¿Ha empeorado la situación que vivís desde que comenzó su gobierno?

Desde que está gobernando ha desplegado políticas neoliberales y arrasado con muchas políticas públicas que fueron conquistas por el movimiento de mujeres, por el movimiento feminista y, sobre todo, por la clase trabajadora. 

La violencia hacia nuestro sector se ha recrudecido. Hay más persecución policial hacia las trabajadoras sexuales. Hay una disputa sobre quien puede hacer uso del espacio público y quien no, donde quedamos fuera las trabajadoras sexuales, las trans, todas aquellas que pertenecemos a los sectores populares, los migrantes. 

Dieron más capacidades a a las fuerzas de seguridad para que puedan tomar acción contra nosotras, amparados en discursos xenófobos, transfóbicos y putofóbicos. Hay detenciones arbitrarias por no portar DNI, por averiguación de antecedentes a partir de importación de rostros. No es lo mismo ser blanca que ser negra… Todo eso ha vuelto de nuevo, y hay al menos una parte de la sociedad que apoya echar a los migrantes, no quieren a las travestis, no quieren a las putas... quieren un espacio público “limpio”.

Claramente sabemos que este no es un contexto propicio para poder impulsar leyes como las que reivindicamos, cuando la gran mayoría de actividades diarias de la militancia se basan justamente en eso, en defender que nuestras compañeras no se vayan presas, que ninguna compañera trabajadora sexual migrante sea expulsada,en ayudar a que las compañeras puedan hacerse su documentación. Nosotras somos las primeras que intervenimos ante una detención arbitraria en las comisarías y también pedimos colaboración de otros sectores de movimientos sociales para que también puedan visibilizar la problemática.

Ahora se está discutiendo una reforma laboral, pero nosotras estamos en un escalón mucho más abajo: no tenemos reconocido nuestro trabajo, trabajamos en la clandestinidad, perseguidas por la policía, estigmatizadas por una parte de la sociedad, excluidas por una parte del feminismo, y ahora hay una reforma laboral que viene a arrasar con los derechos que la clase trabajadora ya había conquistado, así que no es un momento propicio para pedir cambios de leyes.

 Pero sí es un momento propicio para, desde la resistencia, hacer alianzas con sectores del movimiento feminista, del movimiento de mujeres, del movimiento sindical, y hacerles comprender que las trabajadoras sexuales somos parte de la sociedad y también abrazamos otras causas que nos interpelan y nos pertenecen.

También es buen momento para poner sobre la agenda, sobre todo del kirchnerismo, que estuvo 12 años en el gobierno y desplegó unas leyes prohibicionistas sobre nuestro sector, que hoy han dejado a un gobierno liberal todos esos dispositivos estatales en bandeja y es por eso que ahora se despliega una mayor violencia.

 Encontrarnos en la calle con los movimientos que apoyan al kirchnerismo hace que ganemos en aliados y se pueda hacer ver que las leyes que llevan a cabo los gobiernos de izquierdas no terminan favoreciendo a ciertos sectores si estos no son escuchados. Respecto a esto sí que hemos logrado que muchas agrupaciones políticas alineadas con el kirchnerismo nos incluyan en su agenda feminista, de género, y vengan a preguntarnos qué es lo que queremos para que mejore nuestra vida.

Cambiando de tema, veo que llevas la palabras 'puta' tatuada en el brazo. Supongo que es para reivindicarla y reapropiárosla.

Nosotras históricamente dentro del movimiento de trabajadoras sexuales en Argentina rechazábamos las palabras puta y prostituta. Nuestra identidad principal siempre fue la de trabajadora sexual, primero porque es propia de nuestro sector, segundo para situarnos como parte de la clase trabajadora. 

Nos escapábamos de esas muchas otras palabras que siguen usándose como insulto dentro de esta sociedad machista y patriarcal, que durante mucho tiempo nos han herido. Nos ha dado vergüenza cuando se referían así hacia nosotras porque son palabras que cargan con mucho estigma y discriminación.

 Cargan con la intención de aleccionar a las mujeres que nos salimos de las normas establecidas. No por nada nuestro oficio es utilizado como un insulto, cosa que no pasa con otros oficios. No se dice albañil como insulto, no se dice empleada de casa particular como insulto. Se dice puta porque hay un sector de trabajadoras sexuales que está estigmatizado, que trabaja con una parte del cuerpo que una parte de la sociedad la sigue considerando con una concepción de sacralidad.

Luego de participar en un encuentro en 2014 acá en Barcelona con el movimiento de trabajadoras sexuales de Europa, que orgullosamente llevaban remeras [camisetas] en las que ponía “putas feministas” y se reivindicaban así, discutimos en AMMAR y decidimos que sí, que ya demasiado le regalábamos al patriarcado todos los días como para seguir regalándole también parte de nuestra identidad.

 Que tenemos que dar la batalla no solamente en las leyes y desde la transformación social, sino también apropiándonos del discurso, apropiándonos del lenguaje."                   (Ter García  , El Salto, 12/11/17)