23.2.18

Me inquieta profundamente que la candidatura de Guindos sea un cambio de cromos para garantizar la presidencia del BCE al candidato alemán, Jens Weidmann... ¿No habrá sido Lane el tapado francés y de la Europa del Sur?

"Mariano Rajoy y Luis deGuindos se mostraban muy ufanos ante la candidatura del segundo a la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE), hasta que apareció por arte de magia la propuesta alternativa de Philip Lane, el actual gobernador del Banco Central de Irlanda. 

Si se analizara sólo el currículum vitae de cada uno de ellos no hay color. El puesto hubiese sido para el irlandés. La hoja de servicios de Lane es intachable, simplemente excepcional, pero ya no solo respecto a la de De Guindos, sino en confrontación con la de la inmensa mayoría de los miembros actuales del BCE. 

Otra cosa son los tejemanejes políticos que hay detrás de las distintas candidaturas. Cuando ustedes lean estas líneas ya conocerán quien ha sido el candidato elegido, pero permítanme analizar desde distintas aristas geoestratégicas qué hay detrás de la candidatura de Guindos.

En primer lugar, y aunque nos duela, debemos poner encima de la mesa un hecho irrefutable: la irrelevancia de España en el tablero internacional. (...)

Pero hay todavía una sensación más descorazonadora, la falta de un relato de pasión e ilusión en la defensa de los intereses de nuestro país. Es en este contexto donde debemos encuadrar, en primer lugar, la candidatura de Guindos. Se trata de recuperar el terreno perdido.

A cambio de qué

Para ello, obviamente, la diplomacia española habrá movido sus tentáculos para alcanzar el objetivo final, la vicepresidencia del BCE, en este caso en la figura del ministro de Economía. El problema es a cambio de qué. 

Y es en el análisis de estas cuestiones geoestratégicas donde surgen mis dudas sobre la conveniencia o no del acceso de un español a la vicepresidencia del regulador europeo. Si en el reparto de cromos aupamos a la presidencia del BCE a un candidato cuya estrategia va en contra de nuestro país, habremos hecho un pan como unas tortas. Y esto es lo que nos debería preocupar.

Me inquieta profundamente que la candidatura de Guindos sea un cambio de cromos para garantizar la presidencia del BCE al candidato alemán, el actual presidente del todopoderoso Bundesbank, Jens Weidmann.

 Y ahí está el problema. El actual presidente del BCE, Mario Draghi, a cada uno lo suyo, salvó el euro en julio de 2012, con su famosa frase "haré lo que haya que hacer, y créanme, será suficiente". 

Y es justamente la expansión cuantitativa emprendida por el BCE, que contó con la oposición de Alemania, unido a la relajación de la austeridad, lo que permitió la recuperación de nuestro país. Nada que ver con las medallas con las que se auto-condecoran Rajoy y sus muchachos. (...)

 El principal acreedor del Tesoro español ya es el Banco de España, lo que ha permitido refinanciar nuestra abultada  deuda soberana sin problemas. ¡Ah, por cierto, y sin inflación! De nuevo la teoría ortodoxa vuelve a fallar. Pero volviendo a nuestro tema, ¿sabe Rajoy que Wiedmann no hubiese permitido nada de lo que hizo por su cuenta y riesgo el italiano Draghi? 

 ¿Es consciente Rajoy que si Weidmann mantuviera esta postura a fecha de hoy, España entraría en recesión rápidamente? Por eso, cuidado con esas contrapartidas que huelen a caramelo envenenado.

Y para complicar el panorama, ¿qué papel juega Emmanuel Macron, defensor de un mercado de eurobonos (mutualización de la deuda), en todo esto? La visión de Macron choca con la postura alemana.

 ¿No habrá sido Lane el tapado francés y de la Europa del Sur? Si así hubiera sido, se habría tratado de pura esquizofrenia. Son, sin duda, temas apasionantes donde nada es lo que parece. Cuando ustedes abran este blog ya estará todo decidido. 

Pero permítanme un apunte final: el patriotismo se demuestra no apoyando a una u otra persona para uno u otro cargo, sino defendiendo las políticas que benefician a tu país. Y con este posible intercambio de cromos no tengo tan claro que nos interese la vicepresidencia del BCE."         (Juan Laborda, Vox Populi, 20/02/18)

Valtonyc, 'Fariña' y ARCO: 24 horas negras para la libertad de expresión en España. Aumentan las sentencias por una serie de delitos que acaban con los acusados en la cárcel con penas similares a las de las lesiones graves

 "Paul Chambers se levantó de la cama un 6 de enero de 2010 con todas las ganas de coger un avión. Tenía un billete con destino a Belfast para ver a la chica con la que estaba saliendo y a la que había conocido en Twitter.

 Llegó al aeropuerto Robin Hood, en South Yorkshire, lo encontró cerrado por la nieve y estalló. En Twitter, claro: "¡Mierda! El aeropuerto Robin Hood está cerrado. ¡¡Tenéis una semana y algo más para arreglar esta mierda o voy a volar este aeropuerto por los aires!!".

La policía lo detuvo una semana después, lo que provocó una gran polémica en los medios. ¿Realmente era una amenaza terrorista real viniendo de un chico de 25 años de no muchas luces? Los jueces pensaron que no podían dejar pasar el aviso. Lo condenaron en primera instancia y volvieron a hacerlo en el primer y segundo recursos. Sólo cuando el caso llegó al Tribunal Supremo,  decidieron absolverlo en julio de 2012.


¿Cuál había sido la pena inicial de prisión? Ninguna. Había sido condenado a pagar una multa de 385 libras, más la obligación de pagar las costas de 600 libras (equivalentes a 1.130 euros en total). Y había perdido el empleo a causa de la detención. 

En España una condena a pagar 1.130 euros sería casi un alivio para muchos de los acusados que han pasado por la Audiencia Nacional en los últimos meses. Delitos como incitación al odio, enaltecimiento del terrorismo o injurias al rey han llevado a la imposición de penas que suponen el ingreso en prisión. Son penas similares a las de los delitos de lesiones graves.

La acumulación de estos casos podría hacer pensar que en España el terrorismo es una amenaza permanente o que el debate público está teñido de violencia y amenazas. Eso era lo que ocurría en muchos momentos de la Transición a finales de los 70 y los 80, época descrita en general por los medios de comunicación como un éxito de la sociedad española.

¿Entonces por qué ahora ese activismo judicial y policial contra delitos manifestados a través de la opinión? ¿Esas sentencias quieren decir que estamos peor que en los 80 en cuanto a respeto a los derechos civiles?

"Esa es una percepción basada en la realidad", opina Jacobo Dopico, catedrático de Derecho Penal de la Universidad Carlos III. "Nos encontramos ante una situación de alarma que se ha creado rápidamente en pocos años al haberse producido un giro en la interpretación de tres o cuatro grupos de delitos: enaltecimiento del terrorismo, incitación al odio y discriminación, que se ha ampliado de forma insostenible, delitos que han revivido como los referidos a los sentimientos religiosos, y las ofensas a instituciones como la Corona". 

La ofensiva judicial

La intensa dedicación de Policía, Guardia Civil y Fiscalía a lo que se dice en redes sociales y a la actividad de grupos de música ha desembocado en varias sentencias en los últimos meses. 
A los integrantes del colectivo rapero La Insurgencia,  la sentencia de la Audiencia Nacional les condenó en diciembre por ensalzar "de manera casi sistemática a la organización terrorista" de los Grapo y adoptar una "tónica subversiva frente al orden constitucional democrático". Resultado: dos años y un día por enaltecimiento del terrorismo.

Al rapero Valtonyc, tres años y seis meses por enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona, según la sentencia del Tribunal Supremo. "Mataría a Esperanza Aguirre, pero antes le haría ver cómo su hijo vive entre ratas", fue una de las frases citadas en la sentencia.

Con César Strawberry, ocurrió lo contrario a lo habitual. Le absolvió la Audiencia Nacional, pero le condenó el Supremo tras el recurso, a pesar de que el músico había confirmado su rechazo explícito a la violencia. 

En el caso de Strawberry, Dopico cree que su sentencia "contradice cuestiones establecidas por el Tribunal Constitucional (TC) y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos". Incluso las apelaciones genéricas a la violencia no son automáticamente constitutivas de delito, por mucho rechazo social que provoquen en la mayoría de la sociedad. 

Si no hay riesgo real de que se produzcan esos actos violentos, si no hay una intención clara de plasmar esas palabras en violencia física, el TC se ha mostrado reacio a aceptar esas condenas. 

Por el contrario, los autores de los atestados policiales y los autos de la Fiscalía reflejan una sucesión de frases de contenido violento y en ocasiones aberrante como si fueran llamamientos nítidos a una violencia que se puede producir en cualquier momento y que afortunadamente nunca llega a ocurrir. 

Entre otras cosas, porque por muchos tuits que dediquen a los Grapo personas que ni saben lo que era ni habían nacido cuando los miembros de ese grupo terrorista cometieron sus crímenes, los Grapo no van a resucitar.

En muchos casos, son los tribunales y los medios de comunicación que informan de sus decisiones los que hacen de altavoz de esas declaraciones. En definitiva, los que extienden esos mensajes violentos, muchísimo más que sus autores originales.

¿Hay una intención política en esas sentencias? El abogado Arkaitz Terrón fue juzgado en marzo de 2017 por nueve tuits publicados a lo largo de seis años en los que se refería a Carrero Blanco, ETA y el rey Juan Carlos desde una cuenta de Twitter que tenía una repercusión insignificante. Tras el juicio –antes de saber que sería absuelto–, dijo que tenía claro por qué estaba allí: "El Estado quiere que cuando un chaval vaya a tuitear  se lo piense dos veces".

Por eso en otros juicios celebrados esos días varios acusados aceptaron reconocer su culpabilidad a cambio de una pena que no les suponía el ingreso en prisión. A Terrón no le extrañaba: "Yo pude pagarlo (abogados, viaje y fianza), pero si no tienes recursos, lo primero que haces es reconocerlo todo, o si no, te hunden la vida".

Sobre los efectos de esos mensajes

La repercusión de cualquier posible incitación a la violencia debería ser un factor relevante en la investigación policial. El riesgo que suponen esas palabras para la sociedad debería valorarse para establecer si es delito y con qué gravedad, algo que en las sentencias suele aparecer con una frase declarativa sin pruebas que sustenten esa apreciación.

Twitter y Facebook tienen herramientas para medir la repercusión de esos mensajes y traducirla en cifras. En varios juicios, los agentes policiales han reconocido que no las usan. Los números que saldrían podrían llegar a ser ridículamente bajos. Ningún fiscal se atrevería a presentarlos ante el tribunal como prueba. 

El Tribunal Supremo ha llegado al extremo de avisar de que  un retuit puede ser delito. Repetir para tus seguidores un mensaje escrito por otra persona puede llevarte a la cárcel. El tribunal se refirió en una sentencia al acto de reenviar mensajes o imágenes de apoyo a ETA o de homenaje a terroristas.

El RT –que significa cosas distintas para personas diferentes en Twitter, como sabe cualquier usuario de la red social– puede ser delictivo, según el Supremo, porque el Código Penal no exige "que el acusado asuma como propio, razone o argumente la imagen y su mensaje, ni tampoco que sea el que lo haya creado; basta que de un modo u otro accedan a él, y le den publicidad, expandiendo el mensaje a gran cantidad de personas".

Retuitear es también una forma de contar lo que está pasando sin hacer más comentarios. Como se dice en términos coloquiales, sin mojarse. O de provocar a algunos lectores con algo que preferirían no ver. El Tribunal Supremo sólo parece tener una definición para ese concepto de retuitear.  (...)"                 (Íñigo Sáenz de Ugarte, eldiario.es, 21/02/18)

"Malos tiempos para la libertad de expresión en nuestro país. 

Este derecho expresamente recogido en el artículo 20 de la Constitución ha quedado cercenado a través de tres casos que se han sucedido en apenas 24 horas. En dos de ellos ha sido la Justicia la que ha dictado sentencia y en el otro ha sido la propia autocensura la que ha hecho el trabajo previo, como tantas veces sucedía en la dictadura franquista. 

Ayer, el Tribunal Supremo ratificaba la sentencia a tres años y medio de cárcel que había impuesto la Audiencia Nacional al rapero Valtonyc. Sus delitos:  enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona. Por la noche se conocía la decisión de una juez de Collado Villalba de secuestrar el libro Fariña, obra en la que el periodista Nacho Carretero profundiza en la historia del narcotráfico gallego. La razón: una demanda del exalcalde de O Grove por supuesta vulneración de su derecho al autor. Y hoy, ARCO ha instado a una galerista a retirar una serie de 24 fotografías de Santiago Sierra titulada Presos Políticos en la España Contemporánea, en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras o los jóvenes detenidos por agresión a dos guardias civiles en Altsasu (Navarra).

El rapero Valtonyc, a prisión

En el caso de Josep Miquel Arenas Beltrán, conocido como Valtonyc, el Supremo desestimó sus argumentos y confirmó la sentencia de la Audiencia. Así, el rapero tendrá que ir a la cárcel para cumplir una condena de tres años y medio. Y es que para el Alto Tribunal los contenidos de sus canciones "no quedan amparados por la libertad de expresión o difusión de opiniones" y sí suponen un enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias a la Corona y amenazas a Jorge Campos, presidente de la asociación Círculo Balear.. 
En concreto, se trata de diez canciones del álbum Residus de un poeta , otros diez temas bajo el título Mallorca es Ca nostra; y, por último, otras dos canciones que fueron subidas por el rapero a Youtube con el título de Marca España y El fascismo se cura muriendo. Aquí se pueden leer las frases exactas por las que se le condena.  (...)

Precisamente por enaltecer el terrorismo se sienten hoy en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional dos tuiteros. Mari Flor M.G. y Luis S.S. son juzgados por publicar mensajes en los que ensalzaban la actividad terrorista de ETA, degradaban a sus víctimas y arremetían contra la Policía y conocidos periodistas y políticos, unos hechos por los que la Fiscalía pide para cada uno dos años de prisión.

Secuestro del libro 'Fariña'

Pero cuando todavía el fragor del debate en torno a la sentencia a Valtonyc seguía candente, la opinión pública conocía otra decisión judicial cuanto menos polémica. La juez de Collado Villalba (Madrid) Alejandra Fontana acordaba el secuestro cautelar del libro Fariña, en el que el periodista Nacho Carretero profundiza en la historia del narcotráfico gallego, a petición del exalcalde de O Grove (Pontevedra) José Alfredo Bea Gondar, quien demandó en enero a Carretero y a la editorial Libros del KO por supuesta vulneración de su derecho al honor. Bea Gondar les reclama 500.000 euros de indemnización.
El exalcalde de O Grove aparece citado en "dos líneas" del libro, de 400 páginas, por supuestos vínculos con el narcotráfico gallego. Por ejemplo, su nombre aparece en este extracto: "Aquel junio de 1991 Orbaiz Picos se ofreció al cartel de Cali para traer 2.000 kilos de cocaína. Lo hizo a través de Alfredo Bea Gondar, alcalde de O Grove por AP en 1983 y 1991 (este último año ganó con mayoría absoluta, después de haber sido acusado de narcotráfico, aunque duró dos días en el cargo), quien aceptó la propuesta y se puso en contacto con Manuel González Crujeira 'o Carallán', al que ya conocemos de su época como colaborador de 'Sito Miñanco'".
Sin embargo, el efecto que ha provocado la noticia del secuestro es que el libro se haya convertido en número uno en ventas en Amazon. Un 'efecto Streisand' en toda regla. Un secuestro que llega, además, dos años después de que el libro se estrenara y tras nueve ediciones del mismo.
Lo que no ha logrado el exalcalde de la localidad gallega es frenar la emisión de la serie de televisión producida sobre esta obra y que será emitida en los próximos meses. En este caso, la juez argumentó que la fecha de emisión de la serie es incierta, así como el guión de la misma, por lo que sería desproporcionado paralizarla.

ARCO retira una obra sobre 'presos políticos'

Y esta mañana, una obra que se iba a exponer en ARCOMadrid ha sido retirada. A instancias de IFEMA, la galerista Helga de Alvear ha decidido quitar de su estand la serie de 24 fotografías de Santiago Sierra titulada Presos Políticos en la España Contemporánea, en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart o los jóvenes de Altsasu. La obra, valorada en 80.000 euros, fue vendida antes de su retirada.  (...)

El artista madrileño ha mostrado su "relativa sorpresa y decepción" y considera que la decisión "daña la imagen" del evento y "del propio estado español". En su perfil oficial de Facebook, Sierra ha afirmado que la decisión también "constituye una falta de respeto hacia una galerista como Helga de Alvear, que participó en la puesta en marcha de la Feria, así como hacia la madurez e inteligencia del público".
"Finalmente --añade-- creemos que actos de este tipo dan sentido y razón a una pieza como ésta, que precisamente denunciaba el clima de persecución que estamos sufriendo los trabajadores culturales en los últimos tiempos".              (Público, 21/02/18)

La pobreza: la bomba de tiempo de Europa. Tal como las élites ajenas a la realidad a menudo aprenden a la mala, los pobres aguantarán su suerte, sólo por un período de tiempo determinado...

"Los pobres a menudo no deciden las elecciones en el mundo avanzado; y, sin embargo, ellos están siendo cortejados fuertemente en la actual campaña electoral de Italia. El ex primer ministro Silvio Berlusconi, el líder de Forza Italia, ha propuesto una “renta de dignidad", mientras que Beppe Grillo, el comediante y líder en la sombra del Movimiento 5 Estrellas, también ha pedido un “renta de ciudadanía”.

Ambas propuestas – que implicarían pagos mensuales generosos para los desfavorecidos – son cuestionables en términos de su diseño. Pero, estas propuestas, por lo menos, arrojan luz sobre el problema que se agrava rápidamente respecto a la pobreza generalizada a lo largo de toda Europa.

La pobreza representa una forma extrema de polarización de la renta, pero no es lo mismo que la desigualdad. Incluso en una sociedad profundamente desigual, aquellos que tienen menos no necesariamente carecen de los medios para vivir una vida digna y satisfactoria. Pero, aquellos que viven en la pobreza sí carecen de dichos medios, porque sufren de exclusión social total, y hasta pueden llegar a la indigencia absoluta. 

Aún en las economías avanzadas, los pobres a menudo carecen de acceso al sistema financiero, y luchan arduamente por pagar alimentos o servicios públicos, y mueren prematuramente.

Por supuesto, no todos los pobres viven tan miserablemente. Pero muchos lo hacen, y en Italia su peso electoral se ha tornado en innegable. Casi cinco millones de italianos, o aproximadamente el 8% de la población, tienen que luchar arduamente por comprar bienes y servicios básicos. 

Y, en solo una década, esta cohorte casi se ha triplicado en tamaño, concentrándose particularmente en el sur del país. Al mismo tiempo, otro 6% vive en pobreza relativa, lo que significa que no tiene suficientes ingresos disponibles para beneficiarse del nivel de vida promedio del país.

La situación es igualmente preocupante a nivel continental. En la Unión Europea en el año 2016, 117,5 millones de personas, o aproximadamente un cuarto de la población, se encontraban en riesgo de caer en la pobreza o en un estado de exclusión social. Desde el año 2008, Italia, España y Grecia han sumado casi seis millones de personas a ese total, mientras que en Francia y Alemania la proporción de la población que es pobre se ha mantenido estable, en alrededor del 20%. (...)

La proporción de jóvenes que ahora experimentan privaciones materiales severas, en el 12% de la población total, es casi el doble que la de los ancianos. (...)

Aunque la actual recuperación económica podría en parte revertir la tendencia en la pobreza juvenil, los factores estructurales que subyacen al problema se mantendrán. (...)

Para muchas personas pobres, volver a unirse a la fuerza de trabajo será imposible o les exigirá que se conformen con empleos precarios y mal remunerados que los hacen vulnerables a la próxima recesión. Según la OCDE, el 14% de la población en edad laboral en España y Grecia en los últimos años está empleada, pero aún vive en pobreza. (...)

De cara al futuro, los Estados de bienestar de Europa necesitarán reformarse para abordar las realidades actuales. Los ancianos ya no son los miembros económicamente más vulnerables de la sociedad europea, pero aún reciben la porción más grande del pastel. Los gobiernos deberían reducir los beneficios de las pensiones para favorecer de los pobres, los desempleados y los jóvenes. Estos tres grupos, que a menudo se superponen, tienen una necesidad desesperada de asistencia financiera, capacitación y políticas favorables a la familia.1

Los gobiernos europeos también deberían revisar sus sistemas impositivos para hacer que los trabajadores de mayor edad contribuyan más, así como deberían ofrecer incentivos fiscales a las empresas que contratan trabajadores desfavorecidos y deberían avanzar hacia el establecimiento de un esquema de seguro de pobreza en toda la UE.  (...)

Un esquema de renta básica podría brindar algún alivio financiero inmediato a los pobres, pero no abordaría las causas estructurales de la pobreza. Peor aún, dado que ninguna propuesta alienta seriamente a los desempleados a buscar trabajo o programas de capacitación, los pobres podrían terminar dependiendo de la asistencia estatal por siempre. 

Y, no es como si tales políticas fueran neutrales al presupuesto. Por el contrario, tendrían que ser financiadas por aumentos de impuestos políticamente impopulares o recortes de gastos. 

Aun así, tal como Berlusconi y Grillo han dejado en claro, los líderes europeos ya no pueden darse el lujo de ignorar el problema de la pobreza. Tendrán que ofrecer soluciones reales, no esquemas simplistas. Tal como las élites ajenas a la realidad a menudo aprenden a la mala, los pobres aguantarán su suerte, sólo por un período de tiempo determinado."     

(

Podemos ha establecido un poderoso punto de apoyo desde el cual desarrollarse con vista a las elecciones de 2019, para lo cual debe revisar la estructura sofocante que adoptó en Vistalegre

"(...) El desafío que enfrenta Podemos es más profundo: determinar qué representa el partido en la coyuntura actual de España. La razón de ser del partido, una vez tan convincente, se ha visto entorpecida por una sucesión de virajes tácticos.  (...)

Las opiniones divergentes sobre cómo proceder dividieron al grupo fundador. Monedero, nominalmente fuera de Podemos pero escéptico del populismo de inspiración latinoamericana de Errejón, lo acusó de llevar a cabo una campaña moderada que desmovilizó la base del partido.

 Podemos, de hecho, había abandonado parte de su plataforma durante este tiempo, como sus llamadas a un ingreso básico universal y una auditoría de la deuda pública. Errejón y sus seguidores, sin embargo, consideraron que fue la coalición con IU lo que hizo que Podemos perdiera su enfoque transversal y el lenguaje progresivo que heredó de los indignados, que conservaron un atractivo mucho más fuerte que el discurso tradicional de la izquierda comunista. (...)

Los errores de Podemos descansaron no tanto en su tono de campaña o la alianza con IU como en las fallidas negociaciones con el PSOE entre ambas rondas de elecciones, cuando los votantes percibieron que ponían mayor énfasis en exacerbar las contradicciones de centro izquierda que en intentar eliminar el PP poder.Y fue precisamente esta cuestión la que dividió al partido cuando se acercaba el segundo congreso de Vistalegre. Iglesias, ahora girando hacia la izquierda anticapitalista y dirigido por un séquito de ex comunistas, presionó para un enfrentamiento directo. Errejón, manteniendo la mayoría de los cuadros del partido detrás de él, enfatizó que un enfoque más conciliatorio facilitaría que los socialistas descontentos se unan a Podemos. (...)

Lo que estaba en juego era si la fortaleza de Podemos se derivaba de su capacidad de seducir a los votantes o su poder para hacer temer a las elites, y si debería provocar indignación en las calles del país o desarrollar políticas para trabajar dentro de sus instituciones políticas. Estas elecciones se presentaron como binarias y se debatieron públicamente en términos sectarios y poco inteligentes.  (...)

En el periodo previo a Vistalegre, los partidarios de Iglesias desafiaron a los errejonistas con el argumento de que el PSOE era una causa perdida. La "triple alianza" formada por el PP, el PSOE y los Ciudadanos (C) de la derecha liberal significa que Podemos debe oponerse a la totalidad del régimen posfranquista, no solo a los conservadores. El partido continuó defendiendo esta posición a fines de marzo, cuando se hacía evidente que podría ser superada por los acontecimientos.  (...)

En mayo, cuando el regreso de Sánchez de pronto se hizo manifiesto, la dirección de Podemos cambió de rumbo y presentó un voto de no confianza contra el gobierno de Rajoy. Era el tipo de proyecto institucional, basado en el parlamento que habría sido ridiculizado como inútil dos meses antes, pero ahora se mantuvo como la propuesta principal del partido.  

La votación fue bien ejecutada y ayudó a reactivar Podemos, pero pareció diseñada, una vez más, para ejercer presión simultánea sobre el PP y el PSOE en lugar de expulsar a Rajoy. El PSOE, que en ese momento aún no estaba completamente bajo el control de Sánchez, se escapó con una evasión a tientas.La idea de la cooperación persistió. Podemos y el PSOE, sugirió Errejón, se desafiarían mutuamente a través de una dinámica de "competencia virtuosa". En julio, co-publicó una columna con Iglesias identificando dos proyectos para España -los PP y Podemos- y abogando por la colaboración con el PSOE para derrotar a la derecha. Los dos partidos ingresaron a una coalición gobernante en Castilla-La Mancha, una región gobernada por un centrista del PSOE. 

 Nuevamente, la estrategia parecía en abierta contradicción con las ideas que habían ganado en Vistalegre. Los seguidores de Podemos se preguntaron si los desacuerdos del congreso habían sido sustanciales o una excusa para que los cuadros del partido se pelearan por el poder.El intento de colaborar con el PSOE terminó poco después. En el contexto del coqueteo del gobierno catalán con la independencia unilateral, Sánchez prestó atención al discurso intransigente del rey Felipe el 3 de octubre de 2017, abandonó su progresivo cambio de marca y se unió al gobierno. 

 Iglesias respondió exasperando al rey y los partidos que apoyan al gobierno, ahora reempaquetado como el "bloque monárquico", un término que parece salido del libro retórico de la vieja izquierda, que los líderes de Podemos una vez tildaron de inútil para llegar a un público más amplio.

Si Cataluña llevó al PSOE a la órbita del gobierno, también ha abierto una brecha importante entre el liderazgo de Podemos y sus votantes fuera de la región, muchos de los cuales se oponían a la postura ambigua del partido hacia el nacionalismo catalán. Aquí, también, Podemos ha buscado cambiar de rumbo a medida que su capítulo catalán se alinea cada vez más con el movimiento independentista. 

 Pero la rectificación llegó demasiado tarde, lo que permitió a Ciudadanos establecer un control impresionante sobre los votantes de la clase trabajadora opuestos a la independencia catalana a medida que Podemos perdía terreno.

 Un año después de Vistalegre, Podemos regresa a donde se estableció. Opuesto a todos los demás partidos, se ha reducido a nichos de izquierda consagrados por el tiempo: llamadas reflexivas contra el fascismo y condena recurrente de la monarquía. La sucesión de virajes ha hecho mella en Iglesias, que se ha convertido en una figura polarizadora, respetada dentro del partido pero rechazada por la opinión pública. 

 Del equipo original de la Complutense, Monedero permanece detrás del secretario general, pero Bescansa recientemente rompió filas debido a lo que ella considera la actitud indulgente del partido hacia el nacionalismo catalán. Errejón se retiró a la política de Madrid y planea desafiar al presidente conservador de la región en 2019.   (...)

El partido sigue siendo rígidamente jerárquico, su talento y creatividad son socavados por la sospecha interna y una cultura de trabajo que valora una estrecha concepción de la lealtad como su virtud cardinal. Aún orientada hacia la victoria inmediata, su disposición inquieta y autorreferencial genera frustración tan pronto como sus seguidores se desmovilizan. 

 Para un partido en el que Antonio Gramsci sigue siendo una referencia universal, la necesidad de distinguir entre una guerra de maniobras y una guerra de posición parece extrañamente distante de su mente.

 En última instancia, estas limitaciones obstaculizan la evaluación de los logros durante los últimos cuatro años. Las coaliciones apoyadas por Podemos gobiernan cuatro de las cinco ciudades más grandes de España: Madrid, Barcelona, ​​Valencia y Zaragoza. Sus alcaldes no son inmunes a las contradicciones que acompañan al gobierno, pero representan una ruptura con las agendas corruptas y antisociales de sus predecesores.  

Desplazar el PP a nivel regional ha requerido el apoyo condicional para una serie de figuras poco atractivas del PSOE, pero las elecciones regionales y municipales de 2019 ofrecen una oportunidad para que Podemos establezca una presencia fuerte más allá de los enclaves urbanos. Esta posición era inimaginable solo hace cuatro años, cuando el PP se jactaba de mayorías absolutas en casi todas las palancas del poder público.Sobre todo, las élites españolas son incapaces de abordar los problemas que llevaron al aumento de Podemos en 2014. La falta de empleos, la austeridad y la corrupción sistémica siguen siendo prevalentes. Las reformas neoliberales del mercado de trabajo han empobrecido a los trabajadores y aumentado la desigualdad económica. El país está una vez más enganchado a un modelo de crecimiento basado en bienes raíces, esta vez impulsado por la gentrificación y el turismo en lugar de una burbuja doméstica de la vivienda.

 Si bien queda mucho por lograr, Podemos ha establecido un poderoso punto de apoyo desde el cual desarrollarse. Para madurar debe abandonar su fijación con ganancias tácticas inmediatas, concentrarse en el largo plazo y revisar la estructura sofocante que heredó de Vistalegre."                  (Podemos’s Road to Somewhere, Jorge Tamames is a Spanish writer based in Boston, JACOBIN, 17/02/18) 

22.2.18

Bloomberg: España la octava economía más miserable del 2018

 

"Bloomberg ha presentado una lista de las economías que serían, a su juicio, las "más miserables" en el 2018. Su pronóstico está basado en los datos sobre la inflación y el desempleo en los países correspondientes.

Venezuela ha ocupado el primer lugar de este 'ranking' por cuarto año consecutivo con 1.872 puntos, una tasa tres veces mayor en comparación con la del 2017.

Sudáfrica se ha situado en el segundo lugar con 33,1 puntos; la sigue Argentina con 27,1 puntos.

Además, entre los 10 países con la peor economía para el 2018 figuran Egipto, Grecia, Turquía, Ucrania, España, Brasil y Arabia Saudita. (...)

España, en el puesto 8

España se mantuvo en el puesto número 8 del índice Bloomberg, un escaño que no sorprende luego de que el más reciente informe de la Comisión Europea destacara que la economía ibérica duplica la media de desempleo de la Unión Europea con una tasa de 16%.

Asimismo, el informe resalta que las familias españolas están en peor situación que hace diez años por el deterioro de sus ingresos, a pesar de la leve mejora que registran los indicadores de empleo, recoge Público

Sin embargo, las letras pequeñas de esa recuperación de plazas de trabajo son excesiva temporalidad, bajas remuneraciones y contrataciones al margen de la legislación laboral."          (RT, 16/02/18)

Miles de españoles están abandonando los inmuebles en los que han vivido los últimos años en busca de refugio a las afueras —cuyos precios crecen incluso más rápido que los del centro—, de donde también tendrán que salir en tres años. Y lo peor es que el fenómeno de expulsión no ha hecho más que comenzar...

"(...) el golpe más duro lo están recibiendo los inquilinos que firmaron justo antes de la reforma de la LAU en 2013 y cuyos contratos de cinco años expiran ahora. Este grupo se enfrenta a un mercado completamente distinto al que conoció: Madrid, la ciudad más poblada, es un 32% más cara, mientras que Barcelona, que tiene el metro cuadrado de alquiler más caro de España, se anota una subida del 48% en tres años

 Esto significa, a grandes rasgos, que si usted vive en la Ciudad Condal y paga 800 euros, su casero le negociará la renovación a partir de 1.150. Y algunos caseros no se lo piensan demasiado.

Así, miles de españoles cuyas rentas siguen en los niveles de la crisis están abandonando los inmuebles en los que han vivido los últimos años en busca de refugio a las afueras —cuyos precios crecen incluso más rápido que los del centro—, de donde también tendrán que salir en tres años. Y lo peor es que el fenómeno de expulsión no ha hecho más que comenzar, pues los expertos coinciden en que nos encontramos en los albores de la recuperación y que el precio del alquiler todavía no ha tocado techo.

Este periódico ha consultado a distintos agentes del sector inmobiliario, así como a expertos independientes, acerca de si ha llegado el momento de intervenir el mercado del alquiler en favor de los ciudadanos. La respuesta, claro, depende de a quién se pregunte. (...)

Los inquilinos de Barcelona, que soportan la mayor presión de todo el país, creen que el detonante de los alquileres ha sido la reforma de la LAU: "El cambio legislativo de 2013 no lo pidió nadie. Ni la Cámara de la Propiedad, ni siquiera el colegio de administradores de la propiedad tenía esta petición, porque esta es una reforma hecha a medida de la banca, que en 2013 estaba hasta arriba de inmuebles y no sabía cómo darles salida. 

Además, se eliminó la referenciación al IPC a la hora de actualizar los contratos, dando rienda suelta a la especulación más salvaje”, continua Palomera. "Nos vendieron que la ley iba a flexibilizar el mercado, que iba a hacer crecer el parque de vivienda y a bajar los precios, y al final ha sucedido que no hay más oferta, pero los precios están disparados y las socimis se han hecho con un montón de inmuebles". 

Los pisos propiedad de los bancos y fondos de inversión inmobiliaria se han convertido en el bulto sospechoso de todas las comunidades de vecinos de España, que se han familiarizado a la fuerza con el Registro de la Propiedad en su afán de poner nombre a los inmuebles vacíos. A las socimis se las culpa de estar detrás de fenómenos como la turistificación, los narcopisos y el alza de precios en el mercado. 

“En 2012 se allanó el camino para que las socimis entrasen en tromba en España al eximirles del impuesto de sociedades. Ahora, solo en España, tenemos dos socimis en el Ibex y otras 40 en el Mercado Continuo. 

Son sociedades que buscan la máxima rentabilidad en el menor tiempo posible, de modo que terminan creando una burbuja. Por ejemplo, se nota mucho en los anuncios de pisos: estos fondos, que funcionan con intermediarios, siempre ponen precios fuera de mercado, tratando de empujar el techo hacia arriba”, relatan desde el Sindicat de Llogaters.

Al respecto, es llamativo el caso de Raquel, una usuaria de Airbnb que tenía 150 pisos en alquiler turístico en la zona de Lavapiés, en Madrid. Los vecinos organizaron una batida el verano pasado para encontrar a la vecina misteriosa y finalmente descubrieron que Raquel era un sobrenombre utilizado por una de las empresas de Wyndham Worldwide, la mayor cadena hotelera del mundo. O el del inmueble que desencadenó la epidemia de narcopìsos en Puente de Vallecas, una propiedad de un fondo buitre de Blackstone que no ha tenido inquilinos de pago en siete años y tampoco ha mostrado interés en desalojarlo.

 Estos fondos compraron cuando los precios estaban bajos y en muchos casos prefieren esperar a que vuelvan a subir con los inmuebles vacíos a enfrentarse a deterioros o largos desahucios. "En realidad, son los únicos que pueden permitirse tener activos sin utilización, porque en un particular es impensable. Los fondos saben que sacando pisos del mercado crean una falsa sensación de escasez que dispara los precios", dice Palomera.

En Madrid, el Sindicato de Inquilinas apuesta por ir hasta las últimas consecuencias ante un piso sin uso: “Las viviendas vacías son una irresponsabilidad tal y como está la situación. Queremos que se elabore un censo de propiedad sin inquilinos para saber la magnitud del problema. Si de verdad hay 150.000 pisos sin usar en Madrid, como se estima, es obligación de las instituciones ayudar a reformarlos, si hace falta, y sacarlos al mercado. Y, en último caso, expropiarlos, porque la vivienda no puede ser una mercancía más”.

Los últimos datos publicados, en 2012, indican que en España había en torno a 3,5 millones de casas cerradas, casi las mismas que se dedican al alquiler y un 13% del total de inmuebles. La alcaldesa Colau ha sido una de las primeras en crear un censo municipal de vivienda vacía y gravar a los propietarios, una medida impugnada por el TSJC apenas a un mes del arranque. (...)

El modelo berlinés

En cuanto a las soluciones, todos coinciden en que lo ideal es ir hacia Viena, aunque hay discrepancias sobre si hacer parada en Berlín. La capital alemana estableció en julio de 2015 la 'Mietpreisbremse', o ley de “freno del precio de alquiler”, que marcó topes en las rentas, según un índice general establecido y actualizado por un observatorio público.

 Los propietarios que cobran por encima de la media de su zona son castigados fiscalmente, a menos en el caso de que sea un piso céntrico, en una de las zonas de especial protección: en esos casos, la ciudad prohíbe incrementar el precio más de lo indicado. (...)

Berlín ha conseguido en dos años estabilizar las subidas del alquiler, que en 2012 fueron de un 33% y en 2013, del 19%, sin desalentar a los propietarios, que mantienen una oferta similar a antes de la medida. 

Barcelona es una convencida del esquema berlinés: "Estamos trabajando por mejorar el acceso al alquiler en varios frentes", dice a este periódico Josep Maria Montaner, concejal de Vivienda del ayuntamiento: "Y, en cuanto a las medidas de choque, estamos convencidos de que unos máximos como establece Berlín pueden ser una solución". (...)

El objetivo es Viena

​Si Berlín es un torniquete para frenar la hemorragia, Viena es el bálsamo que lo cura todo, el espejo en el que todas las ciudades quieren reflejarse. La capital austriaca ha conseguido rebajar un 8% el alquiler en un escenario de subidas generalizadas promocionando viviendas de altas prestaciones sin necesidad de imponer topes.

 “Casi todos coincidimos en que lo ideal es el modelo vienés, pero a veces no nos acordamos de que llevan trabajando este sistema desde los años veinte. Y que entre 1920 y 1930 promovieron 60.000 viviendas de alquiler público”, recuerda Ardura.

 A grandes rasgos, el mercado del alquiler de Viena está dividido en tercios: uno privado, uno público y otro mixto con participaciones del tercer sector. De este modo, ante una eventual burbuja de precios, es el 66% del mercado el que presiona sobre un 33%, el sector privado, para controlarlo.

 "¡Claro que nos gustaría disponer de las herramientas de las que dispone Viena! Y vamos de camino a ese modelo, lo que sucede es que es un modelo a largo plazo, que necesita de años de trabajo e inversión", explica el concejal Montaner.

 En realidad, España es, junto a Grecia, uno de los países de la Unión Europea que más lejos están del modelo austriaco. El parque público del alquiler supone el 1% del total, ocho puntos porcentuales por debajo de la media comunitaria y a años luz de Dinamarca o Reino Unido, que poseen la quinta parte del mercado. 

“Por ciudades, la situación de Madrid es mucho peor que la de Barcelona, porque la capital nunca ha tenido una estructura de vivienda pública para alquilar, y lo poco que tenía, lo vendió en la crisis.  (...)

 El profesor Ardura es favorable a la ampliación, pero pide más regulación: "No tiene sentido una inversión pública sin control. En Madrid hemos rehabilitado varios barrios del centro, como Malasaña o Lavapiés, con el dinero de todos y, acto seguido, los propietarios han sacado los pisos a la venta por el doble que antes o han disparado los alquileres. Hemos invertido un capital público y no hemos obtenido ninguna contrapartida”. 

También le ve un potencial limitado a la medida: "A Barcelona están llegando socimis con un poder adquisitivo que, con facilidad, puede exceder la capacidad económica del ayuntamiento, entonces esto es una lucha desigual. Además, no tributan nada, de modo que ven la inversión como un caramelito”.

Para el Sindicat de Llogaters, la clave es que el Gobierno central sume fuerzas con los municipios: "La ampliación del parque de vivienda de alquiler social tiene que depender del Estado. Es el Gobierno central el que tiene que dotar a los ayuntamientos de fondos para desarrollar sus parques, porque en este momento está dedicando solo un 0,065% del presupuesto a la vivienda”.  (...)

Hemos rescatado a un montón de cajas de ahorros y no nos han dado nada. ¿Por qué esos inmuebles no pasaron a estar gestionados por sus respectivos ayuntamientos? En este escenario, en el caso de las pequeñas ciudades, estaríamos hablando de alquileres en torno a 50 euros”.                (Alfredo Pascual, El Confidencial, 19/02/18)