15.12.17

Así contribuye el Ibex-35 al aumento de la desigualdad en España. Estas empresas anteponen retribuir a sus inversores y altos directivos, a costa de mantener salarios dignos, acabar con la brecha salarial de género o llevar a cabo prácticas fiscales responsables

"La mayor parte de las empresas del Ibex-35, en su búsqueda de la maximización de la rentabilidad en el corto plazo, priorizan políticas y prácticas que contribuyen al aumento de la desigualdad". 

Esa es la principal conclusión del último informe de la ONG Oxfam Intermon, que bajo el elocuente título de Diferencias abismales, viene a certificar de nuevo que en los últimos años la desigualdad económica y social se ha disparado en España, donde cada vez hay más personas con salarios bajos mientras se incrementa la concentración de la riqueza en unas pocas manos

El informe es contundente en su denuncia contra las prácticas de las grandes empresas españolas, a las que responsabiliza en buena medida del aumento de la desigualdad: "Estas empresas anteponen retribuir a sus inversores y altos directivos, a costa de desatender las medidas de contribución social que tienen en sus manos, como garantizar salarios dignos, mantener unas diferencias salariales razonables, acabar con la brecha salarial de género y llevar a cabo prácticas fiscales responsables". Se puede decir más alto, pero no más claro.

La ONG recuerda que la economía española crece a un ritmo medio del 3% del PIB y que incluso crecen con mayor dinamismo los beneficios empresariales: un 4,9% en 2016. "Sin embargo, este crecimiento no se ha traducido en un aumento del sueldo medio en el conjunto del país, que bajó un 0,8% en 2016 respecto a 2015".

 El caso del Ibex-35 es aún más sangrante: las empresas del selectivo español obtuvieron en 2016 un beneficio conjunto de 34.000 millones de euros, una subida respecto al año anterior de un 46%. Sin embargo, los sueldos medios en estas empresas aumentaron sólo un 0,3%.

España sigue el país de la UE donde más se ensancha la brecha entre ricos y pobres, una herencia maldita de la crisis económica que hasta ahora no se ha podido subsanar. Lo confirmaba hace escasos días la propia Comisión Europea y lo vuelve a hacer Oxfam Intermon en su informe, pero dibujando una realidad incluso peor: la ONG recuerda que entre 2008 y 2016 el número de millonarios ha aumentado un 60%, mientras que desde 2013 el número de personas que ganan menos de 6.000 euros anuales ha crecido un 35%; recuerda también que en 2007 el salario medio de los mejor pagados en España era 7,32 veces mayor que el de los peor pagados y en 2016 esa proporción fue de 9,8 veces; o que el 10% de los trabajadores que menos gana ha perdido un 7,8% de su sueldo entre 2007 y 2016; en cambio, el 10% que más ingresa ha visto incrementado el suyo en un 24,5%.

"En cifras netas mensuales, en 2007 las personas peor pagadas ingresaban de media 502 euros al mes, mientras que en 2016 solo 463 euros. Dejar de ganar 40 euros al mes, con unos ingresos tan bajos, supone una gran diferencia", añade el informe de la ONG a guisa de denuncia.
Son muchos los responsables de esta situación, empezando por las políticas de austeridad impulsadas por el Gobierno del PP y la propia Unión Europea, pero el informe de Oxfam Intermon se centra en el papel desempeñado por el Ibex-35.

El principal factor que impulsa la desigualdad es la diferencia de ingresos. La ONG denuncia la abismal diferencia salarial que se produce en las grandes empresas españolas: "De media, un primer ejecutivo [el presidente] de una empresa del Ibex gana 112 veces el sueldo medio de la compañía, y 207 el sueldo más bajo". 

A medida que se desciende por la cadena de mando, esas diferencias se reducen, pero aún así siguen siendo enormes: el sueldo medio de los altos directivos de una empresa del Ibex es 25 veces superior al sueldo medio de la empresa y 47 veces mayor que el sueldo más bajo. En cuanto a aquellos que se sientan en el consejo de administración de la empresa, ganan 19 veces el sueldo medio y 35 veces el sueldo más bajo de la empresa que dirigen. 

Pero la responsabilidad de las grandes empresas españolas en el aumento de la desigualdad va más allá de las retribuciones de los trabajadores. Hay otros dos factores que hacen del Ibex-35 un generador de desigualdad: la creciente externalización de los servicios a los que recurren estas empresas y su escasa aportación tributaria, aún muy por debajo del nivel anterior a la crisis. 

Cerca del 90% de las compañías españolas con un volumen de facturación superior a los 12 millones de euros anuales recurre a la externalización de servicios y a la subcontratación, afirma el informe. Oxfam Intermon asegura que esta creciente tendencia "genera una fuerte desigualdad entre empresas, de tal forma que los trabajadores de mayor cualificación se concentran en ciertas compañías, y los de menor en las empresas que prestan los servicios externalizados". Además, recuerda la ONG, "las externalizaciones pueden traducirse en rebajas salariales de distinto grado y en un empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores". 

Pero lo más grave desde un punto de vista ético es la deficiente aportación de las grandes empresas del Ibex al sostenimiento de las arcas públicas. El sistema fiscal es la principal herramienta con la que cuenta cualquier país para tratar de corregir la desigualdad. Y ahí las empresas del Ibex suspenden: en 2016, el Impuesto de Sociedades recaudaba menos de la mitad de lo que lo hacía en 2007. "La proliferación de ventajas fiscales a empresas y la amplia presencia en paraísos fiscales tienen mucho que ver con esta realidad", explica Oxfam Intermon.

Sirva un solo dato para comprender esta realidad: "En 2007, el Impuesto de Sociedades aportaba el 22% de los ingresos fiscales de nuestro país y el IRPF, IVA y los impuestos especiales, todos ellos soportados fundamentalmente por las familias, un 74%. Esta proporción pasó a ser en 2016 del 12% por parte de las empresas y del 83% por parte de las familias".
El informe señala, además, que la presencia de las empresas del IBEX-35 en paraísos fiscales alcanza las 996 filiales, lo que enturbia y dificulta su control fiscal.

 "Todas salvo una, Aena, tienen en estos momentos presencia en territorios considerados como paraísos fiscales sin estar en principio directamente vinculada a la práctica principal de su negocio", denuncia el informe. 

En paralelo, las grandes empresas están más interesadas en repartir dividendos entre sus accionistas que en la reinversión productiva. En 2016 el conjunto de las empresas del IBEX-35 repartió un total de 23.000 millones de euros en dividendos. "En promedio, las empresas pagaron en 2015 aproximadamente el triple de dividendos que de impuestos", señala Oxfam Intermon. 

Como en todo buen informe, los autores no se conforma sólo con hacer un diagnóstico de la situación, sino que proponen soluciones. Las de Oxfam Intermon son sencillas: aumentar el Salario Mínimo Interprofesional hasta los 1.000 euros al mes, establecer escalas salariales justas; implementar una nueva ley que reduzca la evasión y la elusión fiscal y que erradique el uso abusivo de los paraísos fiscales. Sólo falta ponerlo en práctica, sólo falta la voluntad política. "                  (Jorge Otero, Público, 29/11/17)

Irán, Venezuela y Rusia están pensando emitir criptomonedas, para esquivar las sanciones impuestas por Estados Unidos y para alejar sus economías del sistema del Dólar

"(...) en Bretton Woods (1948) se acordó aceptar el Dólar norteamericano como la moneda de referencia para los intercambios internacionales, con la condición de que el dólar fuese convertible en oro a una tasa de 35 dólares por onza de oro. 

Ese compromiso fue abandonado en 1971y el Dólar norteamericano se mantuvo como referencia porque los países productores de petróleo acordaron que solo venderían petróleo a quien se lo pagara en dólares.

Con esa decisión al hacerse ser convertible en petróleo el dólar pasó de hecho a tener un respaldo en petróleo. Algo así pudiera hacer Venezuela al emitir su criptomoneda bolivariana: el Petro. Venezuela debe hacerlo convertible en petróleo a una tasa fija: digamos 65 Petros el barril de petróleo.

 Como parece que Irán y Rusia están pensando también en emitir criptomonedas,  también para esquivar las sanciones impuestas por Estados Unidos y para alejar sus economías del sistema del Dólar. Venezuela podría coordinar con ellos la emisión de la suya, para darle un precio equivalente al barril de petróleo. Un problema es convencer a las empresas que tradicionalmente compran el crudo venezolano de que lo paguen en Petros. 

Es que el petróleo venezolano tiene algunas características por el cual es procesable sólo en refinerías especializadas en tratar ese tipo de crudo y muchas están ubicadas en el Golfo de México cerca del territorio norteamericano donde venden en dólares casi todos los productos de la refinación. 

La misma CITGO, la distribuidora de PDVESA para el mercado norteamericano sólo puede vender en dólares sus productos. La idea de adoptar una criptomoneda es buena, pero hay que estudiar el modo de hacerla convertible, para que tenga demanda y sea utilizada.

Como detalle anecdótico quiero señalar que la idea de monedas virtuales que ayuden los intercambios sin tener una expresión tangible no es tan moderna como parece.
 Sismondi cuenta en sus Nuevos Principios de Economía Política que en el siglo XVIII, los exploradores descubrieron que en Guinea los mandingas comerciaban entre ellos con una moneda virtual llamada Macute, que era inmaterial e intangible, pero que servía como referencia de valor. 

Por ejemplo se acordaba que una cabra valía 10 Macutes y una vaca podía valer 40 Macutes. Eso permitía cambiar una vaca por 4 cabras.

Las criptomonedas han tenido algún éxito porque para salvar a los banqueros de la quiebra los bancos centrales emitieron dinero sin respaldo, que regalaron a los bancos y que terminó devaluando su poder adquisitivo, como sucede todas las veces que se emite dinero inorgánico (no producido por la economía). 

Ese fenómeno unido a los intereses nulos o negativos, hizo que el público experimentara con las criptomonedas, aunque no tengan algún respaldo. Es una tendencia a tener un ahorro virtual con fines especulativos, puede que cambie ahora que China y Rusia han vuelto el yuan (renmimbi) y el rublo convertibles en oro.

Si no se estudia con seriedad el lanzamiento del Petro, puede convertirse en una oportunidad perdida."                   (Umberto Mazzei , Alainet, 13/12/2017)
 

 "Como alternativa a la salida del euro y para conseguir la soberanía financiera:  europeseta electrónica de circulación interna (respaldada por la energía solar generada desde nuestros tejados)

Existe una descripción con mucho humor, de economía-ficción, sobre los beneficiosos efectos que se producirían si en Italia, el gobierno impusiera una moneda digital (allá por el 2020), para salir de la quiebra económica y política a la que la permanencia en el euro habría llevado al país. El objetivo se conseguiría rápidamente.

Los únicos perjudicados, los especuladores de la deuda. Ver: J. D. Alt: Europa, 2020: una ucronía iluminadora’. http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5467  )


Los artículos de Juan José R. Calaza (Juan José Santamaría y Juan Güell) muestran con gran claridad las ventajas de una europeseta electrónica de circulación interna: 
 

Para entender la europeseta electrónica. Qué es y, sobre todo, qué no es. Enlace: http://www.farodevigo.es/opinion/2012/12/02/entender-europeseta-electronica/720458.html


Para salir de la crisis sin salir del euro: España debe emitir europesetas (electrónicas). Enlace: http://www.farodevigo.es/opinion/2011/11/27/salir-crisis-salir-euro-espana-debe-emitir-europesetas-electronicas/601154.html  

Las europesetas electrónicas, complementarias al euro, estimularán el crédito sin efectos colaterales perversos. Enlace:  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=165815

Juan Torres insiste en que es necesario emitir una moneda complementaria al euro. Sus artículos:



Más información en: 'Si Grecia, España, o Andalucía emitiesen una moneda digital, respaldada por la energía solar instalada en sus tejados, alcanzarían la soberanía financiera. La de dar créditos a familias y empresas':    http://comentariosdebombero.blogspot.com.es/2014/06/si-una-autonomia-o-una-gran-ciudad.html

Si alguna vez lo fue, hoy el capitalismo ha dejado de ser el soporte de una sociedad democrática, justa y estable. El triunfo enfermo del capitalismo reside en haber eliminado a la oposición para mantener operando un sistema disfuncional y a todas luces injusto

"Antes de la gran crisis financiera de 2007 era raro escuchar hablar de capitalismo. El sistema social y económico existente en el mundo era considerado por la ideología dominante el resultado de un proceso natural.

 Si en alguna ocasión se hablaba de capitalismo era sólo para indicar que se trataba de un sistema ganador, un esquema de relaciones sociales que había triunfado sobre todos los demás (como lo demostraba el colapso del comunismo en la Unión Soviética). Hoy las cosas han cambiado.

A partir de la debacle de 2007 y del fracaso de la política macroeconómica para superar sus efectos negativos, hablar de capitalismo y de su evolución es algo común. Los reveses que sufre el capitalismo son múltiples y se necesita estar ciego para no percibirlos.

El primer fracaso se sitúa en el plano del crecimiento. Los economistas del establishment piensan que a raíz de la crisis estamos frente a un proceso de lento crecimiento o estancamiento secular. Pero lo cierto es que la tasa de expansión del capitalismo global ha venido disminuyendo desde hace más de 45 años.(...)

El segundo frente en el que fracasa el capitalismo se relaciona con la política económica. Es cierto que en las décadas de la posguerra la mezcla de política macroeconómica dio buenos resultados, pero hoy la política económica no es capaz de sacar a la economía mundial del entumecimiento. 

La política monetaria explora nuevos territorios mediante la inyección desorbitada de liquidez al sistema financiero, pero el efecto sobre la economía real ha sido muy débil o nulo (como en Japón durante los pasados dos decenios). Por su parte, la política fiscal no ha podido escapar del terrible dilema que le ha impuesto el sistema financiero global: si el Estado no disciplina sus finanzas, el mercado de capitales le castigará.

El tercer fracaso se relaciona con la única fuente de legitimidad social y política que tenía el capitalismo, a saber, su capacidad de mejorar el bienestar de las grandes masas de la población.  

Ese resultado no sólo depende de la acumulación continua de capital (hoy debilitada), sino de la redistribución de los logros económicos entre la población. Entre 1945 y 1975 el capitalismo desarrollado pudo elevar el nivel de vida promedio de la población. Sin embargo, desde 1973 el crecimiento de los salarios se estancó y el aspecto redistributivo del régimen de acumulación se transformó radicalmente. (...)

Las siguientes décadas estuvieron marcadas por una desigualdad creciente y la transferencia de recursos desde las clases más bajas hasta los más privilegiados de la pirámide social.

El cuarto frente en el que el capitalismo ha fracasado es quizás el más importante. La red de instituciones que proporcionan estabilidad al capitalismo es compleja y desempeña muchas funciones.  

Pero quizás el apoyo decisivo lo recibe de la idea de que capitalismo, democracia y libertad son criaturas que nacieron en el mismo nido. La verdad es que en ocasiones el capitalismo no ha tenido más remedio que respetar el sistema democrático, pero cuando se ha sentido fuerte ha escogido el camino de la violencia y la represión. Ese fue el destino de Allende y de Mossadegh.

A veces al capital le ha resultado costoso agachar la cabeza y aceptar esquemas de redistribución y garantías de mayor seguridad social y libertad de asociación para la clase trabajadora. 

Por eso de la Gran Depresión emerge el estado de bienestar. No fue una concesión graciosa de la clase capitalista. Pero una vez que el capital recuperó sus fuerzas, la democracia pasó a segundo plano. Las decisiones políticas se toman ahora por las élites de las corporaciones, bancos y otros agentes de los mercados financieros.  (...)

Por la vía electoral no se puede cambiar la desigualdad o alcanzar un nuevo estado de bienestar. Las elecciones son el camuflaje perfecto para disfrazar la explotación y degradar a los ciudadanos al nivel de simples consumidores (aunque cada vez con menor poder de compra).

El triunfo enfermo del capitalismo reside en haber eliminado a la oposición para mantener operando un sistema disfuncional y a todas luces injusto. Pero ese éxito marca al mismo tiempo el principio del crepúsculo. Si alguna vez lo fue, hoy el capitalismo ha dejado de ser el soporte de una sociedad democrática, justa y estable."                   (Alejandro Nadal, Jornada, 22/11/17)

Marine Le Pen: "Quiero defender a las mujeres francesas”. Una de las claves del éxito del resurgimiento de la extrema derecha en el continente es su versión del feminismo... cousas veredes.

"Quiero defender a las mujeres francesas”. Esta es una frase de Marine Le Pen, líder del Frente Nacional –FN–, partido de extrema derecha que llegó a la segunda vuelta de la presidenciales este año. Defender a las mujeres significa aquí defender a las “auténticas francesas” –nacidas en suelo francés, blancas, no judías ni musulmanas.  (...)

Una buena parte de la extrema derecha, sobre todo la que cosecha éxitos electorales en Europa, ha cambiado mucho desde la emergencia del fascismo y el nazismo en los años 20-30 del pasado siglo, y ha hecho esta transformación con mujeres al frente y en gran medida gracias a nuevos enfoques de los temas femeninos.

 El fascismo se renueva –se “feminiza” podríamos decir, si con ello queremos hablar de la visibilidad de las mujeres en los partidos– y lo hace para adaptarse a los nuevos tiempos y preocupaciones.

Además de Marine Le Pen –y su sobrina Marion Marechal–, los partidos ultras tienen muchas mujeres en primer línea. La noruega Siv Jensen encabeza el Partido del Progreso, Pia Kjærsgaard es una de las confundadoras del Partido Popular Danés y Alternativa para Alemania llevó a Frauke Petry como cabeza de lista hasta hace muy poco. 

Este partido además, en la actualidad tiene a una diputada y responsable de cuestiones económicas que es abiertamente lesbiana y feminista: Alice Weidel.   

En realidad, todas podrían encarnar valores similares a los defendidos por un tipo de feminismo, el neoliberal, que autoras como Nancy Fraser critican: meritocracia, emprendedurismo e igualdad de oportunidades. 

Mientras los partidos y organizaciones que representan estas políticas alientan medidas y valores abiertamente reaccionarios. Incluso muchas veces, apoyan medidas contra los derechos de las personas LGTBI –como el matrimonio igualitario– o los derechos reproductivos de las mujeres.

Todas ellas están contribuyendo a cambiar la imagen y el estilo de la ultraderecha europea, a hacerlo más aceptable para la mayoría o, al menos, a atraer a más mujeres, incluso a jóvenes. Sin duda, una de las claves del éxito del resurgimiento de la extrema derecha en el continente. Al menos, de una parte. Como fenómeno relativamente novedoso y en evolución, no sabemos cuál será la forma definitiva que adoptará.

Pero es un tema clave sobre el que vale la pena reflexionar porque en muchos países, aunque los ultras todavía no ganen elecciones, sí consiguen determinar la agenda de un manera clara, incluso moviendo las posiciones de otros partidos –no necesariamente de derechas– sobre temas clave para los derechos humanos y la propia definición y existencia del proyecto europeo.  (...)

Lo que diferencia a la extrema derecha actual en Europa occidental con respecto al neofascismo es un cambio de discurso donde se produce una redefinición de su ideario en términos postmodernos. 

En unas sociedades que han sido transformadas por las luchas por los derechos civiles, donde las conquistas por los derechos de la mujer son mayoritariamente aceptadas, la ultraderecha está obligada a cambiar sus postulados si quiere prosperar. 

Al igual que sus homólogos norteamericanos, su novedad proviene de que adaptan las teorías de la izquierda –sobre todo de las conquistas de los movimientos post mayo del 68– a los moldes de la extrema derecha. Esto supone copiar el esquema de pensamiento y discurso de la nueva izquierda, para adaptarlo a su marco ideológico para ser más competitivos electoralmente. 

En este sentido, la posición respecto a los temas feministas –derechos reproductivos, desigualdad laboral, etc.– en la extrema derecha europea varía según los países. En general dependen de la configuración interna de los propios partidos donde siempre se tienen que producir negociaciones con los sectores más tradicionalistas.

 Así como de la capacidad de establecer una cierta hegemonía de los feminismos existentes. Por ejemplo, en Escandinavia, la posición de la extrema derecha hacia la mujer es mucho más avanzada y cercana a un feminismo liberal, por presión política y cultural del entorno. 

En el caso de Francia, la transformación del FN se produjo tras el ascenso de Marine Le Pen que asegura haberse apartado de una línea más "tradicionalista" y católica. Hace unos años, criticaba los abortos realizados "por comodidad”, sin embargo hoy esquiva el tema. 

De hecho, ha sostenido una contienda al respecto con su sobrina Marion Marechal que representa al ala dura del partido y que es contraria al aborto. Además, Le Pen, como hemos visto, adopta el discurso de la defensa de los derechos de la mujer como pretexto de su islamofobia, lo que le funciona para conseguir voto femenino que ha aumentado considerablemente respecto al del FN original.

Es posible que una parte de la extrema derecha europea siga reivindicando la maternidad y el hogar como destinos “de la mujer” contra algunas conquistas del feminismo. Sin embargo, la nueva ultraderecha lo hace con nuevos argumentos. Por ejemplo cuando usa la propia tradición teórica o los debates dentro del feminismo como hace Alain de Benoist, uno de sus intelectuales. 

Hay un buen tipo de feminismo, que llamo feminismo identitario, que trata de promover valores femeninos y mostrar que no son inferiores a los masculinos”. Para Benoist, se tiene que afirmar la igualdad de la mujer partiendo de una desigualdad esencial. “No somos iguales pero valemos lo mismo”, dicen los jóvenes neonazis del Hogar Social de Madrid. 

Aquí usan argumentos de un feminismo esencialista de la misma manera a cómo hacen con la raza o la cultura: “somos de diferentes culturas, respetemos las diferencias” –que lleva implícito un “como somos distintos, cada uno en su país”. En este caso, los argumentos “feministas” no se utilizan para reivindicar más igualdad o más derechos, sino para dejar a cada uno en su lugar, incluso si eso significa un papel subordinado. 

Ya que somos diferentes, valoremos las cosas “de las mujeres”: la maternidad, el cuidado del hogar… o “las mujeres no tienen que asumir roles masculinos y competir con ellos”. Es decir, argumentos que en realidad maquillan su racismo y su machismo. La ultraderecha es supremacista, abomina de la igualdad.

 Los partidos de ultraderecha renovada son un fenómeno nuevo en la política europea y están basados en las nefastas consecuencias sociales del envite neoliberal que han puesto en crisis a las izquierdas europeas. Las fuerzas progresistas necesitan un nuevo modelo conceptual que les permita ofrecer respuestas a la altura. 

Estamos en un momento de transición histórica. A la derecha liberal –ahora neoliberal– le llevó 40 años reinventarse, y la nueva ultraderecha es producto de 30 años de redefinición. La izquierda parece que apenas ha empezado a actualizar sus postulados y está encontrando algunas dificultades para ello. 

Adoptar un feminismo antirracista radicalmente igualitario dirigido a todas y no solo a las que tienen posibilidades de romper “el techo de cristal” podría ser un buen comienzo. Así como incidir en las luchas materiales de las que menos oportunidades tienen, de las que están obligadas a dedicarse al cuidado y que tampoco encuentran oportunidades fuera del hogar porque ahí solo les esperan los peores trabajos. 

Porque, y aunque pueda parecer paradójico, ¿acaso no son ellas unos de los principales objetivos de los partidos ultras?"              (Nuria Alabao, CTXT, 06/12/17)

La crisis del pequeño comercio: más de 10.000 autónomos bajan la persiana en 1 año...

"Más de diez mil persianas son muchas persianas, aunque el estruendo social que supone bajarlas en las puertas de las tiendas apenas se oiga. Son, concretamente 10.738, las que han echado en un año los pequeños comerciantes autónomos, un sector en declive en España tras perder casi 100.000 efectivos en una crisis cuyos supervivientes se enfrentan a un reto inesperado: competir con unas plataformas de logística y comercio electrónico decididas a llevarse por delante al tendero del barrio.

El pequeño comercio, según los datos de Ministerio de Empleo, entró en la crisis del otoño de 2008 con 432.719 autónomos que fueron menguando hasta los 348.844 de 2013 antes de iniciar un breve repunte con los brotes verdes (353.448 en 2014) previo a una progresiva nueva merma de casi 20.000 en los tres años siguientes: 350.047 al cierre del tercer trimestre de 2015, 344.827 un año después y 334.089 en septiembre de este año. (...)

"La idea parece que es acabar con un sistema comercial tradicional para que las grandes estructuras que operan a través de plataformas obtengan grandes beneficios", explica Eduardo Abad, secretario general de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), que llama la atención sobre "el reparto social de ese beneficio cuando se están reduciendo los trabajadores por cuenta propia y ajena en el comercio".

El volumen de negocio del pequeño comercio, del que hay que descontar gastos (incluye salarios), impuestos y cotizaciones para calcular la ganancia, cuando la hay, se redujo en más de 27.000 millones entre 2008 y 2015, periodo en el que cayó de 240.661 a 213.134, un 11,1%, según indica la Estadística de Productos en el Sector Comercio del INE (Instituto Nacional de Estadística).

Sin embargo, menos de dos tercios de ese volumen de negocio corresponden al comercio tradicional, a la tienda del barrio y del pueblo, que en 2015 movieron 134.741 millones (un 63,2%) en 2015 con un desplome de casi 34.000 en siete años. Otras fórmulas como el autoservicio lograban avances notables al crecer de 61.100 a 65.852 en ese mismo periodo.  (...)

El comercio tradicional retrocede en todos los sectores, con caídas destacadas tanto en la alimentación (de 22.648 millones de euros anuales a 19.609, un 13,5%) como en los establecimientos no especializados tipo colmado (de 36.617 a 30.321, un 17,2%) y también, aunque en menor medida, en los que sí lo están (de 73.576 a 72.756, un 1,2%). 

Entre estos últimos el descenso es especialmente visible en el caso de las tiendas de tecnologías de la información y la comunicación, que perdieron un 29% de su mercado al caer su facturación de 8.333 a 5.921 millones.  (...)

"El principal medio que tiene el pequeño comercio para mantenerse, y para seguir haciendo habitables los pueblos y las ciudades, es formarse y especializarse", señala Abad, que apunta que, "sería un error intentar competir con las mismas armas que utilizan las plataformas y las grandes superficies". "Debe apostar por la calidad y la proximidad –anota-, porque no hay nada que hacer en cuanto a la cantidad y a los precios".

En este sentido, el pequeño comercio y la hostelería se están viendo directamente afectados, como buena parte de las pymes y algunas grandes empresas, por los acelerados cambios que se están dando en el sector de la distribución al por menor, entre los que destacan dos.

Por una parte, la irrupción de nuevas empresas de reparto que ofrecen un medio de contacto con el consumidor, entre las que destaca la de ciclistas Deliveroo, y, por otro, las estrategias de grandes plataformas como Amazon, a la que UPTA acusa de practicar el ‘dumping’ con el objetivo de “romper el techo de los precios de reparto” para “rebajar el precio del transporte por debajo incluso de su precio de coste, con el fin inmediato de eliminar empresas competidoras en el sector”.

Mientras tanto, Francisco Aranda, presidente de UNO, la patronal de la distribución y de la logística, reclama "un pacto de Estado para el reparto del e-commerce y la distribución urbana de mercancías, que siente las bases de un reparto sostenible y eficiente en la ciudad y sirva de guía para los ayuntamientos en el diseño de sus ordenanzas municipales" mediante "normativas y ordenanzas supramunicipales de carácter armonizado".

 UNO reclama un registro de los vehículos que se dedican al reparto, así como regular “las denominadas plataformas de economía colaborativa” que operan en ese sector, para reducir “la creciente competencia desleal” y el intrusismo, desarrollar “un calendario de restricciones en la ciudad realista y aplicable por las empresas” y, paralelamente, “favorecer la distribución de mercancías a comercios y restaurantes en horario no convencional”.  (...)"            (Eduardo Bayona, Público, 06/12/17)

14.12.17

La economía global en 2067. Hoy, el estancamiento económico y el aumento de la desigualdad contribuyen a una oleada xenófoba y nacionalista en los países avanzados... pero en 50 años, la economía global estará en pleno esplendor, con un crecimiento del PIB mundial de hasta el 20% anual... siempre que entre el 15 y el 20% de la ganancia total de un país sea “propiedad” de las clases trabajadoras. O más desigualdad, conflicto y caos...

"El mundo está pasando por una crisis económica en cámara lenta, a la que la mayoría de los expertos no le encuentra fin a la vista. Desde la crisis de 2008, la economía global viene creciendo a trancas y barrancas, en lo que constituye uno de los estancamientos más prolongados de la era moderna.

 En casi todos los países de ingresos medios y altos, los salarios (como proporción del PIB) llevan casi cuarenta años de caída sostenida. Pero, ¿qué pasará en los próximos cincuenta?

Hoy la situación se ve indudablemente mal. El estancamiento económico y el aumento de la desigualdad contribuyeron a una oleada xenófoba y nacionalista en los países avanzados, de la que sirven de ejemplo el voto británico a favor de abandonar la Unión Europea y la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos (y ahora su decisión de retirarse del acuerdo climático de París). 

Entretanto, numerosos países en desarrollo (sobre todo en Medio Oriente y el norte de África) están sumidos en conflictos, y algunos al borde de la disolución.

Es casi seguro que la turbulencia continuará en el futuro inmediato, pero lo que asoma detrás es materia de discusión. Es verdad que hacer pronósticos a largo plazo suele ser una empresa vana. En 1930, en tiempos similarmente difíciles, nada menos que John Maynard Keynes trató de hacerlo, con su famoso ensayo “Las posibilidades económicas de nuestros nietos”. Sus predicciones no se cumplieron.

(...)  predigo que en cincuenta años, es probable (aunque no seguro) que la economía global esté en pleno esplendor, con un crecimiento del PIB mundial de hasta el 20% anual, y duplicación de los ingresos y del consumo cada cuatro años, más o menos. 

 A primera vista, esta descripción parece disparatada. Después de todo, hoy la economía global crece a un ritmo de apenas el 3% anual (un poco peor estos últimos años). Pero no sería la primera vez que el crecimiento económico global acelere a niveles antes inimaginables. (...)

Hoy, lo que promete llevar el crecimiento a nuevas alturas es la Revolución Digital. Estamos en medio de un quiebre tecnológico impresionante, en el que los avances en tecnología digital están conectando cada rincón del planeta. Esto no sólo aumenta la productividad de los trabajadores, sino también sus posibilidades de empleo. Por ejemplo, un individuo en un país en desarrollo ahora puede trabajar para una multinacional. El resultado es un incremento de la participación en el mercado laboral.

Pero los efectos económicos de esta tendencia no han sido todos positivos. Por ejemplo, en Estados Unidos el salario medio real (ajustado por inflación) apenas aumentó, pese a que el desempleo se redujo a 4,3%. Al abrir una cuota mayor de los empleos a trabajadores extranjeros más baratos (y cada vez más, máquinas), la tecnología reforzó este “techo salarial”.

La clave para atravesar el techo es cambiar los tipos de trabajos a los que se dedica la gente. Mediante una mejora de la educación y la capacitación (y una redistribución más efectiva), podemos ampliar la proporción del trabajo creativo (desde el arte hasta la investigación científica) que no será automatizable en mucho tiempo. (...)

Aunque ese trabajo pueda parecer un derroche (por la cantidad de personas y de tiempo que se necesita para conseguir un único resultado o avance importante), ese único resultado o avance puede crear valor suficiente para mejorar los niveles de vida de todo el mundo. Y conforme se desarrolle el sector creativo, el crecimiento lo seguirá.

Este resultado es probable, pero no está garantizado. Su obtención demandará cambios fundamentales en la economía y en la sociedad.

En particular, debemos facilitar la transición de los trabajadores a actividades más creativas. Esto supone cambios radicales en los sistemas educativos, incluida la recapacitación de los adultos. También demanda políticas y programas que ofrezcan alguna protección financiera a los trabajadores desplazados, ya que de lo contrario, los dueños de las máquinas y del capital aprovecharán las disrupciones tecnológicas para quedarse con un trozo todavía más grande del pastel económico. 

En el nivel nacional, esto puede lograrse mediante alguna forma de participación en las ganancias, digamos, que entre el 15 y el 20% de la ganancia total de un país sea “propiedad” de las clases trabajadoras.

También deberán cambiar las pautas de consumo. Si la duplicación cada cuatro años del consumo general implica que también se duplique la cantidad de autos en la ruta o de millas de vuelo de los aviones, no tardaremos en superar los límites del planeta. Sobre todo teniendo en cuenta que el aumento de la expectativa de vida no sólo agravará el crecimiento poblacional, sino que también aumentará la proporción de personas ancianas.

 Se necesitarán incentivos adecuados para que una parte importante de la riqueza se dedique a la mejora de la salud y al logro de la sostenibilidad medioambiental.

Si no conseguimos hacer esos cambios pronto, es probable que en el próximo medio siglo la economía global se vaya al otro extremo. En ese caso, 2067 será un año signado por más desigualdad, conflicto y caos, en el que los votantes seguirán eligiendo líderes que se aprovecharán de sus temores y padecimientos. Lo que en mi opinión podemos descartar es un término medio en el que el mundo se parezca más o menos a lo que ha sido estos últimos treinta o cuarenta años.  (...)"               (Kaushik Basu, former Chief Economist of the World Bank, is Professor of Economics at Cornell University, Project Syndicate, 21/06/17)

Si eres joven, haz la maleta. Entre los 16-29 años, la tasa de paro es del 33,9% y la temporalidad, del 72,9%. El sistema te ata a la familia para que puedas comer al menos una vez al día. El modelo de acumulación actual no es capaz de absorber toda la fuerza laboral excedentaria porque las tasa de inversión actuales son incompatibles con el pleno empleo.

"Una sociedad que no puede garantizar la independencia económica de sus jóvenes, pero tampoco de muchos adultos, es una sociedad fallida. Esta falta de recursos, está generando serios problemas de frustración, disfunciones psicológicas y falta de madurez, amén de revelar una incapacidad económica que va más allá de la coyuntura.

 Las principales cifras económicas del segmento joven en España (datos de 2016) son desoladoras. Por un lado, la renta media del segmento de población entre 16-29 años es de 9.373€/año (datos del INE). Ello nos lleva a un salario bruto de 1029,3€/mes, con una tasa de paro del 33,9%.

 La temporalidad en el empleo es la norma general, con una tasa del 72,9%, frente al 27% en el conjunto de la economía. Con ello, la incapacidad de emancipación es muy complicada, y por ello la ratio es muy baja, apenas un 19,5% del total, siendo la edad media de emancipación de 29 años (datos de Eurostat).

Las cifras económicas en el sector joven español son dramáticas 

Pero hay algo más grave aún. Con datos del estudio del Injuve 2016 ( http://www.injuve.es/), el 24% de los jóvenes supuestamente independizados sigue siendo económicamente dependiente de sus padres, frente a un 14% en 2008, lo que demuestra que esta supuesta salida de la crisis es falsa y toda la propaganda alrededor de este modelo económico solo sirve para tapar el verdadero drama social en el que estamos inmersos.

Las preguntas que surgen son claras. ¿Por qué España tiene estos guarismos, frente a la media de la UE cuyas cifras de temporalidad o salarios son manifiestamente más favorables?. ¿Por qué en España los jóvenes, pero también los menos jóvenes, no tienen acceso a viviendas con precios asequibles para poder emanciparse?.

¿Por qué los jóvenes emplean más años en formación que en la UE, y sin embargo no encuentran empleos acorde con dicha formación?

¿Por qué somos tan diferentes a los principales países de la UE?

 Las respuestas a todas estas preguntas, y muchas más, nos llevan a dibujar un panorama realmente terrible. El esfuerzo en formación que hacen las familias, pero también la sociedad en general, es baldío, a pesar de la pléyade de malas universidades que pueblan la geografía española.  (...)

 El problema surge, además, cuando tras el esfuerzo económico colectivo, millones de jóvenes ven cerrada la vía de acceso al mundo laboral, salvo trabajos basura con salarios de esclavitud, dilapidándose así millones de euros gastados en formar a toda esta generación. 

El estancamiento del crecimiento de la productividad explica, con bastante exactitud, cuál es el tipo de trabajo que se genera en España y cuál es el futuro salarial de un joven que se gradúa en una gran parte de carreras o estudios de posgrado.  (...)

Esta realidad supone un freno para el mal llamado crecimiento potencial de la economía española, que casi nadie sabe qué significa realmente. Pero lo que sí supone es una enorme frustración y fracaso colectivo. 

Los empleadores saben que tienen un ejército de reserva de jóvenes relativamente formados, al menos sobre el papel de un curriculum,, por lo que pueden disponer para vender comida a domicilio en bicicleta, teleoperador o administrativo, y por supuesto la estrella: camareros/as en bares, restaurantes o locales de ocio nocturno.

 Los más aventajados, aquellos que optan por la vía de permanecer en los centros de investigación, su realidad es casi peor. La ciencia en España es despreciada de forma casi generalizada por gran parte de los poderes públicos, salvo por algunos intentos bien intencionados como fue el caso de Zapatero entre 2004 y 2010. 

Como siempre, prima la regla de gasto, que igual te suprime centros punteros de investigación oncológica, como dinamita cualquier vestigio inversor en miles de ayuntamientos saneados. Estamos ante la era absurda del ahorro por decreto, sin importar cómo y en qué se ahorra.

Millones de jóvenes, pero también parados de larga duración mayores de 45 años, no podrán trabajar más. El modelo de acumulación actual no es capaz de absorber toda la fuerza laboral excedentaria porque las tasa de inversión actuales son incompatibles con el pleno empleo.

 Las sucesivas reformas laborales han volatilizado el poder de negociación de los trabajadores y la sociedad se ha acostumbrado a que las familias ejerzan de sustento económico durante toda la vida, traspasando los derechos de padres a hijos, abuelos y nietos.

El sistema te ata a la familia para que puedas comer al menos una vez al día, y que no puedas pensar lo suficiente para revelarte contra la tiranía de la pobreza relativa. De al pobreza extrema ya se ocupa Cáritas o simplemente la vemos diariamente en las calles.

El resumen es concluyente. Todo lo que hemos estudiado sobre pleno empleo, ley de Okun, y demás teorías de corte neoclásico no sirve para nada. Seguimos dilucidando cómo sostener la cantidad de trabajadores pobres y ociosos que el propio sistema escupe diariamente. Una renta básica no, dicen los liberales, porque fomenta la inactividad.

 Pero un complemento salarial sí, mientras los paguemos todos a escote porque que unos cuantos estén entretenidos durante seis meses o un año. Todos son eufemismos para esconder la verdadera palabra que nos aterra decir a nuestros hijos: serás un parado perpetuo o un trabajador pobre dependiente de tus progenitores para siempre. Vaya dilema."            (Alejandro Inurrieta  , Vox Populi, 04/12/17)

16 razones e implicaciones del traslado de la Embajada de EEUU a Jerusalén

"(...) el presidente de EEUU deshace la política tradicional de EEUU respecto a Palestina: anuncia el reconocimiento de Jerusalén ocupado como capital de Israel y ordena el traslado de la Embajada de su país a esta ciudad. Trump así, en un acto suicida, despoja a los palestinos de todos sus derechos para dárselos a Israel. 

Durante 70 años, EEUU ha permitido a Israel robar las tierras palestinas (incluso cuando pretendía ocultarlo firmando la Resolución 2334) y hacer una limpieza étnica. Esta decisión de Trump representa una nueva fase en la agresión al pueblo palestino. Ni Bill Clinton ni George W. Bush, que también prometieron mudar la Embajada a Jerusalén, se atrevieron a hacerlo. (...)

Entonces, ¿qué ganaría Donald Trump con una medida que aísla a EEUU, perjudica sus intereses en Oriente Próximo y amenaza su seguridad?

El anuncio ha sido un balón de oxígeno para Netanyahu, que tuvo que soportar la protesta de decenas de miles de israelíes el pasado 2 de diciembre pidiendo la dimisión de su gabinete por corrupción. (...)

Los posibles objetivos de Trump:

1. Conseguir el apoyo del Congreso (apodado “otro territorio ocupado por Israel”) ahora que el caso de Rusiagate le apunta directamente: se baraja la posibilidad de que el exasesor de seguridad nacional, el general Michael Flynn, testifique contra el presidente.

2. Exhibir el poder de su yerno judío Jared Kushner, acorralado por la justicia de EEUU por ordenar a Flynn conseguir el apoyo ruso para anular una votación en el Consejo de Seguridad, que iba a condenar los asentamientos ilegales israelíes en Cisjordania. Es además una muestra el aumento de la influencia del vicepresidente Mike Pence (un sionista cristiano) en la Casa Blanca. Pence ha sido el portavoz de los partidarios de reubicación de la embajada en Jerusalén.

3. Contentar al lobby proisrailí de EEUU, que le criticaba por su trato poco entusiasta hacía Israel e incumplir su promesa electoral al respecto. El magnate de los casinos de Las Vegas, Sheldon Adelson, vinculado con el partido Likud israelí, que había donado 35 millones de dólares a la campaña electoral de Trump, le acosaba con la pregunta de ¿Cuándo el traslado de la embajada? El giro en la política exterior de Trump ha sido tal que hasta su hija se ha convertido al judaísmo. AIPAC no sólo ha conseguido colocar a Irán como “el principal enemigo de EEUU por encima del terrorismo” en la agenda de Trump, sino que también ha logrado cambiar la postura de “neutralidad” de Trump en el conflicto palestino-israelí. Retiró su cooperación con la Unesco por criticar la anexión de Jerusalén Oriental a Israel.

4. Desencadenar más conflictos étnico-religiosos en la región en el cumplimiento del Proyecto del Nuevo Oriente Próximo, imposibilitando la creación de un estado palestino, y de paso, ampliar el negocio de la militarización de la zona.

5. Forzar a la Autoridad Palestina a aceptar la llamada “Iniciativa de Paz” de Jared Kushner que propone olvidarse del “estado palestino” y del regreso de los refugiados, conseguir una autonomía con la soberanía de Israel sobre las fronteras y el espacio aéreo de Cisjordanía, a cambio de recibir un generoso paquete de ayuda financiera destinada a la burguesía palestina.

6. Con su popularidad por los suelos, Trump intenta recuperar el apoyo de millones de votantes de derecha y sobre todo de los evangelistas que le llevaron a la Casa Blanca. Durante su visita a Israel, y desde decenas de vallas publicitarias en su recorrido, los evangelistas le recordaban lo decisivos que fueron sus votos y que esperaban que cumpliese con su promesa sobre el estatus de la ciudad en disputa.

Y las posibles consecuencias de la temeraria decisión

7. Implica que EE. UU. ya no considera la presencia israelí en Jerusalén Oriental una ocupación, ni ilegales los asentamientos judíos construidos después de la Guerra de 1967, que infringen el Convenio de Ginebra que establece que una potencia ocupante no tiene soberanía en el territorio que ocupa. Así, EEUU rompe con su compromiso formal de cumplir con el derecho internacional.

8. Provocar fisura en la Casa Blanca: Los secretarios de Estado y de Defensa, Rex Tillerson (con rumores sobre su próximo cese) y Jim Mattis se han opuesto a la medida de Trump.

9. Acabar con décadas de consenso internacional sobre el estado de la ciudad. Hasta la Unión Europea, el principal aliado de Washington, ha dejado solo a Trump en esta peligrosa aventura.

10. Afecta a Jordania y Arabia Saudí, y no estar preocupados por el destino de los palestinos desahuciados, sino porque actúan como guardianes de los templos musulmanes de la Ciudad Vieja.

11. Perjudica a los intereses y el poder del Vaticano; de allí la oposición del Papa Francisco.

12. Divide a la comunidad judía estadounidense: unos, porque creen que no era el momento ya que el resto del mundo se opone a este asalto de Israel a toda la ciudad, ni representa una prioridad para los judíos, y otros como el grupo J Street que defienden el derecho de palestino a su estado, que así pierde lo que iba a ser su capital.

13. Una mayor agresividad por parte de Israel en expulsar a los palestinos.

14. Provocará la intifada de una gente que no sólo hoy no tiene nada que perder, sino que ve cómo secuestran su esperanza de un futuro diferente. Situación que además propiciará el protagonismo de organizaciones como Hamas.

15. Pone en peligro los intereses de EEUU en todo Oriente próximo, y ¡no por Al Qaeda o el Estado Islámico! Jerusalén no es sólo una cuestión palestina, sino también islámica.

16. Podrá afectar a la seguridad del propio Israel, preocupación que han mostrado el comentarista militar israelí Roni Daniel.

Esta hazaña de Trump está condenada al fracaso. La cuestión es el número de víctimas que dejará en su paso."                    (Nazanín Armanian , Público, 07/12/17)

Una cámara oculta revela la agonía de un enfermo en un centro de mayores norteamericano, mientras las enfermeras se ríen




"Al morir, James Dempsey, de 89 años, sabía que alguien le iba a escuchar. Ingresado en un centro de mayores de Atlanta (Georgia), este veterano de la Segunda Guerra Mundial sufrió una atroz agonía mientras las enfermeras revoloteaban a su lado sin prestarle atención e incluso respondían con carcajadas a su sufrimiento. 

Más de dos horas tardaron en avisar al servicio de emergencias y practicarle la reanimación cardiopulmonar. Una ayuda que llegó demasiado tarde. Dempsey falleció esa misma noche y el centro se apresuró a ofrecer una versión exculpatoria.

La familia llegó a creer a la entidad hasta que el hijo del fallecido recuperó una cámara que había instalado secretamente en la habitación. Las imágenes dejan al aire unas escenas de desatención e inhumanidad que han conmocionado a EE UU y puesto sobre el tapete las deficiencias de su precario sistema de atención sanitaria

Más de 251.000 personas mueren al año en el país por negligencias médicas. Solo las enfermedades cardiacas y el cáncer quedan por delante, según un estudio de la Universidad John Hopkins publicado en The British Medical Journal.

La muerte de Dempsey se remonta al 27 de febrero de 2014, pero el caso no ha salido a la luz hasta este mes, cuando el Tribunal Supremo de Georgia, a instancias de la cadena NBC 11 Alive y con apoyo del hijo, autorizó emitir la grabación. Este material, de una claridad lacerante, resultó clave en el juicio y permitió a la familia llegar a un acuerdo indemnizatorio con el Centro de Salud y Rehabilitación del Noreste de Atlanta. (...)

Los hechos arrancan a las 4.34 de la madrugada. El paciente, con síntomas de asfixia, empezó a moverse y, visiblemente asustado, apretó el botón de emergencia. “¡Ayúdenme, ayúdenme, ayúdenme!”, se le oye gritar. "¡No puedo respirar, ayuda!", insiste sin éxito.

Ocho minutos después, entraba una cuidadora en la habitación. Dempsey seguía agitándose y apenas podía respirar. La enfermera ajustó las sábanas, miró distraídamente los tubos, apagó el indicador de auxilio y le dio la espalda. Durante más de una hora, el veterano volvió a quedarse solo. Cuando las enfermeras regresaron, ya había perdido la consciencia. Tampoco hicieron nada.

Solo una hora después, sobre las 6.30, empezaron a practicar las maniobras de resucitación. Un procedimiento que llevó a cabo la supervisora, Wanda Nuckles, entre risas de sus compañeras y sin ningún éxito.

Tras el fallecimiento, las enfermeras mintieron con largueza sobre lo ocurrido. Sostuvieron que ante la llamada del paciente, habían corrido a su habitación y le habían intentado reanimar sin descanso. “A no ser que un médico ordene lo contrario, se debe continuar. 

Esa ha sido siempre la norma”, declaró en la vista oral la supervisora. Pero cuando se le mostraron las imágenes, el rostro de Nuckles demudó. Su coartada se había venido abajo y, aunque a regañadientes, admitió que en los primeros momentos no había practicado ninguna maniobra.

- ¿Y cómo se siente viendo esto?, le preguntó el abogado de la familia.

- Enferma, respondió la supervisora.

A ella y sus dos compañeras les ha sido retirada la licencia. La familia, cuyo acuerdo con el centro privado no se ha hecho público, ha guardado silencio. Las imágenes hablan por sí mismas."                    (J.H. Arhens, El País, 28/11/17)

140.000 millones de euros de sociedades españolas, 12% del PIB, en paraísos fiscales. España encabeza el ranking del fraude fiscal

"140.000 millones de capital de sociedades españolas, el 12% del PIB, está en paraísos fiscales, donde estas empresas tienen entre el 30 y 40% de su dinero”, según datos manejados este miércoles en las Jornadas #NoMásCorrupción, organizada por Corruptil, ELPLURAL.COM y la Universidad Complutense.

Datos manejados por Susana Ruiz Rodríguez, responsable de Justicia social de Oxfam Intermón, y por el presidente del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado.
Susana Ruiz Rodríguez ha denunciado que "no hay voluntad política” para que los países elaboren “un registro público compartido de empresas con presencia en paraísos fiscales, que impida el funcionamiento de sociedades opacas".

"Hay acuerdos entre los distintos organismos internacionales que podrían facilitar ese registro", ha asegurado la representante de Oxfam.

Más del 60% de empresas es offshore

Susana Ruiz Rodríguez ofrece cifras demoledoras de lo que es un problema creciente para la fiscalidad de los países, que incide directamente en la pobreza de sectores de las sociedades cada vez más amplios. "Más del 60% de las empresas registradas lo están bajo el paraguas de sociedades offshore", dice.

El 10% del PIB mundial
 
"El 45% de los beneficios que las empresas declaran lo hacen en paraísos fiscales", añade la responsable de Oxfam, y puntualiza que "al menos un 10% del PIB mundial está en esos oasis de fiscalidad.

"500.000 millones de pérdidas fiscales, que no llegan a las arcas públicas de ningún país, por la forma societaria de estas empresas, según datos de Naciones Unidas", subraya Ruiz Rodríguez.
Los bancos más importantes

Según los datos de Oxfam, "la cuarta parte de los 20 bancos más importantes declara en paraísos fiscales”, que se han multiplicado por cuatro, según el FMI.

Carlos Cruzado, presidente del sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), critica que la Agencia Tributaria se pone de perfil ante este asunto. Ni si quiera “se enteró de lo de Pujol”, afirma.

La otra 'amnistía' de Montoro
 
Cruzado ha criticado las declaraciones del ministro, Cristóbal Montoro, sobre los papeles de Panamá. "Dijo que de los más de 100 millones recaudados por la acción de Hacienda, la mayor parte, 90 millones, fueron declaraciones reglamentarias. 

Esto –que pasó desapercibido para la mayoría- quiere decir que estas personas regularizaron porque se le dio un plazo para hacerlo, se les dio una segunda oportunidad. Pagan un pequeño recargo, sin ninguna sanción tributaria ni penal". 

"Le dijimos al ministro que no diera plazo, pero lo dio", añade el representante de Gestha, que recuerda que "la Agencia Tributaria hizo lo mismo con la lista de Falciani. No abrió inspecciones, les dio una segunda oportunidad a los evasores”.
España: el 12% del PIB

Los paraísos fiscales crecen el doble que la economía mundial, por esto el presidente de Gestha defiende la necesidad de que se cree una lista de paraísos fiscales en la OCDE. "Después del desastre financiero se dijo que se haría, pero ahora vemos que se va en la dirección contraria", señala.

"140.000 millones de capital de empresas españolas, el 12% del PIB, está en paraísos fiscales. Estas sociedades tienen entre el 30 y 40% de su capital en estos paraísos", subraya el presidente de Gestha, que cita informes internacionales.

Cruzado destaca que “España encabeza el ranking del fraude fiscal, a pesar de que otros países tienen más control y presión fiscal”.

"La corrupción está relacionada con la falta de transparencia”, y, también, con otros aspectos, como, por ejemplo, que “en España la gente no se preocupa por el debate presupuestario, a diferencia de otros países, donde los ciudadanos se preocupan por el destino que se da al dinero público", refexiona el presidente de Gestha, que critica la falta de ejemplo de los políticos, y medidas como la amnistía fiscal, “que lleva a los ciudadanos a la desconfianza”.

La "puerta girtatoria' de Montoro"

El presidente de Gestha) denuncia las "puertas giratorias" en la Agencia Tributaria, que afectan, en particular, al ministro, Cristóbal Montoro.

Carlos Cruzado desvela que las auditorías fiscales las han hecho cargos de Hacienda que están, por otra parte, en los consejos de administración de empresas. Una "barbaridad" que ha funcionado hasta hace un par de meses.

Son personas que reciben un jugoso sobresueldo, directores generales, subdirectorees generales a los que se paga un plus por estar en esos consejos, denuncia el representante de Gestha."                (Cecilia Guzmán, El Plural, 29/11/17)

13.12.17

Banco de Pagos Internacionales (BPI): Advertencia de quiebra financiera a medida que los mercados de valores continúan aumentando... vuelta al 2008... a ver si esta vez colgamos a alguien

"A medida que las bolsas continúan subiendo —el índice Dow Jones de Wall Street alcanzó ayer un nuevo récord después de que el Senado de los Estados Unidos aprobara una enorme ley de recorte de impuestos— hay crecientes advertencias de que se está gestando una nueva crisis financiera.

En su revisión trimestral de las condiciones financieras, emitida el domingo, el Banco de Pagos Internacionales (BPI), a veces conocido como banco de los bancos centrales, dijo que la situación tenía similitudes con la que prevaleció en el período previo al colapso de 2008. (...)

 Al presentar la revisión del BPI, Claudio Borio, el jefe de su departamento monetario y económico, dijo: “Las vulnerabilidades que se han creado en todo el mundo durante el largo período de tasas de interés inusualmente bajas no han desaparecido. Los altos niveles de deuda, tanto en moneda nacional como extranjera, todavía están allí. Y también lo son las valoraciones espumosas.

“Además, cuanto más tiempo transcurra la toma de riesgos, mayor será la exposición subyacente al balance general. La calma a corto plazo se produce a expensas de una posible turbulencia a largo plazo”.

El viernes pasado, Neil Woodford, descrito como uno de los administradores de fondos de inversión de mayor perfil de Gran Bretaña, emitió una advertencia aún más aguda que la del BPI. En una entrevista con el Financial Times, dijo que las bolsas de todo el mundo estaban en una “burbuja” que, cuando estalle, podría ser “más grande y más peligrosa” que algunos de los peores choques de mercado en la historia.

Esta situación es el resultado de las políticas adoptadas por la Reserva Federal y otros grandes bancos centrales de tasas de interés ultrabajas y el bombeo de billones de dólares al sistema financiero, bajo la política de flexibilización cuantitativa introducida después de 2008.

“Diez años después de la crisis financiera mundial, somos testigos del mayor experimento de política monetaria en la historia”, dijo Woodford. “Los inversores se han olvidado del riesgo y esto está ocurriendo en precios de activos inflados y valoraciones infladas.

“Ya sea que se trate de bitcoins a $10.000, los bonos basura europeos ahora arrojan menos que los bonos del Tesoro estadounidense, niveles históricamente bajos de volatilidad o fondos negociados en bolsa de triple apalancamiento que atraen flujos gigantescos —hay tantas luces rojas que estoy perdiendo la cuenta”.

Woodford comentó que en un entorno económico global desafiante, las pocas poblaciones capaces de ofrecer un crecimiento confiable se habían vuelto populares. Sin embargo, eso se había manifestado en “valoraciones extremas e insostenibles”, lo que significaba que la burbuja “se había hecho aún más grande y más peligrosa”.

En sus comentarios sobre la revisión trimestral, Borio, funcionario del BIS, señaló otra razón para las crecientes valoraciones del mercado: la garantía de los bancos centrales de que están dispuestos a intervenir para apuntalar los mercados financieros.

En el período previo al colapso de 2008, señaló, la Reserva Federal había asegurado a los mercados que cualquier ajuste de las tasas de interés sería a “ritmo medido”. La política monetaria en las condiciones actuales había sido, “en todo caso, aún más telegrafiado”.

“Si el gradualismo conforta a los participantes del mercado, una política más estricta no descarrilará a la economía ni afectará los mercados de activos, la previsibilidad comprime las primas de riesgo”, dijo Borio.

“Esto puede fomentar un mayor apalancamiento y la asunción de riesgos. De la misma manera, cualquier sensación de que los bancos centrales no se mantendrán al margen si las tensiones del mercado surgen simplemente refuerza esos incentivos”.

En otras palabras, mientras que en períodos pasados, el mantra era que el rol de los bancos centrales era quitar el ponche en medio de la fiesta, ahora lo es verter más alcohol para mantenerlo en funcionamiento.

Además de las políticas monetarias de la Fed de los Estados Unidos, el otro factor importante para impulsar los mercados este año ha sido la promesa de la bonanza financiera resultante de los recortes masivos de impuestos para las empresas y las élites financieras bajo la administración de Trump.

El índice S&P 500 ha disfrutado de su carrera sostenida más larga de máximos de cierre récord consecutivos. Ha aumentado en un 18,6 por ciento durante el año. El Dow ha subido casi un 24 por ciento y el índice Nasdaq ha subido un 26,7 por ciento.  (...)

Las fabulosas ganancias monetarias en los mercados financieros son el resultado de las operaciones de capital ficticio. Es decir, no son el resultado de la producción de riqueza real, lograda a través de una mayor inversión y producción, sino que en última instancia representan reclamos sobre la plusvalía extraída de la población trabajadora.

En la medida en que las demandas de capital ficticio aumenten, a través de la escalada de valuaciones de activos y financieras, deben cumplirse incrementando la masa de plusvalía a la que en última instancia son un reclamo.

Por lo tanto, el aumento del crecimiento de los mercados financieros va acompañado de un impulso cada vez mayor para reducir los salarios y las provisiones sociales, y al mismo tiempo crear las condiciones para un colapso del sistema financiero de naipes, con inmensas consecuencias económicas y sociales."                 ( Nick Beams, wsws , en Jaque al capitalismo, 08/12/17)

Trump... presente oligárquico... futuro prometedor... si cumple lo prometido, una inversión en infraestructuras de un billón de dólares... cousas veredes

 "(...) Los grandes incumplimientos de Trump, al menos para los que creímos en él y muy modestamente colaboramos en su campaña, han sido su comportamiento con Rusia, con quien prometió restablecer una relación amistosa y acabar con el embargo criminal impulsado por Soros y Alemania.

Y su promesa de recortar su aportación a la OTAN, una organización que calificó de obsoleta, como realmente es, pero que sigue igual o peor.  (...)

Esta postura de Trump es un error histórico que consolidará una alianza China-Rusia que hará perder a EEUU el liderazgo mundial y condenará a la irrelevancia a la UE, un gigante económico y un pigmeo militar y político, con Alemania expoliando al resto de sus socios gracias al euro, que le permite mantener el mayor superávit comercial del planeta, algo que con España resulta escandaloso, 2,4 veces más que el superávit con EEUU en términos de PIB, lo que tiene indignado a Trump, pero el cobarde patológico de Rajoy ni abre la boca.
(...) lo probable es que sea nominado candidato republicano y vuelva a ganar las elecciones de 2020. (...)

Trump va a invertir en infraestructuras un billón de dólares. (...)

Lo que sí ha realizado Trump con un éxito espectacular es la ruptura de los acuerdos comerciales multilaterales, un cachondeo de los globalistas y la ruina para muchos, y su sustitución por acuerdos bilaterales. La estrategia de Trump es la de un empresario, fijémonos en su reciente viaje a Asia, se carga el TPP y empieza a negociar con los países con quienes EEUU mantiene déficits comerciales brutales. 
Les dice, esto tiene que cambiar, “no quiero reducir las importaciones de sus productos —lo del poner un arancel era el viejo farol negociador—, solo quiero incrementar mis exportaciones”. Y para ello manda por delante a grandes y pequeños empresarios americanos, que cierran acuerdos de ventas espectaculares.  
(...) su base electoral, la que le dio la victoria, no solo permanece intacta sino que está encantada con él, y dadas las divisiones en el partido demócrata, su reelección en 2020 parece algo más que probable, por muchas plumas que pierda en el 'mid-term'."           (Roberto Centeno, El Confidencial, 13/11/17)


"Hagamos un paréntesis. Al menos por una semana dejemos un poco al margen el problema catalán y abordemos un tema que en la sociedad española puede resultar muy insólito, pero por eso mismo es posible extraer de él conclusiones relevantes. 

Cuatrocientos millonarios americanos, miembros de la asociación Riqueza Responsable, con George Soros y Steven Rockefeller a la cabeza y con firmas tan notables como Bob Crandall, antiguo presidente de American Airlines, los fundadores de la marca de helados Ben & Jerry’s y la diseñadora Eileen Fischer, han enviado una carta al Congreso de los Estados Unidos pronunciándose en contra de la reforma fiscal propuesta por Trump.

“Somos ricos a los que nos preocupa profundamente nuestra nación y su gente, y escribimos con una sola petición: no nos recorten los impuestos”, comienza el escrito.

Sin duda, el hecho resulta chocante para una mentalidad española, acostumbrada a posturas muy diferentes de nuestra clase empresarial y pudiente, siempre ansiosa de rebajas impositivas (...)

 La reforma fiscal de Trump aún no está definida, se está negociando en el Congreso y es muy posible que la versión final sea más limitada que la propuesta por el presidente. (...)

En cualquier caso, aun cuando lo que al final se apruebe no sea la opción maximalista, sí va a representar una sustancial disminución de la presión fiscal para las clases adineradas.

Las medidas se orientan en la misma línea que todas las reformas fiscales instrumentadas en EE. UU. desde los tiempos de Reagan y que, a su vez, se han copiado en los países europeos: reducción del impuesto de sociedades; modificación de la tarifa en el gravamen sobre la renta, disminuyendo el número de tramos y los tipos marginales, especialmente los máximos, y eliminación del impuesto de sucesiones. 

Al ciudadano español le resultan bastante familiares, y han estado presentes en muchas de las reformas acometidas en nuestro país a lo largo de los últimos veinticinco años. (...)

Trump, de manera no demasiado técnica, afirmaba que serviría “para que las empresas puedan crear más trabajo, elevar los salarios y dominar a sus competidores” (...)

Se trata de la manida curva de Laffer, vulgarizada por Reagan para justificar su reforma y que fracasó estrepitosamente ya que entonces el déficit se desbocó. En realidad, nunca se han cumplido sus previsiones y, sin embargo, se continúa usando permanentemente ya que es muy útil siempre que se quiere bajar la imposición a los ricos. 

Es verdad que, en el fondo, ya nadie se cree la patraña de que la recaudación no se va a resentir. Esa es la razón por la que el partido republicano mantiene reticencias para aceptar la versión maximalista de Trump en la creencia de que el déficit se puede disparar.

 De hecho, la Oficina Presupuestaria del Congreso ha estimado ya en 1,8 billones de dólares el agujero fiscal que, en el mejor de los casos, provocaría la reforma en diez años. (...)

Grosso modo, se puede afirmar que las personas afectadas por la rebaja de los tributos progresivos pertenecen a grupos de ingresos elevados con una reducida propensión a consumir, de manera que el impacto positivo sobre la actividad que pudiera tener una reducción del gravamen quedaría compensado con creces por el efecto contractivo derivado de la minoración del gasto público al recaer sobre colectivos de mayor propensión al consumo.

 Como afirmó Keynes hace ya bastantes años, el ahorro de los ricos, lejos de ser un factor positivo para el crecimiento, se transforma a menudo en un obstáculo.

Y esa es la objeción principal a la reforma que se deduce de manera clara en la carta de los cuatrocientos millonarios: “Creemos que la clave para crear más y mejores empleos, así como una economía más fuerte, no pasa por dar un respiro impositivo a quienes tienen mucho, sino por invertir en los estadounidenses”. 

Para los firmantes, las empresas ya han alcanzado beneficios récord y viven días de enorme bonanza. Consideran mucho más importante que los fondos públicos se destinen a la educación, la sanidad y la investigación. Uno de ellos, Crandall, lo ha manifestado claramente: “Yo gano mucho dinero. Si mi ingreso crece, no pienso invertir más, simplemente ahorraré más”.  (...)

Lo que sí parece seguro es que la reforma incrementará la desigualdad, y contra ello se pronuncia la carta de los cuatrocientos millonarios: “Les pedimos que se opongan a cualquier legislación que exacerbe aún más la desigualdad”.

 Son especialmente críticos en lo que se refiere a la eliminación del impuesto de sucesiones, ya que, de aprobarse, los millonarios podrían “transferir legados masivos a sus herederos” sin pagar impuestos, con lo que se incrementaría la acumulación de los bienes. Recuerdan que, en la actualidad, el 42 % de la riqueza del país recae en apenas un 1 % de sus hogares. (...)"             (Juan Francisco Martín Seco, República.com, 23/11/17)